La compañía perfecta según Peter Lynch

4 de septiembre, 2012 0
Trading Systems Developer - Equity & Derivatives Trader #LET
Trading Systems Developer - Equity & Derivatives... [+ info]

Imagen

The simpler it is, the better I like it.
When somebody says, “Any idiot could run this joint”
 That’s a plus as far as I’m concerned.
 Because sooner or later any idiot probably is going to be running it

Breve Biografía

Nace en Massachusetts en 1948. *¡Ojodigresión*. Massachusetts fue uno de mis estados favoritos durante mi adolescencia, motivos no faltaban: Aerosmith, The Pixies, los Celtics… además su nombre se ajustaba a los juegos de palabras más primitivos de mi pandilla. Sin embargo, durante mi conversión ideológica, ya comentada en otro post,  descubrí en un episodio de los Simpson que era la región progre por antonomasia de EE.UU. Cuando el actor secundario Bob quiere prohibir la tv en Springfield, Homer le grita “Go Back to Massachusetts, pinko”. Esto junto con los últimos álbumes de Aerosmith provoca que frunza el ceño cada vez que oigo el nombre de este estado. *¡AchtungFin de digresión*

La carrera de Peter Lynch ha estado siempre vinculada a Fidelity, a finales de los 50s trabajando como caddie conoce a los más importantes cargos del fondo en la enésima ejemplificación del sueño americano. Graduado en 1965 por el Boston Collegue y Máster en Business Administration en 1968 por la Wharton School nuestro inversor resta importancia a los estudios reglados y tanto en One Up On Wall Street y como en Beating the Street confiesa que su paso por la universidad no le sirvió de gran ayuda para convertirse en gestor de éxito. Este tipo de comentarios serían severamente censurados en España, dónde ya tus padres te inoculan el virus de la titulitis en la más tierna infancia. En 1969 comienza su relación con Fidelity y su primer cometido es el análisis del sector químico y el editorial. En tan solo cinco años es nombrado Director del Departamento de Investigación y en  1977 se hace cargo del Fidelity Magallean Fund, que contaba con $20 millones en activos. Superando todas las expectativas en 1990 el fondo estaba valorado en $14,000 millones en activos, superando en once ocasiones – de trece años- a las rentabilidades obtenidas por el S&P 500 consiguiendo una rentabilidad media anual del 29%.

Al final del post encontraréis las referencias bibliográficas de sus libros más conocidos por lo tanto mi intención no es más que presentar sus técnicas de inversión y para una comprensión más completa y ajustada invito a consultar la bibliografía citada. En Ferrer Invest no olviden visitar Value Street el blog especializado en Value Investing de Pablo J. Vázquez, también en la red y en español recomiendo elartículo de Raquel Merino para www.libremercado.com y para los youtuberos este homenaje-discurso: 

¿Qué convierte a una compañía en el valor perfecto?

Peter Lynch al igual que las grandes figuras del Value Investing son reconocibles por su heterodoxia. No forman parte de ninguna tradición teórica ni escuela, sus aportaciones no son sistemáticas y su vocabulario está más próximo de la sabiduría popular que al lenguaje financiero mainstream que inunda los periódicos y revistas especializadas. A mi juicio estas características son comunes al Value Investing  y a la Escuela Austriaca –la sencillez y honradez intelectual en su exposición- pero al mismo tiempo se convierten en un hándicap para que sean tenidos en cuenta en las universidades o escuelas de negocio salvo eminentes excepciones como: Universidad Francisco Marroquín o el OMMA. Cuando nos preguntamos por qué Keynes o Harry Markowitz se les dedican más horas en las facultades de economía que a Hayek o Walter Scholls parte de la respuesta reside en que minusvaloramos aquello que entendemos mientras que veneramos a aquello que es oscuro y complejo: la alquimia. Dicho de otra forma, el cinéfilo académico prefiere citar Cabeza borradora (Eraserhead) de David Lynch que Acorralado(First Blood) de Ted Kotcheff, obra maestra y film anarcocapitalista dónde los haya.

Así, para descubrir la compañía perfecta, Peter Lynch  no utiliza complejas fórmulas matemáticas ni palabrería pseudocientífica, todo lo contrario, tan solo se ayuda de una serie de aforismos que seguramente los hayas escuchado a tus abuelos con anterioridad. Las categorías no son excluyentes por consiguiente habrá empresas que encajen en dos o más apartados.

Disclaimer: me he permitido el lujo y la osadía de ejemplificar con compañías actuales los consejos de Peter Lynch ya que muchas de las empresas que cita son Small Caps americanas de los 70s. Comencemos:

1. Si suena aburrido: bien; si suena ridículo: mejor

Las sugerencias de Peter Lynch no tienen nada de críptico. Podemos seguir el consejo por el lado positivo: es probable que un valor con un nombre ridículo esté infravalorada al no llamar la atención de los inversores; o negativamente: las compañías con nombres pegadizos y modelnos tienen una alta probabilidad de estar sobrevaloradas. La estrategia es sencilla: cuando la compañía se convierta en trendy y está sobrevalorado ya podemos vender nuestras acciones a los caza-tendencias

Viscofán cumple a la perfección el consejo lyncheano, lo viscoso no despierta simpatías ni ganas irrefrenables de conocer pormenorizadamente a la empresa. Su actividad fundamental la fabricación y comercialización de envolturas artificiales de celulosa, colágeno (comestible y no comestible) y plásticos para productos cárnicos.

2. Su negocio debe ser aburrido

Una compañía con buenos fundamentales y que haga cosas aburridas proporciona mucho más tiempo para comprarla a descuento porque ningún analista mainstream pierde el tiempo con ellas.

Construcciones y Auxiliar de Ferrocarril (C.A.F.) Su negocio se centra  el diseño, fabricación, mantenimiento y suministro de equipos y componentes para sistemas ferroviarios.

3. Además de aburrido: desagradable

En palabras de Lynch: “Something that makes people shrugs, retches, or turns away in disgust its ideal

Ejemplo: Companhia de Saneamento Basico do Estado de Sao Paulo (ADR)

Su negocio se centra  en el servicio de tratamiento de agua y residuos en el Estado de Sao Paulo. Los residuos son desagradables por definición y para bautizar a la compañía queda patente que no se contrató a ninguna empresa de marketing. 

Los American Depositary Receipt (ADR) permiten negociar valores no estadounidenses en moneda USD y con las garantías de los mercados regulados americanos. El Latibex cumple la misma función para los valores iberoamericanos en España.

4. Formar parte de una desinversión: spinoff

La corporación que acomete una desinversión es la primera interesada en que la salida a bolsa de su  spinoff sea la mejor posible ya que su reputación está en juego. Por lo tanto las spinoff suelen estar bien preparadas y sus fundamentales así lo reflejan. Aquí, cualquiera que hay invertido en los spinoff renovables de energéticas europeas estarán, y con razón, en desacuerdo con este punto. Existe una web que nos soluciona gran parte del trabajo: www.stockspinoffs.com para estudiar con cautela antes de poner en juego nuestro dinero.

5. Los Fondos de Inversión no la tienen en cartera y los analistas no la siguen

Si encuentras una acción con escasa o ninguna participación institucional, acabas de encontrar una empresa con un gran potencial ganador. A día de hoy, con el crecimiento del M&A (Mergers and Adquisitions) se ha complicado sobremanera el encontrar una compañía que cumpla este punto porque si está en bolsa es muy probable que esté en cartera y seguida por analistas del sell-side; si la compañía no cotiza seguramente esté en la órbita de algún M&A. Por lo tanto, debemos optimizar al máximo nuestro acceso a información informal: conocimiento personalizado del negocio ya sea porque nuestra prima Jacinta trabaja allí o porque somos clientes de toda la vida.

6. Está en un sector de baja reputación

El mal nombre de un sector evita el acercamiento de los analistas mainstream y de los inversores más conservadores lo que se traduce en una potencial infravaloración. Los sectores que estarían dentro de esta categoría: juego, bebidas, tabaco, energía nuclear, petrolero, la gestión de residuos. En definitiva, las empresas susceptibles de ser contaminantes del medio ambiente y/o el cuerpo humano.

7.Negocio aburrido, desagradable y depresivo

Las funerarias y todos aquellos negocios relacionados con la muerte es el sector por antonomasia si bien algunos de los citados en el anterior apartado también podrían formar parte. En el mercado continuo tan solo tenemos a Funespaña pero en EE.UU. Carriage Services tiene una liquidez mayor.

