La mano invisible sobre el DAX

23 de junio, 2018 2
LUIS OCHOA MORENO Graduado en Derecho (U.O.C) Perito Judicial Tasador de Bienes Muebles e Inmuebles, colegiado por la Asociación... [+ info]
LUIS OCHOA MORENO Graduado en Derecho... [+ info]

Decía Guillermo de Ockham, al enunciar su ínclito principio de parsimonia, que, ceteris paribus, la explicación más sencilla, suele ser la más probable. Así, si tuviésemos que definir qué es el Mercado, podríamos decir, sin temor a errar, que éste se conforma como un concurso de voluntades, un lugar de encuentro de oferentes y demandantes. Sin embargo, esta descripción meramente formal, por exceso de asepsis no capta la esencia de lo que verdaderamente es el Mercado, pues se limita a contemplarlo como una entidad objetiva, un continente vacío, sin alma, en definitiva, una cosa. Y es que, la característica definitoria más importante del Mercado es, que se constituye como un ser vivo; y en nuestro afán analítico, ya sea fundamental o técnico, debemos acercarnos a él como tal y contemplarlo como un hito de nuestra creación con la mirada con la que observa el Padre al Hijo, pues el Mercado, es una imagen especular de nosotros, que aún con entidad propia, está hecha a nuestra semejanza. Es por ello que en ningún otro ámbito se da una expresión más clara de la cibernética de segundo orden, es decir, del efecto que causa el observador en lo observado, y esto es así porque lo observado forma parte del observador, y es condicionado por él hasta la manifestación paroxística del efecto pigmalión o profecía autocumplida, de manera que, si todos los que observan convienen en un mismo análisis de lo observado, al llegar a un determinado punto, lo observado se moverá en la dirección prevista como las aves al volar forman fractales en movimiento, no por volountad de la entidad pasiva, sino por el influjo del que mira.

Desde que Carl Menger enunciase la subjetividad del valor, enervando toda la teoría económica hasta entonces enunciada, tenemos claro que el precio de un producto no es más que el valor que le confiera a ese producto el adquiriente en un momento determinado, es decir, que descontando todo el coste de apropiación de la materia prima, desarrollo, elaboración, comercialización, etcétera., es en última instancia, el demandante, el que otorga valor a todo ese proceso previo, cuando decide comprar a un precio concreto. De la lectura de éste razonamiento podemos colegir dos consecuencias fundamentales; la primera, es que el valor de un producto es una cuestión meramente volitiva, es decir, de voluntad del demandante; y la segunda, es que, como acto humano volitivo, intentar analizar las pulsiones subyacentes que llevan al demandante a conferir un determinado valor a un producto en un momento concreto, son patrimonio de la ciencia de la conducta, y no de la ciencia económica. Pero los traders no somos psicólogos, ni siquiera tenemos que entender de economía, lo que a los operadores bursátiles nos interesa son las consecuencias, no las causas, por eso el objeto de análisis debe ser la acción humana, como lo concebía Ludwig Von Mises, la praxeología.

Así, la acción humana es un absoluto misterio, nos podremos acercar a su comprensión de manera asintótica, pero nunca llegaremos a obtener las claves que determinan una cierta conducta, pues las variables que la condicionan son infinitas. Esto nos enfrenta a una realidad que debemos asumir, y es que la voluntad humana se deber estudiar bajo el prisma de la probabilidad, ya que es apriorísticamente indeterminable, lo cual supone aceptar que en ella hay un componente aleatorio de mucho peso. Y, como el mercado no es más que ese concurso de voluntades individuales, esa entidad viva creada especularmente a nuestra imagen y semejanza, éste se configurará, igualmente estocástico, es decir, como un sistema cuyo comportamiento es intrínsecamente no determinista y sólo analizable en términos de probabilidad. Los procesos estocásticos son series secuenciales de eventos que se van dando en el transcurso del tiempo, y que, a partir de la observación de sus pautas conductuales repetitivas pueden llegar a clasificarse, pudiéndose establecer una suerte de lógica de comportamiento intrínseca, que analizada bajo un prisma probabilístico, puede aportar cierta previsibilidad de movimientos ulteriores. Y ésto es en esencia lo que nos interesa a los traders, no ya prever los movimientos del mercado, sino identificarlos correctamente para establecer estrategias operativas, a favor o en contra de dicho movimiento.

Es por esto que yo soy analista técnico, que soy un operador bursátil que se enfrenta al Mercado con la intención de entenderlo, no de someterlo, porque el análisis técnico parte de la base de que el Mercado, como entidad viviente, tiene una lógica inherente que hay que comprender, y que, aunque influida por procesos exógenos (pues el Mercado no se encuentra aislado de su entorno), ésta tiene una inercia que acaba corrigiendo todo aquello que se ha producido a expensas suya, es decir, que a la postre, el análisis técnico acaba descontando los fundamentales. Y no se trata aquí de dicotomizar el análisis bursátil bajo un criterio dialéctico que enfrente de manera maniquea dos posturas de acercamiento al entendimiento de un determinado sistema, pues yo en mi operativa me valgo también del análisis fundamental, se trata de otorgar el porcentaje de importancia justo a cada uno de ellos.

Cuando se observa el devenir de un cierto activo, en toda su manifestación fractal, es decir, analizándolo en todos sus timeframes, nos percatamos de la existencia del elemento armónico en su naturaleza, de como el movimiento de precios que lo configura, obedece a una belleza natural que está ahí esperando a ser captada con la mirada óptima, teniendo en cuenta que existe una campana de Gauss de la armonía por la que algunos activos muestran más belleza formal que otros. En este desplazamiento acompasado del precio, en el que, a través de las herramientas que el análisis técnico nos ofrece, vislumbramos su lógica interna, la esencia del mercado, se producen, a veces, movimientos espasmódicos que no obedecen a ninguna causa previsible ni identificable técnicamente, sino que irrumpen abruptamente en el desarrollo del precio de un determinado activo, generando una disonancia disruptiva, una disarmonía en forma de pico o valle, que como extraño al elemento esencial y con causa exógena, tiende a ser corregido en amplitud por el propio mercado, como cuando el cuerpo, en el proceso cicatrizal, pone en marcha las reacciones bioquímicas precisas para reparar el daño irrogado por la herida, una suerte de analogía de la mano invisible de Adam Smith.

Las heridas de las que hablamos se producen por el ataque al libre mercado en forma de intervención de los Bancos Centrales manipulando precios y tipos de interés. La finalidad de estas medidas es el impulso del crédito, una inyección de liquidez a los mercados, como mandan los cánones Keynesianos, para incentivar una demanda inexistente y un endeudamiento no necesario que pretende acabar con el desempleo. Esta expansión artificial del crédito no respaldada en ahorro voluntario previo que llevan a cabo los Bancos Centrales en base a su política de reserva fraccionaria, constituye una manipulación a la baja del tipo de interés, lo crea un apócrifo auge económico que aumenta la inversón en áreas donde ésta no se hubiera producido de no ser por la distorsión de los precios, lo que lleva a la sobreutilización de los bienes de capital acumulados que se desvían a proyectos no rentables, produciendo a medio o largo plazo la sobrevaloración de activos, es decir, inflación. Cuando las tasas de interés artificialmente bajas se acomodan a su verdadero nivel de mercado, muy superior al establecido por los bancos centrales, las inversiones que parecían rentables dejan de serlo, la burbuja estalla, y hay que liquidarlas con la consecuente crisis económica.

Por suerte para nosotros, aunque la economía se empeñe en cometer una y otra vez los mismos errores, aunque los Bancos Centrales inflinjan una y otra vez las mismas heridas a los mercados por causa del intervencionismo, el sistema inmunológico de éstos activa la sempiterna Ley de la oferta y la demanda, la cual despliega su efecto tuitivo cicatrizando los daños irrogados. Así tenemos una muestra clara de lo antedicho en el análisis del DAX el 14 de Junio de 2018 cuando el Banco Central Europeo, a través de su presidente, Mario Draghi, anunció el mantenimiento de los tipos de interés oficiales del BCE sin variación hasta, al menos, el verano de 2019, con lo cual los Bancos europeos podrán seguir financiándose a tipo 0% hasta la fecha reseñada. La noticia produjo una alteración en el activo subyacente que fue corregida por la lógica de mercado, es decir, como el análisis técnico volvió, una vez más, a enmendar los fundamentales.

Pasemos pues al análisis del activo en cuestión: 

872300d6931263f8fc51e041fd5a9e4be2380627.png

En TF mensual vemos el inicio de un movimiento de Elliot con corrección al 38,2 pero con aumento de volumen en el Pullback y dos pinbars de rechazo de movimiento alcista formando un doble techo que apunta a una pauta reversiva de los precios y por tanto a un cambio de tendencia.

b8f4dcdbdd1857c965c3357659c52d5289bb8d35.png

En Timeframe semanal observamos la formación de un Shark alcista frustrado e igualmente el inicio del movimiento de Elliot que habíamos visto en TF mensual, con su corrección, en éste TF al 61,8, que puede estar descansando para acometer el segundo impulso. El precio ha corregido tomando como soporte la SMA de 100 para volver a subir teniendo como resistencia la línea trazada entre el inicio del primer impulso alcista y su retroceso al 61,8. Ese punto (señalado con una elipse) es un momento clave para ponerse corto, pero no con un objetivo mucho más allá del 61,8 del inicio del segundo impulso, pues podría llegar hasta ahí y continuar el movimiento alcista, es decir, estaríamos tradeando el pullback.

9652e1c4e87c1d59706fb825f45bffcd6926f022.png

En TF diario movimiento vemos un movimiento principal bajista y una corrección al 78,6 que podría vaticinar un patrón armónico (Garttley o Butterfly) alcista, pero que ha perdido la entidad de un movimiento corto en primer impulso.


a58befcaaed274a28a69076e107417b7f951c8d9.png

Así mismo, corroboramos como el pullback conforma en sí mismo un movimiento alcista frustrado en la onda 5 y que puede dar lugar a la formación de dos patrones armónicos. Hay una tendencia inicial bajista que se crea en los máximos alcanzados por las ondas 3 y 5 y que actúa como resistencia. A partir de que el precio alcanza la onda 5 y se topa con la resistencia tendencial comienza una caída con objetivo en la onda de Wolfe y buscando la SMA como soporte y la completitud de los patrones armónicos. Fijémonos como la vela verde que alcanza el máximo completando la onda 5 corresponde al día en que se conoce la noticia del BCE. 

75799950fe4247304a7770f1a5b49178483173c2.png

En TF de 4 horas vemos la formación de un movimiento alcista con corrección al 50 y un rango, formado entre el máximo y la corrección, coronado por órdenes de venta acumuladas y soportado por órdenes de compra acumuladas. El precio, cautivo en éste lateral, va a necesitar volumen para fugarse, y ya veremos, siguiendo la teoría de Wyckoff, si se el rango se conforma como acumulativo o distributivo, según sea la oferta o la demanda las que se retiren. 

dcca231a531e8ed5e21da5659af6a7212b50f13e.png

Analizando en el mismo TF el rango observamos como se inicio un movimiento alcista al rebotan el precio en el soporte que formo un hombro cabeza hombros cuya línea clavicular se constituyó como la base sobre la que se apoyó el fundamental, que fue desvestido y corregido paulatinamente hasta llegar otra vez a la misma. Posteriormente puede verse el GAP de apertura bajista se soporta en la onda de Wolfe como línea de tendencia base. 

e9ffe12b39c94c96f0864ea9f341abc354fd8dfa.png

En TF horario podemos apreciar el mismo movimiento que en 4H, descontando el fundamental el movimiento corto correlativo en una manifestación de la tercera Ley de Newton, con un movimiento de igual intensidad pero en sentido opuesto. Cuando el precio ha quedado debajo de SMA está pasa de soporte a resistencia, momento para ponerse cortos cuando vuelve ser tocada por el retroceso. 

4df68903cd209a4ea59c181f9dce727acf3a9129.png

Posteriormente tradeamos el GAP bajista que el Pullback podría llegar al 50 de fibo de su distancia, punto en el que colocamos una orden limitada de venta.

7e2cde96415dab6b2a7f3929ca662ac5f50203d7.png

Misma figura de descuento del fundamental en TF 30 minutos, tradeo del GAP con orden limitada y confirmación del movimiento corto por ruptura de linea tendencial alcista. Objetivo bajista que el precio toque la onda de Wolfe.


4f3e4bd405db6e730f03e7f3fc0e219d1b99379f.png

Fuerza del movimiento bajista al romper la línea tendencia en TF 15 minutos. 

01decdac23d8129362d8f804d13d03728da477f6.png


Confirmado movimiento corto por ruptura de canal

41b9212a019fbf36dcaa1ed7970d84d31f88523c.png


En TF de 1 minuto aprovechamos para hacer scalping en la caída del precio.

Así, para concluir, observamos como el DAX, índice noble por lo recto de su devenir, fiel reflejo de la idiosincrasia alemana, corrige el ruido fenomenológico causado por la noticia del BCE y vuelve a su ritmo, a su noúmeno, en una muestra preciosa de la lógica interna del mercado, a la cual, sólo podemos acceder a través del análisis técnico.

LuisoTrader

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 2 comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Etiquetas destacadas

Publicidad