Minsky Momentum

4 de agosto 3
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
4º en inB
4º en inB

En mi blog - que yo llamo aquí “Visite nuestro Bar” -, tengo un comentario que me ha caído en gracia, y es el siguiente:

Cambiando un poco el tema si se me permite, ¿hay alguna entrada en el blog que se haya hablado sobre la futura crisis del 2020?, puede resultar absurda tal crisis como tantas que se ha predicho y nunca sucedieron, pero estaría bien un análisis desmintiéndolo o por el contrario dándolo como "razonable" y posible.

A lo que he respondido, 

No, en este blog no se ha puesto fecha a la próxima crisis, porque es imposible predecir. ¿Como sabe ud que serán en 2020? Puede ser, no le quito la razón, pero no hay motivos de peso para afirmarlo. Minsky predijo que la economía capitalista era inherentemente inestable, pero no predijo ninguna fecha. Predijo que la economía financiera tienen a producir endogenamente sus propios desequilibrios, pero dese cuenta de que sí fuera posible posiboe la FED echa exacta de una crisis, esta o se produce peoduciria, o se adelantaría.  Una crisis en 2020 es posible. Hay factores que jugaron un papel en 2007 y Han empeorado, en primer lugar la deuda pública y privada. Pero, ¿sabemos qué puede desencadenar un aumento crisis de impagos y de caídas de los mercados? Ni idea.  Lo que ud pide esta más relacionado con la nigromancia. Otra cosa es que pocos economistas supo ver que en 2007 la situación financiera era imposible. Nos embelasamos todos con la “Great Moderation”. Minsky nos hubiera puesto a parir. 

Me ha hecho gracia porque, como todo el mundo que sigue Inbestia sabe, los gurús más conspicuos llevan meses intentando augurar cuándo se producirá la próxima crisis bursátil. No suelo estar de acuerdo con el método que emplean, que suele ser intentar pronosticar la próxima recesión, la cual sería la causa de la próxima crisis. No suelen suceder las cosas así, sino al revés: los temblores financieros son la causa de las recesiones, no al revés (y esto le añade impredictibilidad). Pero qué duda cabe que si hubiera una recesión endogena, los mercados temblarían. Supongo que es lo que piensan los del modelo RBC (moldeo del ciclo real), que opinan que los recesiones son causadas por choques de baja de productividad que bajan los salarios e incitan a los trabajadores a trabajar menos, bajando la producción y creando recesión; hablé de esto hace poco, en “El modelo del Ciclo Real. Una visión clarificadora”...
Lo que pasa es que no hay quien se crea dicho modelo del Ciclo Real. ¿Que los trabajadores dejan sus mesas de trabajo o sus aperos y se van a casa para disfrutar de más ocio, porque el salario ha bajado? Y la mujer se queda tan contenta y le dice al  marido, “bien hecho Joaquín, nos iremos a las islas Maldivas a pegarnos unas vacaciones”... no, rotundamente no. 
La causa de las recesiones y de los ciclos es el mundo financiero, que es donde cotizan las expectativas, que son sobre las que giran los cambios de tendencias. Esto lo dijo Keynes y lo profundizó Minsky, uno en 1936 y el otro en los años 1950, pero quedaron aplastados por el paradigma superior, la síntesis neoclásica, que inventó y bautizó Samuelson (siguiendo a Hicks), síntesis que pretendía haber absorbido a Keynes. 
Pero Keynes no era absorbible por un modelo de equilibrio, porque para él el equilibrio no existía. Minsky, por su parte, definió la economía como algo en creciente inestabilidad entre la euforia y el desencanto, entre dos excesos difíciles de evitar. Y, ciertamente, donde se manifiestan antes y con más fuerza esa euforia y ese desencanto es en el mercado financiero. 
Si a alguien, como a los empresarios geniales de hoy en día, digamos Steve Jobs, de Apple, se le ocurre una idea que puede crear riqueza, lo primero que hace es buscar financiación, capitalistas, emitir acciones, crear un capital social, etc. Y a medida que crece la empresa crecen las complejidades financieras que la rodean, ya sea para atraer más capital, ya sea, por el contrario, para disminuir su dispersión y no perder el control. Ahí es donde se cuecen los ciclos, porque todo eso despierta el apetito por participar en el suculento pastel que se está cociendo o, por el contrario, los Animal Spirits keynesianos se funden como un souflé - por culpa de otra empresa que ha despertado determinados temores, o por una subida de tipos de interés, o por razones que nadie puede prever - y los valores caen. Luego, a posteriori, se puede investigar, pero el momentum no lo sabe nadie. Porque, repito, si se supiera con antelación, o bien se evitaría, o bien se adelantaría. Si la gente supiera que el día tal de tal mes de tal año iba a caer La Bolsa estrepitosamente, no duden que caería estrepitosamente antes. ¿A qué esperar? Por otro lado, si el gobierno viera con antelación  lo que iba a pasar, y anunciara que iba a poner el tipo de interés a cero y suplir la demanda privada con inversiones públicas, La Bolsa no caería. Por cierto, es así como China fue el único país que en 2009 creció con fuerza. Con política puramente keynesiana, como nos cuenta Wren-Lewis.

As Tooze recounts, China’s reaction was swift and bold. In November 2008 it announced a stimulus package of public spending worth 12.5% of GDP. (The Obama stimulus package, by comparison, was around 5% of GDP.) “Over the days that followed [the announcement], across China, provincial party meetings were hurriedly convened …” Within a year 50% of the stimulus projects were underway. Some of this stimulus paid for what Tooze describes as “perhaps the most spectacular infrastructure project of the last generation anywhere in the world”, the Chinese high speed rail network. Monetary policy was also relaxed. 
In 2008 as a whole, before the stimulus and hardly touched by the collapse in world trade, Chinese GDP grew by 9.6%. In 2009, when GDP in the advanced countries fell by 3.4%, Chinese growth was 9.1%. The stimulus package had filled the whole left by collapsing Chinese exports. (Source)

Nos acercamos a un Minsky Momentum. Eso es indiscutible, pero como he dicho, será inesperado, o podría ser atrasado a perpetuidad, como en China. Nadie sabe. Pero dado como piensan nuestras autoridades (como comenté en “Banca, Banco Central. Dinero. Pero, ¿quién lo crea”?, Bernanke confesaba no saber muy bien por qué el QE había funcionado) , lo más probable es que haya una caída de bolsa importante, con impagos de deuda, quiebras y demanda infinita de liquidez. Es lógico, las autoridades se tientan la ropa antes de tomar una decisión. Tienen que templar gaitas con la oposición - ¡por eso China pudo hacer lo que hizo contundentemente! - y cuando toma la decisión, han pasado semanas o meses. Es inevitable. Recuerden la majadera reunión de Botín y Zapatero, en mangas de camisa, como si fueran los amos del mundo, para demostrar que no pasaba nada grave mientras ellos estuvieran en la cumbre. Mientras, Bernanke, Paulson y otros pocos lucharon por aunar esa voluntad política que dio origen al QE, a la intervención bancaria, y a la Ley de aumento del déficit de Obama. En 2009 EEUU ya estaba creciendo. Pese a los obstáculos, EEUU demostró que se podían hacer cosas, con voluntad y convicción de unos pocos. Los citados movilizaron a los poderosos del sector privado y público, frenaron la quiebra de la banca, y pusieron la economía en marcha. 

Visite nuestro bar

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 3 comentarios
Y por lo que usted dice la economía nunca podrá ser una ciencia.
Los cuerpos celestes se mueven con independencia de los libros de física que hayamos leído o no.
En la economía por el contrario los modelos conceptuales que tenemos, o no, determinan su comportamiento.
05/08/2018 11:54
antiguo usuario
Pues como decía mi abuela se desnuda un santo y se viste otro, los ciclos viene a ser algo parecido ,jajaja
06/08/2018 08:28
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad