Mientras tanto, en China

27 de noviembre, 2022 0
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
1º en inB
1º en inB

Henderson en The Telegraph 

Xi Jinping, el nuevo líder supremo de China, confía en su capacidad para sofocar la disidencia popular. Ha drenado miles de millones de fondos estatales para crear una red orwelliana de seguridad nacional digital para detectar y reprimir las críticas hacia él y el Partido Comunista. Pero ha fallado. El desafío de Covid ha resultado demasiado agudo e incluso el bloqueo más estricto ya no silencia los gritos de los ciudadanos oprimidos de China.
Cuando el Dr. Li Wenliang reveló por primera vez en lw web el brote de Covid en diciembre de 2019, las autoridades chinas lo acusaron de fabricación subversiva. No se impimplementaron medidas de bloqueo durante unas tres semanas. Poco antes de su muerte por el virus, dijo a los periodistas que “una sociedad sana no debería tener una sola voz”. Antes de que la censura acabara, las redes sociales se inundaron brevemente con expresiones de solidaridad con el Dr. Li. Tres años después, a pesar de las draconianas medidas de "bloqueo estricto" promovidas por el propio Xi, el covid sigue propagándose, mientras que las redes sociales logran cada vez más proyectar voces disidentes. Ahora están en las calles.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos