Recesión y política monetaria

13 de agosto 11
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
10º en inB
10º en inB

Como sabrán, y habrán leído en algunos medios, los indicadores más adelantados auguran un enfriamiento y quizás una recesión de la economía europea y española. En esta perspectiva, no hay cosa peor indicada que el programa de Pedro Sánchez, que consiste en subir los impuestos para poner la presión fiscal a la altura de la media europea, y redistribuir la renta entre los “necesitados”. Los necesitados necesitan trabajo, no redistribución gratuita. Los detalles no los conocemos con exactitud, pero es la peor receta que podríamos imaginar para hacer frente a una recesión que, si nadie lo remedia, va a recibir (ya está recibiendo) la misma respuesta de los bancos centrales, es decir, bajadas de tipos de interés, que ya están próximos a cero o negativos, y una nueva ronda de compra de activos por parte de éstos bancos centrales (Quantitative Easing, QE). 
No es que no haya servido dicha política en la anterior Gran Recesión. Es que ha tenido consecuencias colaterales muy dañinas para las clases media y baja de todos los paises. ¿Por qué?
Como explica Frances Coppola en su estupendo libro,

El QE de la FED y demás bancos centrales se ha basado en la idea errónea que predica que sí das dinero a los bancos, éstos lo prestarán inmediatamente y lo pondrán en circulación. Pero no ha sido así. La banca no presta dinero porque tenga más dinero disponible en sus cuentas en el Banco Central. Es un error creer que el dinero se crea cuando el banco ingresa un depósito, y entonces con ese depósito crea un crédito. Lo que sucede es justamente al revés: el dinero se crea cuando un banco concede un crédito y abre un depósito a su cliente, que lo usará para pagar el objetivo de su crédito. 
Supongamos una pareja que pide un crédito para comprar una vivienda. El banco anota en su activo el crédito, pues será una fuente de ingresos con beneficio (el tipo de interés cargado) en el futuro hasta el vencimiento, cuando se supone que los beneficiarios del crédito, la pareja, ha saldado su deuda y sus pagos de intereses. El depósito sí que es dinero, pues la pareja lo usará para pagar al vendedor del piso, quien a su vez lo ingresará en su cuenta bancaria para pagar sus gastos. 
Por lo tanto, hemos asistido aquí a una creación neta de dinero que no depende de que el banco reciba dinero de los depósitos de clientes y Banco Central, sino de que le demanden un crédito y, si se cumple las condiciones de garantía, el banco lo conceda. Desgraciadamente en las escuelas de Economía se enseña mal.
Por lo tanto, el QE, que consiste en aumentar la base monetaria de que disponen los bancos, no garantiza que eso se transforme en dinero efectivo. Es verdad que los bancos necesitan esa base de liquidez, pero eso no quiere decir que lo conviertan en crédito y oferta monetaria. 
Pero es fundamental, además, para que sea eficaz, que el receptor de ese crédito, debe ser todo el mundo, consumidores, pequeñas y grandes empresas, para que la liquidez disponible de TODOS aumente y anime el gasto en consumo e inversión. 
La crisis desencadenó una gran riada de todos en busca de liquidez, una vez desatado el pánico general con la quiebra de Lehman Brothers. Éste es el gran problema de la recesiones, que la gente muestra una preferencia incontinente por la liquidez, ya sea por miedo, ya sea para cancelar deudas, ya sea por disponer de un colateral de garantía. Una de las aportaciones de Keynes fue introducir este problema en su teoría, pues hasta entonces se pensaba que era una cos nimia y/o temporal, que rápidamente se solucionaría pues el dinero no ofrece rendimiento alguno. Sí, pero hay momentos en que la avidez de dinero líquido es incontenible, y es cuando los bancos centrales han de actuar para saciar esa sed. 
Sin embargo, la forma de actuar de los bancos centrales en la crisis, si es verdad que amplió la liquidez, no lo hizo uniformemente. En primer lugar, porque los bancos estaban quebrados, y debían dedicarse a recuperar sus ratios de capital, lo que hacía muy difícil que corrieran riesgos prestando a todo el mundo. Si lo hicieron, fue con gran cautela y con condiciones de garantía que sólo podían satisfacer las grandes empresas y los ricos. El consumidor medio y el pequeño empresario se quedó sin acceso al crédito. Además, muchos de éstos estaban endeudados por sus excesos previos a la crisis, en la orgía de endeudamiento para comprar casas que luego perdieron su valor. Idem para los que se endeudaron para comprar valores con riesgo: la bolsa se pegó un gran batacazo. 
Por lo tanto, los que pudieron acceder al crédito y a la liquidez fueron los ricos y grandes empresas, que lo utilizaron para revalorizar su cotización en bolsa medían el buyback o recompra de sus propias acciones, favoreciendo así a sus accionistas, naturalmente de gran poder adquisitivoEn otras palabras, no usaron ese dinero para reinvertir en activos fijos y productivos o en expansión de la empresa, creando puestos de trabajo: desde que empezó la crisis la inversión real ha brillado por su ausencia. 
Esto explica la magnitud del avance de la desigualdad de la renta observada en todos los países, y en parte la bajada salarial a niveles con los que no se puede conservar o construir una clase media. No es pues, la política de redistribución que propone el ignaro Sánchez, sino la falta de inversión productiva lo que explica el aumento de la desigualdad. De paso, téngase en cuenta que la inversión es la fuente de la productividad, y no es casual que ésta haya desaparecido, lo que va de la mano con los bajos salarios. Con el programa de Sánchez, seguirá bajando, pues no le concierne.
Si se quiere evitar que vuelva a suceder lo mismo en la próxima recesión, que parte de una situación anómala de bajos o negativos tipos de interés (lo que pone en un brete la salud de la banca, que vive de transformar pasivos a corto en activos a largo plazo), es actuar para que los niveles más bajos de renta se beneficien de la política expansiva de los bancos centrales. (Hay varias vías para conseguirlo, todas analizadas en la obra citada. Aquí sólo atenderemos a la que propuso Ben Bernanke para Japón.)
Según el esquema de Bernanke, esto sólo se puede conseguir si el Gobierno colabora con el Banco Central, cosa casi imposible en Europa, donde el BCE está centralizado y los gobiernos son cada uno de su padre y de su madre. En todo caso, una política que podría ayudar es bajar, no subir los impuestos, en lo que el gobierno puede ayudarse en la expansión crediticia. Si el sector privado no tira de la inversión, el gobierno puede suplir eso con inversión pública, y/o, sobre todo, decretando una baja general de impuestos para aumentar la renta disponible para el gasto. Por eso decía al principio que la política que promete Sánchez es, sí, que duda cabe, de izquierdas, pero muy mal aconsejada en el contexto de una inflación casi nula, unos tipos de interés que pese a su bajura no promueven el crédito al consumo y la inversión. Yo creo que la mejor manera de manejar la economía es tener impuestos estructuralmente bajos, para que los ciudadanos dispongan de una mayor renta disponible para el gasto. Lo digo porque en principio, y sobre todo en España, el gasto privado está mejor gestionado que el despilfarrador gasto público, donde además se produce un exceso de descentralización. Hay gastos públicos necesarios, pero hay otros totalmente contraproducentes. Ejemplos de los primeros son la Educación y la Inversión pública, a largo plazo y bien diseñada. 
Desgraciadamente, en Europa, con su dogmatismo presupuestario, se mirará recelosamente este tipo de ideas. Pero Draghi, en la última reunión ejecutiva del BCE, ya hizo una advertencia de que el no podía hacerlo todo, sin la ayuda de los Ejecutivos. 
La política de los bancos centrales sirvió al menos para que la Gran Recesión no se convirtiera en la Gran Depresión de 1929. Pero hace falta más. 

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 11 comentarios
La palabra recesión se ha convertido en una obsesión que nos persigue, nos quita el sueño y nos hace plantearnos si no estaríamos mejor dejando nuestro dinero en el banco a un tranquilo 0% de interés (menos inflación), en vez de estar todos los días preguntándonos si la bolsa subirá o bajara.
Y yo me pregunto, ¿LA RECESION ES IMPORTANTE?. Porque a mi, mientras las bolsas suban..... como si caen chuzos de punta.
Me explico: a finales de los 40 con la recesión la bolsa cayo un 15%, a principios de los 50 subió un 25%, a finales bajo un 16%, a principios de los 60 no se movió, y en las recesiones de los 80 y los 90 la bolsa se recupero rapidamente. ¿No estaremos sobrevalorando la recesión?, porque el año pasado en plena orgía económica americana la bolsa cayo un 15% en España, sin haber recesión. En fin, que el hecho de que estemos todos los diás hablando del fin de ciclo y de la próxima recesión lo único que prueba es el miedo extendido no solo entre los inversores particulares sino también entre los analistas que tendrían que estar hablando de DONDE invertir el dinero en vez de plantearse si el dinero hay que invertirlo o es mejor dejarlo debajo del colchón.
13/08/2019 23:47
En respuesta a daniel casaban cosin
Lo que intento demostrar es que hay mucha más gente preocupada por perder su trabajo y su renta. Y que es a esa gente que debe dirigirse la política de facilidades de liquidez.
14/08/2019 08:48
En respuesta a Miguel Navascues
Si. Es así. Pero incluso ofreciéndoles liquidez puede que no se sientan seguros como para endeudarse. Lo que realmente hace falta en este país llamado EUROPA es una bajada masiva de impuestos y de des regulación de la vida de la gente. Yo he llegado a oír que querían prohibir fumar en el coche. ????? Nos hemos vuelto locos. No me extrañaría ver dentro de poco un “Manual para la fornicaciob” ,que nos permita realizar el acto sin que la mujer se sienta acosada.
14/08/2019 13:31
Los bancos no dan crédito será porque no hay demanda,
Antes de la burbuja daban crédito hasta al tonto del pueblo... Esto no es economía es un mercado se venden tomates como créditos solo hace falta compradores. ..
Economía es no gastarse más de lo que se tiene osea ahorrar, lo otro es mercadeo puro y duro , no dan créditos pero no es porque sean muy listos es porque no hay demanda...
Además ya demostraron lo listos que fueron antes de la crisis...jajajs
14/08/2019 09:23
Al final esto es cosa de pardillos ,los pardillos resabios ya no pican ahora falta que la siguiente remesa de puros inmaculados pardillos tomen el testigo,jsjsjsja
14/08/2019 09:30
Lo que pasa que a un medio muerto ya no funciona las vitaminas,
Si hay mucho paro con sueldos bajísimos , si se ahorra a pesar de las tasas ...
Si nadie pide un crédito a pesar de los tipos a cero...
Solo queda que pase el tiempo...Rajoi no cambió el sentimiento,Sánchez ...ya veremos ... Se necesita algo o alguien que cambie el sentimiento y por supuesto que el ganado se renueve...
Por eso el caballo de Keines no bebe prefiere quedarse como está,
Solo la política o un político puede cambiar el sentimiento desde luego un economista no lo cambia,jajajs
14/08/2019 12:22
Con el exceso de oferta de todo y la baja demanda de bienes, la inflación está mas que controlada, por lo que meter mas liquidez al sistema no soluciona nada, ni va a crear mas oferta, que ya sobra, ni va a generar mas demanda, salvo que regalen los créditos a los insolventes como hicieron en épocas pasadas y nos generaron esta situación. Lo de bajar impuestos y gastos es implanteable para los políticos.
15/08/2019 08:30
En respuesta a Luis y Gloria Mayoral
Los créditos ahora mismo ni regalados, todo está a huevo para que todo tire , pero no tira , la última crisis está muy presente en la gente, el último ingrediente es echarle más tiempo,
Mientras tanto pues a tirarse los trastos a la cabeza , ultras ,ultras y más ultras con sus verdades y soluciones como puños...jajaja
15/08/2019 10:26
En respuesta a Luis y Gloria Mayoral
Una cosa no quita la otra. Que los políticos españoles sean insolventes, no impide estudiar las cosas Objetivamente. Por cierto, si la inflacion está más que controlada, y hay indicios firmes de recesión, razón de más para aumentar la oferta monetaria. Lo que se plantea aquí, Luis & Gloria, es cómo hacerlo parábola que sus efectos sean más potentes y no se limiten a los mercados financieros.
15/08/2019 18:55
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad