¿Por qué las empresas españolas no crecen de escala?

28 de septiembre 6
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
3º en inB
3º en inB
  1. Como explica Magistralmente Benito Arruñada, la legislación laboral y fiscal española es un auténtico dislate para el desarrollo natural de las empresas, que sufren fuertes desincentivos para pasar de 50 trabajadores. Estas son las disposiciones legales contra el crecimiento de la empresa, resumidas por el autor:

Frenos legales al crecimiento de la empresa

Cuando una empresa alcanza 50 trabajadores, los sindicatos pueden promover que se constituya un comité de empresa de 5 miembros que ya liberan 75 horas al mes. Por ley, no solo el número de miembros sino también el número de horas que libra cada uno de ellos crece con el tamaño. Su número pasa de 5 hasta un máximo de 75, cada uno de los cuales libra hasta 40 horas en las empresas de más de 750 trabajadores. (Se trata de un aumento que no parece tener justificación en el coste: de hecho, sería de esperar una reducción puesto que la representación laboral disfruta de economías de escala, como indica el que se suelan acumular las horas de libranza en los “liberados” sindicales).
Más gravoso aún que este coste directo de la representación es quelas relaciones laborales se hacen más rígidas y burocráticas, pues los comités son más activos como órganos fiscalizadores, y la empresa ha de negociar con ellos casi cualquier cambio relevante y no sólo los relativos a las condiciones de trabajo o a los novísimos planes de igualdad.
Además, muchas otras regulaciones laborales rigen solo a partir de cierto tamaño. Así, las que emplean más de 50 trabajadores están obligadas a contratar al menos un 2% de ellos con discapacidad y a preparar un detallado “plan de igualdad”. También varían otros muchos costes. Por ejemplo, a raíz del Covid, las cotizaciones sociales de los ERTE se bonifican con 20 puntos porcentuales más en empresas con menos de 50 empleados.
Ya fuera del derecho laboral, muchas otras regulaciones contables y fiscales también se tornan más estrictas al aumentar el tamaño de la empresa. Por ejemplo, las empresas con más de 50 empleados que excedan los 2,85 millones de activos o los 4,7 millones de facturación no pueden formular cuentas abreviadas, y han de someterse a auditoría anual, establecer canales de denuncia interna y organizar una compliance office independiente si aspiran a la eximente de responsabilidad penal. Asimismo, las que rebasan los 6 millones de cifra de negocio han de liquidar el IVA mensualmente, ven aumentar sus pagos fraccionados y son vigiladas por unidades de Hacienda especializadas en grandes empresas. Es lógico que se observe también otro agolpamiento de empresas en los 6 millones de ventas.

{A ello añado dos atinados comentarios recibidos en mi blog. 

{A lo escrito en el artículo, que está bien puesto en razón, habría que añadir los requisitos que se piden, a partir de 50 empleados, en cuanto a otro comité... El comité de seguridad y salud...}

 Exacto, la legislación de riesgos laborales se puede resumir en un artículo: la empresa (el empresario) siempre tiene la culpa.}

Una empresa, cuando aumenta de tamaño, reduce sus costes medios y marginales, lo cual aumenta su capacidad de aumentar el margen manteniendo o reduciendo el precio. Es lo que se llama “Economías de Escala”. Cuanto mayor es la empresa en volumen de ventas, más margen obtiene para invertir e innovar, más productividad por empleado y por factores productivos. En suma, se haca más resistente a la competencia exterior, más dotada de capital, y más dura contra los embates externos a la empresa.

Como se ve en el gráfico del autor citado, el número de empresas con más de 50 trabajadores se reduce drásticamente, pues su vida fiscal y laboral se endurece radicalmente. Al llegar a 50 trabajadores, las empresariales hacen malabarismos para no crecer más.

d14c5bdff1caff8a8216e5e34462eedf2ed0921f.jpeg

Así es muy difícil que empresas pymes lleguen a convertirse en fuertes multinacionales que sean dominantes en precio. Las empresas españolas son la mayoría precio aceptantes, con márgenes estrechos, por lo que cualquier soplo de viento las elimina del mercado, externo, pero también interno, pues en España también compiten con las extranjeras. Ademas, al crecer la ex pyme deja hueco para nuevas pymes.
Eso explica un mal español que contribuye a reducirnos a la categoría de país mediano. No es más que un cachito de ese inmenso agujero negro de España que es la ausencia, imterruptus, etc, de Libertad de mercado.

El izquierdismo soterrado, o no tanto, que padecemos como nación víctima de la envidia es un cáncer para la economía.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 6 comentarios
Por hay van los tiros de que no salgan empresas grandes...
Deberían hacer como el fútbol hacer divisiones y los que merezcan subir de categoría se les apoya con ayudas pero no se les machaca como se hace y de esa manera todas se moverían para ser competitivas y productivas todas mostrarían interés para crecer....jajajs
28/09/2020 14:34
En respuesta a Pepe Mary
Las empresas buscarían buenos profesionales con lo que obligaría a la masa trabajadora a ser mejores para optar a puestos de trabajo que se generarían con la aparición de nuevas Pymes y autónomos con ganas de progresar generando una gran motivación ...jajaja
Deberían inspirarse en el mundo deportivo ...jajaja
Con un poco de imaginación se arreglaba el problema...jajajs
28/09/2020 14:46
Sí la culpa la van a tener los discapacitados y los planes de igualdad jajajaj, el que escribió eso debe enterarse de que las plazas de discapacitados están subvencionados y como carácter social que tiene la empresa es de lo más lógico que contribuya a la sociedad ayudando a dar trabajo a personas que no lo tienen tan fácil, con la ayuda del Estado. A más de uno le gustaría usar la solución final de los años 40 según veo día tras día, de vergüenza.
29/09/2020 07:46
España figura con el ranking de 30 en la "facilidad para hacer negocios".
Destaca por lo negativo la facilidad para iniciar un negocio. Acercarse a 50 ya es todo un logro.
Por la parte positiva las facilidades a la exportación.
Con el Brexit y con las secuelas económicas del COVID seguramente descenderemos en este ranking durante los próximos años.
De momento en el puesto 30 estamos delante de China que ocupa el puesto 31.
01/10/2020 15:02
En respuesta a Enric Vert
Me parece muy bien, pero yo no hablo de eso, sino de los obstáculos fiscales a aumentar de tamaño y lo que eso implica. Por otra parte, no sé si es fiable el BM como fuente. España siempre ha sido un viacrucis de papeleo para abrís un negocio. Pero repito, no hablaba de eso.
01/10/2020 15:09
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos