No actuamos según lo que algo es, sino según lo que parece

30 de octubre, 2013 4
Redactor en VAVEL Economía y Mundotrading.net | Fundador del blog La ciudad del Trader | Ganador al mejor blog de estudiantes de El país por... [+ info]
Redactor en VAVEL Economía y Mundotrading.net |... [+ info]

bb67df5999ea42d82e6cc633ebd41c74.jpg


Vaya por delante que no estoy diciendo nada nuevo, todos sabemos, aunque muchas veces no seamos conscientes de ello, que no actuamos según lo que vemos, sino según lo que creemos o queremos ver. Si han leído sobre psicología de trading estarán hartos de leerlo y escucharlo pues muchos autores y traders hacen referencia a ello. Sin ir más lejos, a pesar de que remarca esto durante todo el libro, el capítulo 5 del libro Trading en la Zona está dedicado estrictamente a este tema.

Había leído muchas veces sobre psicología del trading, y sobre estos temas aplicados al mundo de la inversión entorno, sin embargo, jamás había escuchado sobre otros ejemplos sacados de otro ámbito. Los que les traigo pues es  el enfoque sobre administración de empresas a partir de las relaciones humanas de Elton Mayo, enfoque apoyado en un experimento realizado por él, que se denomina "Experimento Hawthorne".

¿Que nos dice el experimento?

El experimento tiene cuatro fases y su finalidad es estudiar la productividad de los trabajadores con el objetivo de mejorarla. A pesar de que el experimento tiene cuatro fases(Primera fase del experimento de Hawthorne | Segunda fase del experimento de Hawthorne (Sala de prueba para el montaje de relés) | Tercera fase del experimento de Hawthorne (Programa de entrevistas) | Cuarta fase del experimento de Hawthorne (Sala de observación del montaje de terminales)), nosotros para el objetivo que perseguimos con este artículo solo desarrollaremos el primero.

Primera fase del experimento de Hawthorne

La Western Electric Co. fabricaba equipos y componentes telefónicos y en la época en la que se realizaron los estudios, practicaba una política de personal bastante flexible y muy orientada al bienestar de los trabajadores: buenas condiciones de trabajo, buenos salarios y plan de incentivos, comedor en la empresa, entre otros servicios al personal. A pesar de que las condiciones laborales y prestaciones de esta empresa eran de las mejores que pudiera encontrar un trabajador de la época, los trabajadores de la Western Electric Co. eran poco productivos, se mostraban descontentos con la empresa y aunque hacían pocas huelgas su opinión sobre la forma de administrar la empresa y el trato que recibían era crítica y notoriamente negativa. 

Siendo conscientes de este malestar, los administradores de la Western Electric Co. decidieron analizar el origen del problema con la intención de tomar medidas que permitieran su solución. Con este fin, y creyendo que una mejora en determinadas condiciones físicas del trabajo sería la solución, contrataron a un grupo de ingenieros, en un principio, y posteriormente al Psicólogo Elton Mayo, para realizar una serie de estudios y experimentos. 

Durante la primera fase de los experimentos se seleccionaron dos grupos de obreras que ejecutaban la misma operación, en condiciones idénticas: un grupo de observación trabajó bajo intensidad variable de luz, mientras que el segundo de control trabajó bajo intensidad constante. Se pretendía averiguar qué efecto producía la iluminación en el rendimiento de los obreros. Los observadores no encontraron una relación directa entre las variables, sin embargo, verificaron con sorpresa la existencia de otras variables difíciles de aislar, una de las cuales fue el factor psicológico: las obreras reaccionaban al experimento de acuerdo con sus suposiciones personales, o sea, se creían en la obligación de producir más cuando la intensidad de la luz aumentaba, y producir menos cuando disminuía. Ese hecho se comprobó al cambiar las lámparas por otras de la misma potencia, aunque se hizo creer a las obreras que la intensidad de la luz variaba, con lo cual se verificó un nivel de rendimiento proporcional a la intensidad de la luz bajo la cual aquellas suponían que trabajaban. Aumentaron la producción cuando creyeron que la intensidad de la luz aumentaba, aunque en realidad era menor; y redujeron la productividad cuando creyeron que la intensidad de la luz era menor, aunque en realidad fuera mayor. 

Por otra parte, se observó que el grupo de control, en el cual no se introdujo ningún cambio en la iluminación, también experimentó sucesivas mejoras en su nivel de producción. Estos resultados fueron explicados por lo que hoy conocemos como “Efecto Hawthorne”, efecto por el cual cuando se realiza un estudio, las personas involucradas en el mismo modifican su comportamiento de una manera inconsciente, y cumplen mejor las tareas asignadas, solamente por el hecho de estar incluidas en un estudio y saberse observadas. 

En conclusión, se comprobó la primacía del factor psicológico sobre el fisiológico: la relación entre condiciones físicas y la eficiencia de los obreros puede verse afectada por condiciones psicológicas; la productividad no dependía tanto de las condiciones físicas del trabajo sino de factores psicológicos.

Conclusión

Es tras leer esto, que nos damos cuenta de lo psicológicamente débiles que somos los seres humanos por naturaleza, y  por ello es que hacer trading se convierte en algo realmente difícil en los comienzos(donde muchas personas quedan estancadas sin saber por qué), con una mente acostumbrada a reaccionar de forma contraria a la que exige el trading. El pensamiento de las personas que interaccionan en el mercado bursátil es tan dinámico como el pensamiento de los obreros cuando les cambian la luz, los someten a un experimento o simulan cambiarles la intensidad de la luz. Sí que hay mucha gente preparada, muy preparada con conocimientos amplios sobre la materia, pero incluso a éstas la mente les juega malas pasadas en diversas ocasiones, imagínense pues en tantos otros casos que personas, sin siquiera conocimientos, se aproximan a los mercados.



Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 4 comentarios
Mucha razón y coherencia en vuestras palabras. Eso, es decir, reconocerlo es gran parte del camino, pero no estamos "preparados" para aceptar nuestra imperfección en ese sentido, para aceptar nuestro fracaso. Pero una vez se asimila que cualquier cosa es posible y que lo nuestro, nuestra opinión y percepción por muy convencidos que estemos puede ser rebatible todo cambia para bien. Un saludo y gracias por comentar !
31/10/2013 00:08
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Etiquetas destacadas

Publicidad