8. No pertenece a un sector de alto crecimiento

El argumento es el siguiente, los productos de moda como los tecnológicos sufren una continua lucha de precios y reducción de costes siendo más interesante para el inversor centrarse en empresas con flujos de caja constantes y cuotas de mercado estables. Recordemos que muchos de estos consejos son de hace más de 25 años y la deslocalización junto con la globalización no ha hecho más que acentuarse desde aquella. Peter Lynch nos pone sobre aviso del riesgo, siempre desde el punto de vista del accionista, que puedo suponer una guerra despiadada de precios.

En el mercado continuo Prosegur y Viscofan encajarían perfectamente en esta categoría

9. Tiene un nicho de mercado

Las patentes pueden servirnos como guías ya sea de medicamentos, de dispositivos electrónicos, de licencias exclusivas de explotación: televisivas o pozos petrolíferos. Si bien Peter Lynch lo observa como una cualidad netamente positiva debemos desconfiar y ser cautelosos si decidimos invertir siguiendo exclusivamente este aforismo pues las patentes y licencias descansan en última instancia en el arbitrio del Estado y podemos vernos perjudicados en casos de expropiación conocidos por todos.

10. El cliente es de por vida

La categoría más políticamente incorrecta de todas; como inversores no buscamos farmacéuticas cuyos medicamentos sanen con tan solo un blister al paciente de por vida. Queremos tratamientos crónicos. Fuera del ámbito de la salud podemos pensar en el tabaco, una bebida con potencial adictivo –la coca-cola, Estrella Galicia- o un equipo de fútbol con forofos irredentos

11. Es un usuario de tecnología

No debemos seguir tan solo a las compañías que desarrollan tecnología. Debemos fijarnos en aquellas que se aprovechan de dichos avances. Podemos invertir en Fujitsu o en una red de supermercados que gracias a los scanners de Fujitsu pueda reducir costes y ser más eficiente.

12. Los empleados son accionistas de la empresa

Nadie tiene mejor información de una compañía que sus propios trabajadores. Salvo que sean masoquistas (por no buscar trabajo en otro lugar y tirar el dinero invirtiendo en una empresa ineficiente). Esta señal es excelente

13. La compañía recompra acciones

Al recomprar acciones la compañía y reducir por tanto el total de capital accionarial en circulación produciendo un efecto mágico en el P/E ratio y también en el precio de la acción. Además, tiene una vertiente psicológica al demostrar que el cuadro directivo de la compañía confía en el potencial de la misma.

14. Otras alternativas

  • Subir el dividendo ordinario
  • Entregar un dividendo extraordinario *Para demostrar la heterodoxia dentro del Value Investing, la postura de Benjamin Graham es totalmente la opuesta como escribe en Security Analysis
  • Desarrollar nuevos productos
  • Comenzar nuevas operaciones
  • Emprender una política de adquisiciones racional, alejada del concepto diworseification


Las compañías a evitar

If I could avoid a single stock, it would be the hottest stock in the hottest industry.

Evita el “Próximo Apple”, el “Próximo Google”, el “nuevo Inditex”. Aplica la experiencia futbolera, ¿cuántas veces tu club ha fichado a un bluff que previamente habían publicitado como el nuevo Romario? .

Evita la diworseification. Quizás algunas compañías, como algunas personas, no pueden aguantar la prosperidad. Con esta palabra hacer referencia a las empresas exitosas que comienza una etapa de adquisiciones desmedidas con la excusa de la diversificación. Recientemente la compra de Instagram por Facebook ha sido interpretada como un caso de diworseification.

Evita el boca a boca, Groucho Marx lo resume perfectamente en su biografía: “Mi salario en Cocoteros era aproximadamente de dos mil dólares a la semana, pero esto resultaba calderilla en comparación con la pasta que teóricamente ganaba en Wall Street. Has de saber que disfrutaba trabajando en el espectáculo, pero ponía muy poco interés en el salario. Recibía soplos de todo el mundo sobre la bolsa.”

Evita las compañías que dependen de uno o pocos proveedores o uno o pocos clientes y más si el cliente es cualquier nivel de la administración pública.

Evita la compañía con nombre pegadizo y cool; la antítesis del primer aforismo
.

Bibliografía

Peter Lynch & John Rothchild, One Up On Wall Street: How To Use What You Already Know To Make Money In The Market

Peter Lynch &, John Rothchild, Beating the Street: the best-selling author of One up on Wall Street shows you how to pick winning stocks and develop a strategy for mutual funds

Peter Lynch & John Rothchild, Learn to earn: a beginner's guide to the basics of investing and business

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad