Turquía, oportunidad épica o locura

18 de diciembre, 2021 4
Escéptico. https://tulipan.substack.com/
Escéptico. https://tulipan.substack.com/
6º en inB
6º en inB

Todos aquellos aficionados a la caza de "gangas" y seguidores del dicho bursátil de que hay que comprar cuando hay sangre en las calles estos últimos días no pueden dejar de mirar a Turquía. En pocos lugares hay tanta sangre (económica) ahora mismo como en el país otomano.

El viernes el ETF que replica a la la bolsa turca cayó un 12% para situarse (de nuevo) cerca de niveles mínimos sólo vistos puntualmente en Marzo 2020 y que representan a su vez mínimos de hace más de 10 años. (recordemos que un etf que replique un índice con divisa no euro agrega el comportamiento de la bolsa local más la evolución de la divisa.)

Otros blogeros rankianos ya han explicado extensamente cual es el principal problema que tiene ahora el país. Su banco central ha perdido la independencia y aplica una política monetaria muy poco convencional influenciada por el presidente Erdogan.

Recordemos que si la ortodoxia macroeconómica nos dice que para frenar la inflación hay que  bajar los tipos lo que están haciendo es justo lo contrario, bajarlos. Todo ello está provocando una inflación descontrolada que a su vez presiona a la lira que se devalúa sin parar y compromete a su vez muchisimas dinámicas económicas internas (encarecimiento de las importaciones, aumento del peso de la deuda en divisa extranjera etc).

Es decir, el país y sus activos están que para ni tocarlos con un palo.

Todo ello no es nuevo, lo único es que la velocidad de deterioro ha ido aumentando estos últimos años. Ahora mismo, es muy díficil encontrar valoraciones como los que vemos en los valores turcos. Sí estas mismas compañias estuvieran en otros mercados como el europeo o el americano diriamos que estan absolutamente regaladas.

Las acciones turcas cotizan incluso muy por debajo de sus equivalentes en otros países emergentes. La presencia de estos valores turcos en los índices internacionales se ha reducido a niveles absurdos, hay países casi emergentes con diez veces menos habitantes tienen más peso que Turquía en estos índices.

Con lo que repetimos, el sentimiento negativo que esta puesto en precio en estos activos es inmenso. Muy pocos inversores profesionales están dispuestos a correr los riesgos presentes ahora mismo en el país y la presencia de capitales internacionales en el país lleva años bajando con fuerza.

Así que este escenario debe, como poco, llamar la atención de todo buen inversor contrarian.

Con un escenario tan apocalíptico ¿ se puede estar generando una gran oportunidad de compra?

Los últimos meses, y especialmente las últimas semanas han sido absolutamente esperpénticas.

La bolsa turca en moneda local no ha parado de subir, fenómeno muy común en economías con fuertes dinámicas (hiper) inflacionistas. Los ciudadanos ven como el valor de sus ahorros se diluye por la devaluación de la divisa e intentan comprar todos los activos que pueden para intentar protegerse (moneda extranjera, activos financieros, activos reales etc).

Por tanto, la bolsa turca medida en divisa extranjera y a pesar de la subida en términos de divisa local está cada vez más barata  para un inversor que tenga una divisa fuerte como divisa base.

Y lo está ahora especialmente ahora ya que el viernes ante una lira en pleno derrumbe la bolsa no pudo más y cayó un 9% en moneda local.

¿La capitulación final? Puede ser. Cómo también puede ser que solo el inicio de algo mucho peor y que en los próximos días veamos cómo el gobierno toma medidas aún más excepcionales como imponer controles de capitales o que algún banco quiebre y el pánico total se apodere de los inversores y ahorradores locales.

Es decir, ya hay mucho estrés en el sistema pero no sabemos cómo puede llegar a estar de estresado.

Y aquí es donde empiezan las decisiones que un buen  inversor contrarian debe tomar. Debe decidir si ponerse delante del tren, o no. Desgraciadamente para valorar lo acertado y juicioso de esa decisión habrá siempre hay que esperar al futuro. Sólo entonces, y de manera oportunista, podremos concluir que una compra aquí fue decisión un loco, o de un valiente informado.

Recordemos que el BBVA hace tan solo unas semanas considero que el mercado turco tenía valor y lanzó una opa por el capital restante que le quedaba para llegar a poseer el 100%.

Como siempre para decidir si comprar (o no) tenemos que intentar anticipar qué puede pasar en los próximos días/meses/años.

Para simplificar resumimos muy brevemente (algunos) de los posibles escenarios.

-En el primer escenario hipotético, Erdogan sigue por el mismo camino y la situación económica sigue empeorando hasta extremos (aún más) impensables.

- En la segunda, Erdogan rectifica, la economía y el mercado respira aliviado y las dinámicas económicas se normalizan con una importante subida de la lira y los activos turcos. Como "mayor" fuera la rectificación, es decir, la vuelta a una ortodoxia, mayor el potencial de revalorizción

- En la tercera, el problema económico sin llegar.a explotar se cronifica hasta las elecciones del 2023 (si es que no se adelantan). En este punto, sí ganará la oposición y Túrquia recuperara políticas económicas y diplomáticas de principios de siglo la explosión de valor de los activos turcos podría ser épica.

Es decir, para decidir comprar (o no) uno tiene que estudiar un poco y ponerse al día de las dinámicas políticas del país y sacar sus propias conclusiones.

Ahora mismo las dinámicas son terribles y todo lo que no sea exponer una pequeñísima parte del capital estaría mucho más cerca de la temeridad que del atrevimiento. Otro tema son pequeñas apuestas, aquí ya entran las ganas de "marcha", el estómago y la capacidad financiera de cada uno.

Dinero fácil, nunca hay.

PD. Algunas buenas cuentas de twitter para seguir las dinámicas económicas turcas son: @atilaeng, @robinbrooksIIF, @tashecon o @akcakmak.

Más y mejores artículos en mi newsletter: https://tulipan.substack.com/

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 4 comentarios
Lamentablemente invertí una pequeña posición en un ETF Turca por las bajas valoraciones sin tener en consideración la situación macro global del país.
Los Bancos evidentemente son las empresas más perjudicadas.

Deben existir muchas empresas que pueden ser rentables a largo plazo pero tocará revisar las que exportan y no tienen deudas en USD.

Tuve en el radar una empresa Belga que tiene parte de su producción en Turquía que se ha revalorizado un 60% YTD (Deceuninck, fabricante de ventanas, puertas y tarimas de PVC)
Valoré una empresa
22/12/2021 19:13
En respuesta a Enrique Vert
Buenos días Enrique,

Muy correcto todo lo que comentas. El ETF de Lyxor Turkey Ttitans tiene actualmente una exposición a bancos del 25%, lejos del 40% que llegó a tener. Por lo que parece demostrar esta última crisis las empresas turcas después de años de fuertes movimientos con el tipo de cambio parecen estar algo mejor protegidas contra sus fluctuaciones. Es una cuestión de supervivencia. A mi particularmente me gusta más el ETF por la diversificación que ofrece.
28/12/2021 08:11
Lamentablemente por su exposición al sector de la construcción (la gráfica del 2009 asusta), no invertí debí haber valorado mejor la exposición a USA.

Seguramente en Turquía se encuentran buenas tesis de inversión pero mejor evitar el ETF porque incluye Bancos y empresas con deuda en USD (aunque su peso relativo cada vez debe ser menor)
22/12/2021 19:20
Hay algunas empresas que reflejan ganancias en sus cotizaciones. Con los ETF no seleccionamos las mejores empresas, ni las que más se benefician de la situación macroeconómica
22/12/2021 20:14
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Etiquetas destacadas