Me sucedió algo “paranormal” durante el confinamiento

18 de marzo 12

Uno de esos días de la marmota que vivimos durante el confinamiento del año pasado, resulta que me sucedió lo siguiente:

Me despierto, abro un ojo y miro hacia la puerta, puerta que cuando duermo está siempre echada para allá, no cerrada, pero casi, casi, casi.

Miró y no se ve que entre ni una pizca de luz, así que me digo, buenuuu, todavía falta sabe Dios cuanto para que suene el despertador.

Yo sólo duermo bien boca arriba,  de lado nada y boca abajo pues tampoco, en este último caso, no sé cómo me las apaño, pero suelo despertarme con un dolor en el cuello, así que duermo boca arriba, pero de vez en cuando hago excepciones.

Y esta vez hice una de esas excepciones, me sentí bastante despierto y pensé que tal vez faltaba una media hora o así para que sonara el despertador y en aquellas fechas a esa hora ya asomaba luz por la puerta echada para allá.

Como estaba o parecía estar, demasiado despierto para dormir algo más boca arriba, decidí intentar dormir algo más boca abajo.

Insisto en que estaba perfectamente despierto, detalle a tener en cuenta por lo que sucederá a continuación.

Me doy la vuelta en la cama, me pongo boca abajo, recordando que lo más seguro es que si duermo un pelín más, seguramente me despierte con algo de dolor en el cuello.

No tenía ganas de pensar en nada, ya bastante pensaba durante el día en aquellos días “extraños” o “estrambóticos”.

El caso es que no quiero pensar nada más, quiero dormir un pelín más antes de que suene el despertador, me digo a mí mismo:

-Calla la boca pavito, mira la oscuridad y no la pierdas de vista.

Este es mi gran truqui para dormir en cualquier situación y pase lo que pase.

Sólo me dio tiempo de pensar esto,  tras apoyar mi carita en la cama, boca abajo, cuando SUCEDIÓ.

Allí estaba yo, con los ojitos cerrados, mirando la oscuridad para volver a quedarme sopa, cuando de repente noté VIENTO, en la cara, fue como si soplara una especie de ventilador en mi cara, el aire no era ni frío ni caliente, creo que duró como diez segundos, estuve consciente todo el tiempo, alucinando, tranquilo, eso sí, pero con los ojos cerrados mientras duró esta historia.

Los tuve cerrados, porque supe de alguna manera, que algo o alguien estaba soplando ese viento hacia mi carita.

Cuando terminó, analicé esto por todos los lados y lo califiqué como una de las cosas más raras y paranormales que me han sucedido en la vida.

Tras unos minutos, abrí mis ojitos.

Yo tengo los ojos alelados, eso significa que veo borroso, por delante y a los lados (risitas enlatadas), vi perfectamente como por  el pequeño espacio que dejaba la puerta echada para allá, asomaba un poquito de luz, luz que yo veía borrosa, pero la veía.

La puerta estaba como siempre, no se había abierto.

Me levante y examiné todas las ventanas y todas estaban cerradas, lógico y normal pavito, ¿Qué esperabas que se abrieran solas?.

El caso es que no le encontré ninguna explicación de tipo racional.

¿Le ha pasado a alguien algo de este estilo?.

Me quedaron y me siguen quedando un montón de dudas.

¿Qué era ese viento? ¿Qué o quién sopló ese “viento” en mi cara?, Y  si alguien o algo hizo esto, ¿con qué intención?.

¿Fue una especie de fallo mental?, ¿algo que se inventó mi mente?.

Cuando me levanté de la cama, tuve la sensación de que algo nuevo había entrado en mi cerebro, pero ese algo, era algo , en algún sentido, bueno para mí.

¿Por qué esta sensación?

¿Qué pasó?

 

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 12 comentarios
Hola Pavito, tuviste un sueño hipnagógico.
En el caso de las alucinaciones hipnagógicas, se trata de pseudoalucinaciones que pueden ser auditivas, visuales o táctiles y que se producen en el tránsito de la vigilia al sueño profundo. En esa fase las personas que las sufren pueden escuchar voces, ver imágenes o sentir que alguien les toca el cuerpo.
19/03/2021 08:36
En respuesta a José Javier Rodriguez Cerdá
¡Yupi! una explicación racional.
Claro que, si en vez de lo del viento en la cara, me huebra pasado la versión que comentas de escuchar voces y sentir que alguien me toca el cuerpo estando sólo como un mono, me hubiera llevado un susto de cinco estrellas.
20/03/2021 16:43
En respuesta a Pepe Mary Fer
¿Paranormal-paranormal?, ¿quieres decir un...¡glusp!... extraterrestre?
¡no se me había ocurrido!
¡Vaya!, eso explicaría muchas cosas, ya sabes, los extraterrestres pueden atravesar paredes, pueden viajar hacia delante y hacia atrás en el tiempo y por lo visto, suelen elegir a sujetos solitarios y confinados a los que abanicar bien abanicados en mitad de la oscuridad mientras duermen o en mi caso, intento volver a dormir como un buen monito.
22/03/2021 16:33
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos