¿Qué tienen en común los accidentes y la inversión?

26 de julio 0
Cuenta Oficial de inBestia. Noticias, comunicados, moderación y promociones. Información financiera ...salvajemente libre.
Cuenta Oficial de inBestia. Noticias, comunicados,... [+ info]
11º en inB
11º en inB

Los accidentes ocurren de forma inesperada y, por ello, favorecen que llevemos a cabo actuaciones irracionales que nos pueden hacer perder dinero. Bien es sabido que la irracional en la inversión también es uno de los principales escollos para conseguir beneficios en el largo plazo.

Estos son los consejos que podría darte un abogado de accidentes y que también son aplicables a la inversión:

Los accidentes ocurren, ten una actitud activa para prevenirlos

El primer problema del ser humano con los accidentes es que el individuo nunca piensa que pueden ocurrirle a él. No se trata de vivir con miedo, pero sí de evitar conducir bajo los efectos del alcohol o medicamentos, respetar semáforos y límites de velocidad, etc.

En la inversión, conducir drogado es equivalente a hacerlo siguiendo los consejos del primer youtuber o influencer que vemos por ahí. Se crea una ilusión de beneficios, que puede funcionar al principio, pero a largo plazo es devastadora.

Los semáforos en la inversión son los soportes, las resistencias y los indicadores. Incluso ante un enfoque fundamental de la inversión, no tiene mucho sentido invertir en una empresa que “está barata” si su tendencia es claramente bajista. Mejor espera a que el semáforo se ponga en verde con algún indicador y ahí sí, invierte solo si los fundamentales también te convencen.

Por último, tenemos los límites de velocidad que, por supuesto, en la inversión se refieren al apalancamiento. Cada uno debe respetar los suyos. Ir demasiado rápido o invertir con demasiado apalancamiento puede hacerte llegar antes al objetivo o… perderlo todo.

Abandonar la escena del accidente sin ayudar a los afectados

Cualquier abogado de accidentes nos dirá que nunca abandonemos la escena del accidente sin ayudar a los heridos, lo que en las inversiones es equivalente a no aplicar stop-loss. 

Los accidentes pueden ocurrir. Puedes invertir un dinero en unas acciones o incluso en un inmueble y que el precio de mercado empieces a bajar. Si no reaccionas y obvias la situación es equivalente salir huyendo de la escena de un accidente. Dejas tu dinero a la deriva mientras su estado de salud se deteriora. Las consecuencias pueden ser fatales y, a largo plazo, igual que la justicia te encontrará y hará pagar por no haber ayudado a los heridos, en las inversiones, llegará el momento en que tengas que afrontar tus pérdidas. Aunque la ignores, la realidad está ahí. 

Si aplicas un stop-loss, aceptas que el accidente ha ocurrido, pero limitas el daño. Incluso puedes reinvertir el dinero que queda en otro activo que dé beneficios, en vez de esperar años a que esa empresa o inversión se recupere cuando, quizá, eso ni siquiera llegue a ocurrir nunca.

Hablar demasiado

Justo después de un accidente, los nervios pueden hacer que nos autoimpliquemos en responsabilidades, hablando demasiado y explicando demasiadas cosas sobre nuestro comportamiento.

En ocasiones, con la inversión pasa algo similar. Empezamos presumiendo delante de un grupo de amigos de dos o tres inversiones que han salido bien, continuamos informándoles de otras inversiones y estos nos lleva a dos situaciones muy negativas:

Una es que si la inversión no sale como esperábamos, podemos acabar perdiendo una amistad. La amistad lo resiste todo…menos el perder dinero. Alguien que invierte por lo que él considera tu recomendación (incluso si no fue tu intención recomendar nada), puede hacerte responsable de sus pérdidas, así que mejor arriesga solo tu dinero y no el de los demás.

La segunda es que incluso si nuestras amistades no siguen nuestros consejos el reconocer públicamente una inversión puede hacernos tratar de negar las pérdidas. Una actitud que se retrata en “no voy a ejecutar este stop-loss para no tener que decir que he perdido dinero en el grupo de WhatsApp”. Estúpido, pero sucede.

Nuestro propio cerebro ya nos impone sesgos y límites a la hora de invertir, no les añadas la presión del grupo. Al invertir tu dinero, necesitas ser libre.

Estos son solo algunos sesgos irracionales a la hora de invertir. Cuanto más te formes e informes, más consciente serás de ellos y mejor preparado estarás para evitarlos.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos