Los Bonos basura: Las posibilidades de inversión

30 de mayo, 2013 0

En el artículo anterior, Los Bonos basura viven su época dorada, vimos y repasamos la historia de este tipo de activos, así como lo extraordinaria de su situación actual y las perspectivas de futuro.

Así que una vez realizado el análisis del sector, en este artículo me voy a centrar en revisar las posibilidades de inversión que este nos ofrece, porque no están tan fuera del alcance como a muchos les podría parecer.

LA COMPRA DE BONOS

La primera opción podría ser la compra directa de bonos de empresas con mala calificación financiera, ya que así conseguiremos invertir el capital en un activo que nos reporta un alto rendimiento.

A favor de esta opción está que si realizamos un buen análisis y adquirimos bonos en empresas en situación de sobreventa, en medio de una situación de pánico, que además se encuentren en una mejor situación que la que aparenta a simple vista, conseguiremos una mayor rentabilidad que la que debería a priori.

En contra está que las rentabilidades ofrecidas se encuentran en mínimos históricos, y por tanto es bastante sencillo invertir en bonos de una compañía con un alto riesgo en el medio/largo plazo por una rentabilidad que no compensa. Aquí hay que recordar que equivocarse con la decisión puede comportar una perdida total del capital invertido, no solo de los intereses.

Otro factor en contra sería que este, a diferencia del mercado de Renta Variable, es mucho menos liquido, por lo que tanto las oportunidades tanto de entrar como de salir airoso de este tipo de inversión se reducen sustancialmente.

Los ETFs

Un clásico de mis artículos, y que en este caso mantiene las características que los hacen tan deseables.

Por un lado ofrecen exposición genérica a un mercado que de otra parte es de algo difícil acceso y reservada en parte a expertos que se dedican a investigar compañía por compañía las mejores opciones del mercado. Así que mediante los ETFs podemos conseguir beneficiarnos de la tendencia general de este mercado sin ‘mojarnos’ demasiado apostando a una solo opción.

Otro factor favorable sería el alto volumen que negocian diariamente algunos de los ETFs mas representativos de este sector, como podrían ser el SPDR® Barclays High Yield Bond ETF (JNK) o el iShares High Yield Corporate Bond ETF (HYG).

Las directrices de orientación de ambos fondos son muy similares, y por tanto su comportamiento también anda a la par. Ambos tratan principalmente de replicar el indice que realiza Markit sobre este segmento de bonos de baja calificación, el Markit iBoxx® USD Liquid High Yield Index.

En el siguiente grafico podemos ver la distribución de activos de uno de ellos en base a la calificación de sus activos. El 99% se encuentra en activos por debajo de la ‘BBB’.

3e90812c633996733546ab6ae28817bc.jpg

Viendo los gráficos de ambos ETFs, vemos como lógicamente se encuentran en máximos, a pesar de haber perdido fuerza relativa contra el S&P recientemente.

bd66cd80a665d9ba4d4465e352dafc61.jpg


e820ab4debd3fefbe7f6284e5582ecb6.jpg

Un dato interesante a tener en cuenta además de importante, es la alta volatilidad que sufren este tipo de activos. Si bien es normal que la volatilidad sea asimétrica, siendo esta mucho mayor durante las caídas que durante las épocas de subida, para los High Yield, esta asimétrica es mucho mas marcada que en mercados de Renta Variable, como las bolsas.

Como siempre estos activos ofrecen las 2 posibilidades de inversión, largos y cortos.

Entrar largos tiene la ventaja que es la operación a favor de la tendencia actual, que además es la estrategia que se encuentra apoyada por la FED, y sus programas de estímulo.

En contra, se trata de una estrategia que se beneficia de la reducción de los tipos de interés en los bonos de alto rendimiento, por lo que después de lo visto parece ser una estrategia con un recorrido bastante limitado de cara al futuro, lo que además nos daría un Risk/Reward algo horroroso si tenemos en cuenta lo que pasaría con el precio en caso de tormenta bursátil.

Así que la otra opción sería la de posicionarnos cortos. Sin duda esta sería, como he comentado, una estrategia altamente interesante en caso de aparición de problemas en los mercados,  en caso de una eventual finalización o contracción del QE, o de un repunte en el número de quiebras. Lo bueno es que en caso de que ocurriera algo de lo comentado, el movimiento a la baja, además de importante sería rápido.

En contra de este posicionamiento, está que nada de lo comentado en el párrafo anterior ha sucedido, y no sabemos cuando va a ocurrir. Por eso a día de hoy, está estrategia podría tener sentido como cobertura de posiciones en una cartera, ya que es probable que sea una estrategia que en el corto plazo se encuentre ligeramente en negativo durante un período de tiempo, pero que a cambio nos protege en caso de problemas.

Una vez vistos todos los puntos de vista posibles de la inversión en bonos basura, ya solo queda que cada uno reflexione sobre que posicionamiento le interesa mas, si es que ve potencial en alguno de estos.

Si no te quieres perder futuros artículos, sigue mi blog o mi cuenta de Twitter: @antonipedra

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad