S&P colocó calificaciones de Argentina en revisión especial negativa

2 de septiembre 0

SP-1-696x401.jpg

S&P Global Ratings colocó sus calificaciones soberanas de largo plazo de ‘B+’ y de corto plazo de ‘B’ de la República Argentina en el listado de revisión especial (CreditWatch) con implicancias negativas.

Al mismo tiempo, colocó su calificación de largo plazo en escala nacional de ‘raAA’ en revisión especial con implicancias negativas y confirma su evaluación de riesgo de transferencia y convertibilidad (T&C) de ‘BB-‘.

El estatus de Revisión Especial (CreditWatch) con implicancias negativas refleja el riesgo de que se empeore la calidad crediticia debido al potencial debilitamiento de la implementación de la estrategia del gobierno para estabilizar la economía.

La volatilidad del tipo de cambio, que se evidencia en la reciente presión sobre la moneda argentina, podría amenazar la implementación efectiva de las medidas de ajuste económico, en ausencia de pasos adicionales para impulsar la confianza de los inversionistas.

“Esperamos resolver el estatus de Revisión Especial (CreditWatch) dentro de 90 días”, comentó. 

El compromiso de la administración del presidente Mauricio Macri para estabilizar la economía mediante difíciles medidas de austeridad, incluyendo su decisión de entrar en un acuerdo de derecho de giro (standby) por 50.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en junio de este año, debe ayudar a sostener la confianza de los inversionistas y mantener el acceso del gobierno a los mercados de capital para fondear sus grandes déficits fiscales.

La disponibilidad de mayor financiamiento externo oficial, las propias reservas internacionales del gobierno (actualmente de más de 53.000 millones de dólares), y la efectiva implementación de las medidas económicas correctivas, ayudarían a reducir la volatilidad cambiaria.

Eso, a su vez, ayudaría a estabilizar la economía, a contener y reducir gradualmente la inflación, y, por consiguiente, contribuiría a un crecimiento económico positivo.

“Los eventos que debiliten la credibilidad de las políticas podrían tener un impacto negativo sobre las expectativas de inflación, las cuales, a su vez, aumentarían el riesgo de la huida de capitales y presionarían más el tipo de cambio”, mencionó.

También mencionó que la combinación de una inflación persistentemente elevada y presiones sobre el tipo de cambio, podría minar la estrategia de ajuste fiscal del gobierno e incrementar su carga de deuda, “lo que nos llevaría a una baja de calificación”.

Añadió que podría mantener la calificación crediticia en su nivel actual si el gobierno logra reforzar exitosamente la credibilidad en las políticas, conteniendo así las presiones sobre la moneda y permitiendo a las autoridades establecer gradualmente el escenario para una recuperación económica el próximo año.

“Entre otras cosas, los pasos que impulsen la credibilidad del mercado sobre la estrategia del fondeo del soberano para el siguiente año, podrían aligerar las preocupaciones sobre el riesgo de refinanciamiento de la deuda gubernamental”, precisó.

También podrían anclar las expectativas sobre la inflación y ayudar a revertir el reciente empeoramiento de la dinámica de la inflación. La efectiva implementación de las políticas económicas correctivas en medio de un entorno político difícil también podría llevar a una mejor previsibilidad y continuidad de las políticas durante los siguientes años, abordando así una debilidad de nuestra evaluación institucional de Argentina.

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Etiquetas destacadas

Publicidad