La teoría falaz de la MMT

6 de diciembre, 2019 5
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
10º en inB
10º en inB

En Cullen Roche, una interesantísima disquisición sobre la teoría Modern Monetary Theory, o la MMT. Esta teoría, la Teoría monetaria Moderna, dice que mientras la inflación sea estable, el Estado tiene recursos ilimitados mediante la emisión de dinero, pues el Banco Central pertenece al Estado, y podría comprar toda la deuda estatal emitida por éste sin limitaciones, de modo que el Estado tendría un poder ilimitado de gasto. Si el sector privado fallara en su demanda, el Estado podría sustituirle perfectamente con el nuevo dinero emitido. No necesita impuestos para financiar el gasto, en realidad, puesto que el es “deudor y acreedor de sí mismo”, y subiendo o bajando el balance de saldo siempre equilibrado de su deuda y su crédito entre el gobierno y el banco central, podría controlar la cantidad de dinero necesaria para mantener el gasto público en el nivel deseado. Los impuestos sólo tienen una función redistributiva de la renta y la riqueza de ricos a pobres. 
Cullen Roche demuestra que éstos es una falacia: los impuestos son una parte esencial de la financiación pública, como lo son los ingresos para el crédito de cualquier particular. Un particular puede vivir con ingresos corrientes cero durante cierto tiempo, pero cuando tenga que pagar las cuotas de intereses y amortización, no podrá acudir a otro crédito. Esto tendría un corto recorrido, más o menos prolongado según sea la información que tenga el acreedor. Necesita que sus ingresos corrientes, de un sueldo o de una pensión, sean iguales o superiores a esas cuotas. 
Idem para el Estado. Éste puede saldar sus deudas con la emisión de dinero, pero no ilimitadamente. Necesita que los gastos sean a la larga productivos, de manera que generen unos ingresos impositivos superiores a las cuotas de devolución de la deuda. Si no, la masa monetaria crecerá sin límite, y los acreedores fruncirán el entrecejo y demandarán más prima de riesgo para financiar a tal estado, de modo que los intereses devengados subirían por encima de los ingresos corrientes. 
A esto responderían los de la MMT que no hay acreedores, salvo el banco central, que es del Estado. Éste es acreedor y deudor de sí mismo. Pero esto tiene un límite temporal y al final se necesitarán impuestos productivos para que la inflación no degenere en hiperinflación. Ademas, sí hay acreedores del sector privado, que comenzarían inmediatamente a desconfiar del programa MMT y elevarían su prima de riesgo al sector privado. Claro que me temo que los de la MMT dirían, ¿para qué un sector privado? El caso es que el sector privado sufriría en sus carnes la mala praxis del sector público. 
¿Realmente puede aceptarse que el Estado puede hacer malabarismos con su deuda de tal manera que siempre es amortizable mediante la emisión de dinero? Desde luego Keynes nunca lo creyó, salvo para una etapa de recesión en la que se contrae la inversión privada y el gobierno puede sustituirla, con la expectativa de que una vez restablecida, los ingresos fiscales aumenten y amorticen la deuda emitida. Pero esto supone que el gasto público extra ha sido productivo y ha creado ingresos fiscales. Es decir, todo lo contrario de que dicen los MMTs - y lo que hizo Zapatero en 2009 con su plan E, que fue tirar dinero a las alcantarillas. Hay que recordar, además, que el sector público no está desligado del privado, y que lo que hace afecta a éste vía expectativas. Y expectativas de que el Estado va a hacer bulerías con su deuda, inmediatamente repercute en los intereses pagados por el sector privado. Recuérdese el efecto del plan E en los tipos de interés de la deuda y la crisis del euro en 2012. 

Así lo expresa Cullen Roche, de quien me gusta especialmente que correlaciona el número de personas ricas con la riqueza el pais. Dice, “Después de todo, un mundo con menos gente rica es solo un mundo con menos recursos. Los países ricos no son solo capitalistas de amigos que se vuelven locos (aunque podría haber un elemento de eso). Son países donde las personas han producido cosas que los mercados subyacentes y los consumidores valoran, recompensando así a ciertas personas (generalmente los fundadores de empresas) con riqueza. Sí, esa riqueza puede estar distribuida de manera desigual a veces y eso plantea un problema diferente, pero un país que sea rico en conjunto es un envidiable problema.” 

Le dejo la palabra:

“A la gente de la MMT le gusta decir que los impuestos no financian el gasto público y que el gobierno no necesita ingresos para gastar. Esto está mal en un sentido muy básico. Después de todo, en teoría nadie necesita ingresos para gastar porque podemos gastar a crédito. Mientras tenga un acreedor dispuesto, tiene poder adquisitivo. A nivel agregado del sector privado, todas las cosas que MMT dice sobre los gobiernos serían ciertas: no pagarían sus deudas, expandirían sus balances de manera endógena, podrían crear dinero, monopolizar ciertas formas de dinero, si ahorran demasiado puede crear problemas, etc.”
Entendiendo esto: es importante tener en cuenta que los impuestos (y los ingresos de cualquier tipo) reflejan la producción pasada y el movimiento de recursos. Cuanto más producción puede gravar un gobierno, más poder adquisitivo tiene porque tiene más recursos para apoyar ese gasto. Esta es la teoría del dinero endógeno muy básica. Como puede ud. saber por su tarjeta de crédito, sus gastos no están limitados dólar por dólar por sus ingresos, pero su crédito está necesariamente limitado por su producción / ingresos. Este puede ser un punto confuso, pero es importante y es un gran agujero en la narrativa de la MMT.
Después de todo, la MMT dice que el gobierno no necesita impuestos para gastar. Entonces, si no necesita gravar para gastar, ¿por qué necesitamos gravar a las personas ricas? MMT dirá que debemos hacerlo por otras razones: reducir la desigualdad. Bien, pero pensemos en un mundo con menos gente rica o incluso sin gente rica. Después de todo, un mundo con menos gente rica es solo un mundo con menos recursos. Los países ricos no son solo capitalistas de amigos que se vuelven locos (aunque podría haber un elemento de eso). Son países donde las personas han producido cosas que los mercados subyacentes y los consumidores valoran, recompensando así a ciertas personas (generalmente los fundadores de empresas) con riqueza. Sí, esa riqueza puede estar distribuida de manera desigual a veces y eso plantea un problema diferente, pero un país que sea rico en conjunto es un envidiable problema.
Todo esto plantea su propio gran problema para MMT. Después de todo, sin personas ricas y los recursos que han producido, toda la narrativa MMT comienza a desmoronarse porque incluso en la narrativa MMT se necesitan recursos subyacentes y un país con mucha gente rica refleja un país con muchos recursos. Y esa riqueza nos ayuda a tener la capacidad de tener un gobierno más grande porque tenemos más recursos que respaldan esas necesidades. Esto es bueno. Y debemos luchar por esto. Pero lo que no debemos hacer es llevar esta narrativa al extremo y comenzar a decir que "siempre podemos permitirnos expandir los programas existentes" o “que no necesitamos impuestos para financiar el gasto” porque esto nos lleva a una pendiente resbaladiza de la inflación. teoría donde la implicación es que el gasto del gobierno crea su propia demanda de dinero. Esto es como una especie de versión distorsionada de la Ley de Say que dice: los países con altas inflaciones solo necesitan gastar más para reducir la inflación. W. T. F.¹
La conclusión es que todos financian la expansión de su balance al tener recursos subyacentes productivos y tener una imprenta (o la línea de crédito de Warren Buffett) no lo hace inmune al riesgo de contrapartida. Me agradaría tratar de reducir la desigualdad de rentas. Y no debemos permitir que los extremistas del otro lado del espectro nos asusten y piensen que el gobierno de los Estados Unidos está en bancarrota o se está quedando sin dinero. Pero tampoco debemos llevarlo demasiado lejos y comenzar a afirmar que el gasto del gobierno es autofinanciado. Ese es un puente argumental que va demasiado lejos y supone una teoría de la inflación que tiene prácticamente cero evidencia para sostenerse.
¹ - Este es posiblemente el elemento más interesante de esta discusión y también el más débil. Después de todo, los defensores de la MMT no parecen tener una teoría coherente de la inflación, aparte de repetir constantemente el tropo de que el gasto público está limitado por los recursos. Bueno, sí, pero si no necesitamos gravar otros productos, la implicación obvia es que la creación de dinero nuevo puede ser respaldada por los recursos que crea. Esto supone que el gasto del gobierno es productivo y crea la misma demanda que hace que su balance sea sostenible a largo plazo. ¿Es esta una teoría de la inflación bien respaldada? Me parece que no.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 5 comentarios
Centrándome en el primer párrafo, queda claro que, como teoría, pretende funcionar solamente en un entorno sin inflación. Y supongo que también en deflación. Más o menos como estamos ahora o como se encuentra Japón desde hace años.
La teoría choca con la práctica cuando las inyecciones de dinero no generan una contrapartida de producción, consumo e inversión. Sin esta contrapartida de rentabilidad de los recursos monetarios abocados, en cuanto asome la inflación (que creo entender es lo que la MMT implícitamente descarta) el sistema tendrá graves problemas. Eso sin contar el sector exterior, que será en parte acreedor por haber comprado deuda.
A corto plazo, incluso medio plazo, puede funcionar la MMT, aunque me parece que en este caso no difiere mucho del keynesianismo.
07/12/2019 18:25
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos