Pero, ¿quién crea el dinero?

3 de agosto 2
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
4º en inB
4º en inB

He quedado un poco consternado con la escasa repercusión de mi artículo “Banco Central, banca. Dinero. ¿Quién lo crea?” En parte he  entrado en un terreno novedoso, aunque ya ampliamente aceptado, como se ve en la bibliografía, que aquí repito, por las instituciones más respetables. 

Fuentes (HT a Cullen Roche)
1 – Inside Money and Outside Money, Lagos R. 2006. 
2 – Repeat After Me: Banks Cannot And Do Not “Lend Out” Reserves, Standard and Poors, 2013
3- Money, Reserves, and the Transmission of Monetary Policy: Does the Money Multiplier Exist?, Federal Reserve, 2012
4 – Banks are not intermediaries of loanable funds — and why this matters, Bank of England, 2015
5 – Understanding the Modern Monetary System, Roche C. 2011.  

En parte, también, ha sido culpa mía, por deficiencia en la expresión. Además, en los manuales de la universidad todavía se cuenta la historia antigua, la de la banca intermediaria que por el multiplicador bancario crea dinero sobre las reservas líquidas que tiene. Todavía hay economistas, como Krugman, que se adhieren a la creencia de que la banca crea dinero a partir de un depósito de un cliente o del Banco Central (BC). Esta visión de la banca como intermediaria que crea dinero en proporción a sus pasivos es falsa, como intenté demostrar. Eso no quiere decir que el BC no cumpla un papel de cobertura en caso de huida de depósitos que podría hacer quebrara a toda la banca. Cuando un banco necesita liquidez, acude al mercado interbancario, en el que está vigilante el BC para que el gran mercado de la liquidez vaya fluido. 

Pero eso no quiere decir que un banco ha de esperar a disponer de un depósito para dar un crédito. Es al revés. Cuando un cliente pide un crédito, el banco se lo da si cumple las condiciones de fiabilidad, y le abre un depósito en el que deposita el préstamo para que el cliente disponga de él. El Banco ha engordado su balance con un activo (frente al cliente, que le debe la devolución del préstamo) y un pasivo, el depósito, que es un activo del cliente, y que es un incremento del dinero en circulación. Cuando necesita reponer fondos, como hemos dicho tiene la garantía de que BC actuará como prestamista de última instancia, al tipo de interés oficial (que es el que, mediante sus operaciones de mercado abierto, mantie en el nivel que quiere. Cuando se dice “la FED ha subido un cuarto de punto su tipo de interés, se refiere a ese tipo que rige en el interbancario). 

La prueba de que esto es así la ofrece la Banca de Inversión, o “Shadow Bank”, que no está bajo el paraguas del BC. Esta banca también concede créditos sin esperar a ver cuántos fondos líquidos tiene. 
En realidad, la restricción que tiene el banco en cuenta es su balance y su ratio de capital que le marca la ley. No puede conceder las crédito que exceda dicho ratio, y si quiere hacerlo tendrá que hacer una ampliación de capital o bien dar de baja - liquidar - otro activo de la misma cuantía. 
En suma, un banco no espera a tener determinados fondos para conceder un crédito, si éste no lleva el activo al límite de la ratio de capital exigida. A posteriori cerrará sus posiciones abiertas, de tesorería y resto de balance, gracias al interbancario. 

Por cierto, en este mercado los bancos más importantes son dealers, que quiere decir que dan precio de compra y de venta por la liquidez, y es un mercado tan profundo y amplio que las diferencias entre ambos precios son mínimas. Eso sí, las trasancciones son tan voluminosas que que esas escasas diferencias determinan grandes ganancias o pérdidas a los bancos implicados. 

Resumiendo: el balance es más determinante que la liquidez disponible a la hora de conceder un crédito. El límite de la creación de créditos es la ratio de capital de la banca. Al conceder un crédito, la banca crea dinero de la nada (o del aire, como dice en inglés: from thin air) y no es el BC el que lo hace. Esto implica que en la creación de dinero intervenga tanto la demanda como la oferta de crédito,  y ahí sí que puede influir el nivel del tipo de interés. 

El BC es el prestamista de última instancia que cuando no existía había recurrentes huidas de depósitos y quiebras del sistema, por mucho que se empeñen en creer algunos soñadores que el patrón oro lo evitaba. Creer eso es como creer que la naturaleza humana es buena... por naturaleza. 

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 2 comentarios
Está usted muy equivocado. El dinero, lo crean las expectativas que recibimos en el presente, sobre proyecciones que sucederán en el futuro. y sino, pruebe ud, a darle un crédito hipotecario a un indigente. La proyección que nos confirma, que en el FUTURO, no podrá devolver la cantidad de dinero prestada IMPIDEN que le otorguemos un crédito; ahora bien, x la misma cantidad, le llega a su sucursal Amancio Ortega ¿le denegará el crédito?
Luego el dinero, no se crea nunca del aire, sino con el esfuerzo y el sudor que realizaremos en el futuro. y lo demás, en mi opinión, es cuento.
09/09/2018 15:58
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad