¿Son necesarios los políticos?

20 de enero 8
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
10º en inB
10º en inB

Los políticos que tenemos son mentirosos, cortoplacistas, verborreicos, estúpidos si juzgamos por lo que dicen... no se angustien, pasa en todas las partes del mundo desarrollado, en mayor o menor medida. Pero podemos preguntarnos si son necesarios. 
Si hay políticos, tal como los he definido, es que hay democracia, si no, es que hay un señor dictador que asume todos los poderes. Ergo, si queremos democracia, tiene que haber políticos. Podemos mejorarlos un poco con una ley electoral más adecuada, que obligue a elegir personas, no paquetes de personas. También mejorarían reduciendo la enorme y dislatada capacidad de decisión que tienen las autonomías. 
A mí me gustaría menos actos solemnes, donde a los políticos se les calienta la boca y se van por los cerros de Úbeda, pero creo que es lo único que les gusta a ellos. Inauguraciones, encuentros con políticos extranjeros, o de otras Autonomías a falta de ello, y viajar mucho, inútilmente, porque luego en la conferencia de prensa conjunta apenas hablan de lo que han acordado. Generalmente acuerdan seguir hablando en un futuro próximo, sin más concreción. 
Una parte de este panorama se debe a que la gente confunde a los políticos con estrellas de cine y Tv, que no tiene nada que ver. También tienen la culpa los periodistas, que son todos miembros de una escudería que les compele a tener la mente nublada y defender sin fisuras a unos políticos y atacar ferozmente a los otros. No esperen otra cosa. 
Este machihembrado político-periodista es muy característico de España. Así se van formando las firmes mesnadas de cada escudería, que difícilmente cambia su voto por razones de orden práctico, que debería ser el objetivo principal. 
Se podría mejorar, pero ya digo que lo más importante sería desligar el voto de unas siglas y votar a personas a quien se les pudiera exigir responsabilidades, y más coordinación del Estado Central con las Comunidades, con éstas siempre supeditadas a la política nacional. 
En España, siempre ha sido característico que a los votantes y sus políticos les importe una higa la política exterior, cuando la verdad es que la posición de la nación en el concierto internacional es clave para el bienestar interno. El respeto a una nación está en relación directa con lo que sienten sus ciudadanos de sí mismos y de su bienestar. El particularismo local, que llamaba Ortega y Gasset, es muy fuerte en España y crea una fuerza centrífuga muy fuerte, en contra del interés por el exterior. 
Podemos decir que en España los políticos son demasiado localistas, los partidos cerrados y cerriles, consecuencia de la centrifugación estimulada por el diseño territorial... Esto ha dado lugar a una confrontación explícita de unas entidades contra otras, por encima del interés nacional, aparte del separatismo que definíamos en el post anterior como nuestro talón de Aquiles, que no es sólo Cataluña: Val Nivardo y Baleares están haciendo una política de inmersión lingüística “fuerte”, que exige a sus médicos saber la lengua local, cuando éstabnunca ha sido prioritaria. 
Pero la verdad es esta: los políticos verborreicos son una consecuencia de la democracia, y la ausencia de una dictadura. Luego podemos decir que son inevitables si deseamos lo uno y no lo otro. Para refinarlos, dependemos de ellos, lo cual levanta un fuerte escepticismo sobre qué se pueda hacer. Ellos tienen la sartén por el mango, con la que se arrean granos sartenazos, pero prefieren eso a un orden más racional. Es difícil que haya nunca unas elecciones tipo Francia, cuya finalidad es elegir a una persona. Pero esto lo impuso un dictador benévolo, De Gaulle, al crear la V República que remplazó a la IV, una partiticracia parecida a la nuestra de ahora. Es decir, las cosas estaban tan mal que todos se pusieron de acuerdo para recurrir a él y su patriotismo y pusiera las cosas en orden. Hubo como una suspensión de los políticos transitoria, tras la cual se pusieron otra vez a hacer política pero con nuevas reglas. La V República lleva desde 1958 funcionando correctamente, sin grandes cambios. 
Así que a veces hace falta suspender el orden seudo democrático, y que un dictador benevolente arregle las cosas con el consenso de todos, porque ellos por sí solos no son capaces: las propias reglas vigentes les empuja a enfrentarse en temas con una visión cortoplacista, de ganar elecciones que se encadenan una a otra con menos de cuatro años vista. 

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 8 comentarios
Los políticos no son mentirosos interpretan un papel y luego la gente en su infinita inocencia se lo creen todo,jajaja
Por ejemplo un fanático es un ser con una inocencia infinita...y por aquí hay unos cuantos,jajajs
21/01/2019 16:24
Sr. Navacues, no me esperaba yo su último párrafo aunque reconozco que también lo he pensado varias veces.

Y digo yo, si ya hemos probado a poner a un hombre que por "origen divino" hace de director de la nación, si ya hemos tenido a un militar de Jefe de Estado, si ya hemos tenido políticos profesionales con más o menos valía de presidentes del gobierno, si tenemos a profesores universitarios dirigiendo en la sombra el Gobierno y tenemos a actores haciendo la oposición y a extertulianos-presentadores de televisión y ¡hasta un astronauta, único en el mundo! dirigiendo el país ¿por qué no ponemos, "de modo de pseudo democrático", a un empresario de reconocida trayectoria a dirigir el cotarro?
21/01/2019 19:13
En respuesta a Javier Martínez López
Se va ud por las ramas, porque yo he hablado de un ejemplo histórico, que fue De Gaulle. Que cojones arstronautas ni empresarios. Además, los empresarios son pésimos políticos!!!!!
21/01/2019 20:31
La conclusión mas asombrosa a que he llegado recientemente es que el ser humano y sus construcciones sociales tienen un elemento caótico. Para mi el elemento fundamental de un sistema social y por ende político es el control social, la responsabilidad. Los políticos se esconden detrás del partido y nuestro voto "asesino" no les alcanza mas que cuando otro partido alternativo se forma. Es lo que está pasando con Vox y el PP o on Cs y el PSO¿E?.
21/01/2019 19:20
Todo viene del Antiguo Testamento, la única manera del líder de una tribu era su carácter divino y Jeova era el que se comunicaba con el líder y de esa manera organizaba y controlaba ,
O como Aznar mirando la cámara creanme Sadan tiene armas de destrucción masiva no se lo dijo Jeova pero si fue la CIA,jajajaja
Nuestra inocencia es una bendición ,salvo los fanáticos,jajaja
21/01/2019 19:50
En mi modesta opinión, los politicos no son necesarios y la prueba la tenemos en España, pues entre el 20 de Diciembre de 2015 y el 26 de Junio de 2016, NO HUBO UN GOBIERNO QUE HICIERA LEYES y todo funcionó con bastante normalidad.
28/01/2019 01:06
Proyecto anti político
ANTECEDENTES
A mediados del siglo XIX, la impuesta ignorancia del pueblo llano y los abusos y privilegios de las clases altas, subyugaron a la mayoría de ciudadanos, educados tras mucho tiempo de represión, para mantener los lujos y privilegios de sus dignos mandatarios.
Gracias a un reducido grupo de personas, críticas con las injusticias sociales y con un carácter más o menos altruista, el pueblo, fue organizado, y ganando derechos a base de luchas, sangre y sacrificios.
En aquella época de finales del siglo XIX y principios del XX, personajes vociferantes, captadores ambulantes de mentes y estómagos descontentos por los abusos patronales, invadían las calles. La total escasez de derechos humanos, tan característicos de ese tiempo, confirmó que los políticos eran necesarios como pastores de masas y vendedores de ilusiones, en busca de un ideal de mejora social, en la que casi siempre, a través de crisis económicas, guerras o revueltas, ha sido el pueblo llano, el que ha tenido que pagar las consecuencias de los deseos megalómanos de los dicharacheros de turno, movidos por un gran ánimo de lucro y pocas miras para el pueblo al que decían representar.
Los gobernantes nunca han consultado con su pueblo la decisión de iniciar una guerra, o una crisis económica inventada, para mantener unos baremos socioeconómicos de riqueza pobreza, diseñados de antemano, por un reducidísimo número de personas, propietarios de las mayores economías del planeta y al parecer del bienestar de sus anónimos habitantes. Solo números sin rostro, no se necesita más.
Nunca se trató al pueblo como un conjunto de entes individuales, para solo ser considerados rebaño o números anónimos a manejar con el fin de obtener el poder.
Pocos a lo largo de la historia han hecho algo por su pueblo, salvo los que en nombre de la evolución e igualdad social, dieron su vida por un ideal.
Existe un claro descontento social y un añejo matiz decimonónico en el conjunto de la política.
////////////////////////////////////
PROYECTO DE PROPUESTA A LA CIUDADANÍA
Con los antecedentes avalados por la historia, de corrupción, malversación y todo tipo de ilegalidades, cabe preguntarse si la política y los políticos son necesarios, o si es el momento histórico de evolucionar hacia una sociedad, acorde con sus inquietudes y amparada por los medios tecnológicos y de comunicación del siglo XXI, en los que realmente, la política, no tiene cabida, manteniéndose por inercia y costumbrismo ante un pueblo, que bien por falta de ideas, sentido de unidad, o por temor a lo desconocido, no se lo ha llegado a plantear para organizarse y reclamar sus derechos. Un pueblo inteligente no necesita políticos, o mejor dicho un pueblo que tiene los medios tecnológicos necesarios, no necesita que personas con dudable cualificación, rijan sus destinos por el mero hecho de pertenecer a tal o cual ideología, cuando la ideología solo ha de tener como objetivo el bien y la prosperidad de una sociedad.
Hoy en día, la sociedad occidental estamos lo suficientemente ilustrados, para con los medios al alcance, internet, radio, tv, poder crear una plataforma social con el suficiente peso, para simplemente exigir el cumplimiento del artículo uno de nuestra constitución. Este dice así.
España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.
Dicho esto, se entiende que la libertad, implica el derecho del pueblo para decidir la existencia del pluralismo político, o cualquier otra forma de gobierno, ya que los poderes del estado son producto de la soberanía nacional, o sea EL PUEBLO.
¿No se dan cuenta de que lo que el pueblo quiere es trabajo, vivir en paz, tener su casa sin tener que hipotecarse de por vida, poder darse algún capricho a su alcance y tener una forma de gobierno que les permita tener ilusiones de futuro? algo tan natural como crear una familia.
Rojos, azules, morados, verdes y un sinfín de gamas multicolor, para confrontar al pueblo entre sí con la lógica de pertenecer a uno u otro partido. Eso es la política.
Realmente para esto no son necesarios los políticos ni la política, sino todo lo contrario. Se necesitan personas llanas del pueblo, preparadas y cualificadas para los cargos a representar, pero sin partidismos ni ideologías de poder.
Hay muchas personas muy válidas a pie de calle con carreras y grandes ideas, gente anónima, nuestros hijos, nuestros jóvenes, que por no tener oportunidad de manifestarlas pasan al olvido. Un gran potencial en bruto sin pulir ni motivar, que por falta de perspectivas de futuro y obligados a mantener empleos precarios, optan por emigrar, en busca de algo que sus políticos no les saben ofrecer, siempre tan ocupados en desacreditar al político del partido de al lado.
Que desperdicio de potencial humano bien cualificado.
//////////////////////////////////////////
¿Qué sucedería, si toda la administración de funciones de toda la jerarquía política, recayese en un reducido número de personas, que por mérito propio, y sin ideologías discordantes, se limitasen a realizar las funciones asignadas en un determinado ministerio?
Esto en un principio, no parece ser muy viable, pero realmente, bien organizado, no sería tan difícil de conseguir. Lo primero que se necesitaría, como ya se ha dicho es una página web, espacio televisivo o cualquier medio con suficiente difusión, para que toda la población del país, opinase al respecto, para aprobar o no tal iniciativa.
En un principio, el medio más adecuado para llevar esto a cabo parece ser internet. Al igual que existen páginas oficiales para acceder a los ministerios o pedir una fe de vida laboral, introduciendo el número de d.n.i. se puede crear una página específica para información y consultas de las propuestas y la votación de las mismas, acordando fechas determinadas para acceder a dicha página y realizar la votación a la que se considere mejor propuesta para la mejora social.
TRANSICION AL NUEVO ESTADO SOCIAL
A continuación se necesita un supervisor con la autoridad, capacidad y medios necesarios, para convocar una oposición abierta a todo el público, a nivel nacional. Esta supervisión podría ser realizada por la casa real, institución que ante la constitución carece de responsabilidad política, pero que en este caso, al no tratarse de ningún vínculo político, sino de una forma de autogobierno, en el que el pueblo votase vía telemática (las propuestas y consejos, del grupo de personas con mejor nota de la oposición capacitados en la materia a aconsejar), su majestad el rey si podría ejercer sus funciones como jefe del estado para moderar las propuestas en materia, de los ministerios correspondientes para posteriormente ser sometidos a votación popular.
COMPOSICION DEL EQUIPO DE CONSEJEROS
Siempre tras votación ciudadana, estos ministerios o consejerías estarían compuestos por las cien personas con las mejores puntuaciones de cada oposición, (creadas sus bases y temas por psicólogos, sociólogos, filósofos, humanistas y entendidos en la materia a tratar según ministerio, sin ideología política) siendo el número uno el responsable del ministerio y el resto en orden decreciente ocuparía los cargos referentes a consejeros, delegados y personal de secretariado según valía.
Por ejemplo, el ministerio de hacienda seria ocupado por las cien mejores puntuaciones de una oposición dirigida al campo de la administración y contabilidad. El número uno de los opositores dejaría claro que sería la persona más apta para ocupar el cargo, tras una valía demostrada.
Esto se realizaría con todos y cada uno de los ministerios que fuesen aprobados o por el contrario, tras los informes de los consejeros y posterior consulta popular, eliminados dada su demostrada ineficacia y alto presupuesto. En España existen 17 ministerios. A saber:
-Ministerio de agricultura, pesca y alimentación.
-Ministerio de asuntos exteriores, unión europea y cooperación.
-Ministerio de ciencia, innovación y universidades.
-Ministerio de cultura y deporte.
-Ministerio de defensa.
-Ministerio de economía y empresa.
-Ministerio de educación y formación profesional.
-Ministerio de fomento.
-Ministerio de hacienda.
-Ministerio de industria, comercio y turismo.
-Ministerio de justicia.
-Ministerio de la presidencia, relaciones con las cortes e igualdad.
-Ministerio de política territorial y función pública.
-Ministerio de sanidad, consumo y bienestar social.
-Ministerio de trabajo, migraciones y seguridad social
-Ministerio del interior.
-Ministerio para la transición ecológica.
Sin duda, muchos de ellos son de vital importancia, pero otros parecen ser puestos a bulto para enriquecer los bolsillos de los muchos forofos de la política, a costa del sufrido populacho.
Un apartado importante sería la creación de un ministerio o consejería de COMUNICACIÓN SOCIAL. Sería de vital importancia en el correcto y fluido funcionamiento de la comunicación entre los consejeros y la sociedad y las leyes que de ella emanen.
///////////////////////////////////////
El único requisito para acceder a los derechos de examen sería una declaración jurada que acredite la no pertenencia a partido político ni ideologías con ánimo de difusión al respecto. Algo muy común entre la sociedad de a pie y sin ánimos de discriminaciones anticonstitucionales por ideologías u otros motivos. Cualquier persona sensata no tiene la necesidad de pertenecer a un partido en el que vea representadas sus ideas. Eso no le reporta nada ni le da de comer a no ser que se mueva por un claro ánimo de lucro.
Los sueldos de estas personas por lógica y por merecimiento serían más altos que los de otro trabajador con menos intelecto para el cargo, al igual que un arquitecto cobra más que un peón. Esto sería algo propuesto por la institución encargada de la transición de ministerios, o mejor dicho, consejerías dado que esa sería la finalidad de los ministerios. Aconsejar al pueblo desde el punto de vista de personal cualificado en el campo a aconsejar.
Pongamos por ejemplo que el sueldo fuese menor que el de un político, algo que no es difícil de conseguir y mayor que un buen sueldo. 3.000, 4.000 €, el pueblo lo decidiría. De cualquier manera seria buen sueldo, por el que cualquier trabajador se sentiría motivado y por el que lucharía para mantenerse en el puesto, y que para ello sus propuestas al pueblo, para su posterior votación, fuesen realmente de evolución social, dentro de las posibilidades del país. Estas propuestas siempre estarían explicadas y avaladas, por la relación ingresos gastos de la caja del tesoro o banco de España, a nivel nacional y controlado por la supervisión de la casa real.
Con respecto al régimen laboral y de contratación sería exactamente igual al de otro trabajador, con el carácter de funcionario temporal mientras durase en el puesto, siendo la entidad contratante el propio estado. Sometido a periodo de prueba y contratos renovables por una temporalidad a acordar. Transcurrido su periodo de contrato, el pueblo tras votación decidiría la continuidad del personal o bien unas nuevas oposiciones para designar nuevos cargos.
///////////////////////////////////
OBJETIVOS
Una vez en sus cargos los nuevos consejeros ministeriales y tras sanear la relación ingresos gastos del país, seguramente los presupuestos generales del estado notarían una ostensible mejora con lo que sería posible;
- Erradicar la clase política.
- Progreso social con la inclusión del ciudadano en las leyes por crear.
- Mantener el sueldo de los pensionistas. En un futuro próximo el 75% de los ciudadanos.
- Jubilar a gran parte de la población activa dado el envejecimiento de la misma y a su vez, insertar en el mercado laboral a los miles de jóvenes a los que no se les ofrece ni un futuro, ni una motivación.
- incentivar la natalidad a base de subvenciones y ayudas por hijo, con lo que se asegura el relevo generacional.
- Planes de activación económico social, como basar la economía nacional en la producción, uso, exportación y mantenimiento de energías renovables.
////////////////////////////////////
22/09/2019 11:22
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos