Algunos mitos falsos sobre el déficit público

3 de julio 1
Fisher Investments España es la denominación comercial de Fisher Investments Europe Limited, sucursal en España que opera bajo el nombre de... [+ info]
Fisher Investments España es la denominación comercial... [+ info]
23º en inB
23º en inB

A principios de mayo la Comisión Europea recortó drásticamente las previsiones de crecimiento de Alemania para 2019, dando pie a especulaciones sobre si el Gobierno, fiscalmente conservador, se vería obligado a abandonar el equilibrio presupuestario. El déficit –la diferencia entre ingresos y gastos públicos– podría ascender a 100.000 millones de euros en los próximos cuatro años, levantando las suspicacias de algunos sobre cómo se le hará frente. Cuando analizamos la prensa económica, a menudo nos topamos con artículos que abundan en la misma idea de que los déficits hipotecan el crecimiento y la prosperidad del futuro, ya que, para equilibrar el presupuesto se pueden exigir importantes recortes de gastos, subidas de impuestos o ambas cosas. Con todo, a nuestro juicio existe escasa evidencia de que el déficit sea intrínsecamente negativo. Dudamos que en la mayoría de los países del mundo desarrollado perjudique a la economía o a los mercados con la frecuencia e intensidad que preocupa a tantos.

En lugar de predecir, pensamos que la historia sugiere que los déficits con frecuencia son el resultado de la actividad económica del pasado. Es el caso de Estados Unidos que, a finales de la década de los noventa, disfrutó de un amplio superávit y menos de una década después registró un déficit enorme de un billón de dólares. Ninguna circunstancia servía para dar pistas de la dirección de la economía, sino que simplemente reflejaba su situación pasada. Los ingresos tributarios generados por el auge económico de la década superaron el crecimiento del gasto, posibilitando el superávit de finales del periodo. ¿Y de dónde salieron los grandes déficits? Del desplome de los ingresos fiscales provocado por la crisis financiera mundial de 2008 y, a raíz de ello, del aumento del gasto público emprendido por la Administración para tratar de estimular el crecimiento.

Ni siquiera cuando las causas no están claras, dudamos que el déficit sirva para predecir la coyuntura económica. En algunos países se repite constantemente sin que sufran ningún impacto notable. Por ejemplo, en Francia ha sido la tónica general desde 1974, atravesando su economía fases de expansión y recesión desde entonces, aparentemente sin verse muy afectada por ello. Alemania ha registrado superávits de récord en los últimos cinco años, en principio buen presagio de expansión económica; sin embargo, en 2018 el incremento de su PIB fue menor al de Francia. Portugal también superó a Alemania en los dos últimos años a pesar de los déficits. Los Países Bajos, por su parte, también se anotaron superávits en los últimos tres años, avanzando su economía a menor ritmo que la española, por ejemplo, deficitaria durante el mismo trienio. No estamos afirmando que el desequilibrio presupuestario favorezca el crecimiento, pero sí que no lo obstaculiza.

Basándose en un fenómeno que se denomina efectocrowding-out, algunos expertos argumentan que el endeudamiento público a costa del déficit «desplaza» la inversión en deuda privada hacia la pública, dificultando el crecimiento. Según nuestro punto de vista, sin embargo, a medida que avanza la economía, la prosperidad se generaliza y el capital disponible para invertir también. El capital, por consiguiente, fluye desde más fuentes y en mayor cantidad, limitando el riesgo de desplazamiento mencionado. No negamos que pueda suceder, si bien la evidencia sugiere que en la mayoría de los países representa un riesgo solo en un futuro remoto. Volvamos a Francia, cuya deuda pública neta –en manos del público–, tal y como se muestra en el gráfico 1, ha aumentado sin cesar en las últimas dos décadas. Sin embargo, la deuda corporativa también se ha incrementado.

Gráfico 1: El endeudamiento corporativo corre paralelo a la deuda pública

hT8X2ee2GYSLQa6ojDJeyhv-RepPGQi-wsaD8bTw_3G9OwMm1A6kztlxO-K-QXcadWlRZLPVDa8MVX22BqWbws4i9CwZOnijn8X_jSnE9Gnb6NZZCecYWWLRJVdi99p66n5Rf1SLdD8BWUwi

Fuente: FactSet, Banque de France, a 14/5/2019. Deuda pública neta total y deuda corporativa no financiera en Francia (emisión de empréstitos) entre abril de 1999 y diciembre de 2018.

Otro argumento habitual es que el déficit eleva los tipos de interés, dificultando el endeudamiento de empresas y hogares. En nuestra opinión, no deja de ser un factor más, como lo es la evaluación de los mercados de la solvencia del país. En cambio, las expectativas sobre la inflación sí son cruciales, dado que los cupones de los títulos de deuda normalmente son fijos, conque la inflación supone un riesgo importante a largo plazo para el poder adquisitivo de los mismos. Por ello el tipo de interés que los inversores demandan se mueve en función de las expectativas de inflación. Además, el contexto internacional importa, ya que el mundo desarrollado se caracteriza por el libre movimiento de capitales, lo que repercute en la afinidad de los tipos de interés de la mayoría de los países con el paso del tiempo. Y ello sucede con independencia del grado de endeudamiento y del déficit.

También observamos que muchos expertos defienden que el déficit provoca mayor inflación, lastrando el consumo y el crecimiento. Una creencia, a nuestro juicio, exagerada. Como sostenía Milton Friedman, la inflación es un fenómeno monetario: demasiado dinero para adquirir bienes escasos. El desfase del gasto puede impulsar la demanda y acelerar el ritmo al que el dinero cambia de manos, también conocido como la velocidad del dinero, si bien la masa monetaria es fundamental y no se ve afectada por el déficit. Los datos recientes lo demuestran, ya que en Francia la inflación, modesta, ha sido del 0,9% interanual en los últimos cinco años, por debajo del dato alemán del 1,1%. España promedió un 0,6% en el mismo intervalo, a pesar de la reincidencia en el desequilibrio presupuestario. En Estados Unidos, asimismo, el déficit no muestra demasiada relación con la inflación. En 2009, cuando se iniciaba la actual expansión económica, el déficit era de más de 1 billón de dólares anuales; entonces se dispararon las alarmas por la posibilidad de que los precios repuntaran. En la década siguiente, la Administración estadounidense registró un déficit medio de 840.000 millones de dólares al año: enorme, sí, pero los precios han registrado un promedio históricamente bajo del 1,5% interanual en dicho periodo. Afirmamos, por tanto, que no hay mucha evidencia de que los déficits provoquen la escalada de los precios.

No negamos el protagonismo en la economía de los presupuestos, pero la evidencia de que los déficits son problemáticos parece escasa en el mundo desarrollado. Los inversores, por consiguiente, harían bien en desconfiar de estos mitos tan extendidos.

Fisher Investments Europe Limited, Sucursal en España, que opera con el nombre de Fisher Investments España, está registrada en el Registro Mercantil de Madrid (Volumen 32.633, Libro 215, Sección 8, Página M-587415, 1ª Entrada) y en los registros oficiales de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (Nº 80). Fisher Investments Europe Limited está autorizada y regulada por la Financial Conduct Authority (FCA) (Autoridad de Conducta Financiera) del Reino Unido (nº de la FCA 191609), y está inscrita en Inglaterra (con el nº de sociedad 3850593). Fisher Investments Europe Limited tiene su domicilio social en: 2nd Floor, 6-10 Whitfield Street, Londres, W1T 2RE, Reino Unido.
Fisher Investments Europe Limited externaliza servicios de gestión de carteras a Fisher Asset Management, LLC, su empresa matriz, que opera con el nombre Fisher Investments y tiene su sede en Estados Unidos. Está registrada ante la Comisión de Valores y Bolsa de EE.UU. (SEC) y actúa en calidad de subcontratista con arreglo a un acuerdo de externalización. Invertir en los mercados de valores implica un riesgo de pérdida, y no hay garantías de que todo o cualquier capital invertido sea reembolsado. Los rendimientos pasados no garantizan ni indican de manera fiable rendimientos futuros. El valor de las inversiones y los ingresos procedentes de las mismas están sometidos a la fluctuación de los mercados bursátiles mundiales y de los tipos de cambio internacionales.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 1 comentario
no serán problemáticos cuando la deuda es baja pero cuando supera el 100 del pib o más son cada vez más nocivos pues hay que recordar que la deuda hay que pagarla y si el stock de deuda y el déficit son excesivos, refinanciar la deuda será más cada vez más caro. En estos momentos esto no ocurre tan marcadamente por una pol monetaria totalmente extraordinaria que no podrá durar siempre. Antes o después subirán los tipos y aunque solo sea un 1% vendrán el rechinar de dientes (10.000 mio más solo en intereses).

Aún con estos tipos tan bajos los intereses de la deuda Española se deben de comer cerca del 10 por ct del presupuesto del estado y esto seguirá creciendo. Déficit en expansión es un grave error en el momento actual pues en la recesión futura nos iremos a déficits varios puntos por encima de lo que tenemos ahora (5%? o más) y el stock de deuda crecerá fuertemente y con él el servicio de la deuda. Parece que nada se ha aprendido de la crisis de 2012. Ah que como el BCE hace todo el trabajo, pues a gastar sin cuento....

Los déficits son un problema y serio, especialmente cuando nunca se alternan con superávits y dan lugar a una montaña de deuda que antes o después ahogará la economía. Muchos progresistas creen que la deuda no hay que pagarla y tan ricamente pero señores, el servicio de la deuda ha de ser pagado siempre. MIren a Grecia, donde está gracias a su adicción al déficit. Miren a Portugal, qué ajustes ha tenido que hacer por el exceso de deuda y déficit. Y ahora con superávit crecen más que antes con megadéficits y crecen de forma sana.

Los países solventes y con una economía potente como usa o japón obviamente aguantan mucho más volumen de deuda relativa pero aún esto tiene un límite.

Si fuera inocuo pues nada, que generen un déficit del 20% del pib anual y nos paguen a todos una renta básica de 40000 euros.

Por no hablar de la eficiencia, la ineficiencia, despilfarro y latrocinio de las administraciones hace que el dinero es mucho más productivo y eficiente cuando es gastado o ahorrado por la gente y las empresas.

No me parece que sea el de uds un mensaje muy acertado como norma, sabiendo que hay momentos puntuales en el tiempo donde son necesarios e inevitables y que no le sientan igual a alemania o a usa que a España. Encima animando uds a Schz, ayayay
04/07/2019 06:13
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Etiquetas destacadas

Publicidad