¿Quién tiene razón? ¿Crisis de deuda en EEUU?

12 de abril, 2018 1
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
10º en inB
10º en inB

Un grupo de economistas de la Hoover Institution - ligada a una versión conservadora-Repúblicana de la economía - han querido alertar sobre el peligro del aumento de deuda que los programas de Trump pueden provocar. Estos peligros serían un menor apetito de los ahorradores por la deuda de EEUU, lo que haría aumentar el tipo de interés más del 3,5% previsto por el entorno del gobierno. Advierten que podrían llegar al 5%. Esto aumentaría el pago de interés de la deuda hasta una proporción del gasto público que obligaría a recortar otros gastos más necesarios - escuelas, gastos militares, etc - o bien Algo peor, una crisis de deuda creciente cada vez menos atractiva para los inversores del mundo. 

Si, por ejemplo, las tasas de interés subieran al 5 por ciento, en lugar de la predicción de la administración Trump de poco menos del 3.5 por ciento, el costo de interés solo en los $ 20 billones proyectados de deuda pública sumaría $ 1 billón por año. Más de la mitad de todos los impuestos sobre las rentas personales serían necesarios para pagar a los tenedores de bonos. Tales pagos de intereses altos desplazarían el financiamiento de los gastos necesarios para restaurar nuestro presupuesto de defensa nacional agotado, nuestra infraestructura doméstica y otras actividades críticas del gobierno.Sin control, tal espiral de deuda levanta el espectro de una crisis. Algunos pueden pensar que tales preocupaciones son exageradas, ya que no hay evidencia actual en los mercados financieros de futuros de que una crisis se avecina. Pero una crisis de deuda no se presenta lenta y visiblemente como una marea creciente. Viene sin previo aviso, como un terremoto, ya que los bonistas a corto plazo intentan escapar de la carnicería fiscal. Solo en retrospectiva podemos ver cómo se construyen las tensiones y lamentamos no haber actuado. Si bien parte del aislamiento proviene del rol del dólar como moneda de reserva global, eso no es suficiente ni inmutable, y depende de la fe en la eventual probidad fiscal de los Estados Unidos. Como es bien sabido, nuestros problemas de déficit y deuda se derivan de un aumento vertiginoso en los gastos de inmutables. Sin la acción del Congreso, la combinación del aumento automático del gasto por provisiones de beneficiarios de estos programas y el crecimiento en los beneficiarios de los programas de derecho a medida que la población envejece provocará que los gastos de derecho continúen aumentando mucho más rápido que el ingreso nacional y los ingresos fiscales de los EE. UU.

A esta visión tan pesimista se opone Cullen Roche, no porque le guste el programa fiscal de Trump ni sus implicaciones, sino porque ese riesgo de una crisis de deuda lo ve muy lejano. 

Vean, no estoy argumentando por los déficits gubernamentales sin control, el gasto o los recortes de impuestos de Trump. Realmente no me importa la política involucrada aquí. No me gustó el recorte de impuestos de Trump y no me encanta cómo nuestro gobierno parece estar creciendo exponencialmente. En cambio, estoy tratando de dar un paso atrás y analizar objetivamente los riesgos. Para mí, el riesgo de que los inversores pierdan la confianza en la deuda del gobierno de los Estados Unidos es extremadamente bajo porque nuestra capacidad para pagar no está en cuestión y la calidad del flujo de ingresos que financia la deuda del gobierno estadounidense es la fuente de ingresos de más alta calidad en el mundo por un largo tiempo. Y aunque el aumento de las tasas es ciertamente un riesgo, aún no he leído un argumento realmente convincente de por qué los años 70 o la República de Weimar están en el futuro de EE. UU.

En realidad, no hay por qué dar por hecho que los tipos de interés vayan a subir porque suba el déficit. El déficit pocas veces ha sido determinante del tipo de interés, que depende de otras consideraciones, como expectativas de inflación o crecimiento excesivo. En el gráfico se puede ver que la sensibilidad del tipo del bono a 10 años (línea roja) es más bien escasa al déficit federal (azul)

%255BUNSET%255D

Es decir, entre el déficit y el tipo de interés hay un colchón de variables que matizan mucho lo que dicen los de la Hoover Institution. Leamos de nuevo a Cullen, 

En primer lugar, somos propietarios de la imprenta de billetes y podemos controlar la madurez y el costo de nuestra financiación a corto plazo. La "capacidad de pagar" nunca está en duda. Así que parece haber [detrás del argumento de la Hower] alguna versión de la falacia del "gobierno es un cono una familia", que es evidencia de un malentendido bastante básico (aunque común). Más importante aún, Estados Unidos es el emisor de la moneda de reserva mundial porque producimos la producción más productiva y de mayor calidad en el mundo. Nuestros mercados de acciones están valuadas al 50% del límite del mercado global. La siguiente región más cercana es ALL OF EUROPE al 22%. El mundo valora claramente nuestros activos más allá de cualquier otro país. Entonces, ¿tiene que explicar por qué otros países perderían repentinamente la fe en la deuda del gobierno de EE. UU.? ¿Cuáles son las otras opciones de alta calidad? No hay un vínculo euro supranacional. Ciertamente no son bonos alemanes dada la gran diferencia en el tamaño económico. ¿Japón? Están en una forma fiscal mucho peor. Los enlaces chinos? Decir ah. No hay una alternativa lógica para los activos seguros. Y no existe un argumento lógico en el que la producción de calidad de Estados Unidos se derrumbe en un sentido relativo que hace que los ingresos para el gobierno de alguna manera sean menos confiables y "en duda".

No, el gobierno no es “como una familia”, como dicen los simplones del PP, que es la única ideología económica que han sacado a pasear, aunque ciertamente, nosotros, que no tenemos banco emisor, tenemos más restricciones que otros países para combinar la política monetaria y fiscal, como comprobamos dolorosamente en 2011-12. 

En realidad, los pagos por intereses han llegado a representar el 17% del gasto público de EEUU en los años 80-90:

%255BUNSET%255D

Lo que no desencadenó ninguna crisis de deuda. El aumento del tipo de interés se debió a la política excesivamente restrictiva de la FED, que se enfrentaba a una inflación de dos dígitos. 
En suma, la deuda no es una variable funcional del déficit y la deuda. Véase Japón. Anunciar una crisis de deuda en EEUU es casi irresponsable. La inflación puede convertirse en la variable clave de esta historia. 

Publicado en mi blog www.miguelnavascues.com

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 1 comentario
Que puede usted tener razón, no lo niego. Lo que pasa es que cuando comparo el tipo de interés con la inflación, tampoco me salen las cuentas. Para mí que lo que influye en el tipo de interés es más bien la percepción del riesgo de impago. Para mi gusto está muy sobrevalorada.
13/04/2018 07:49
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos