La Ahnenerbe. La ciencia Nazi como búsqueda de la “Verdad Absoluta”

22 de junio 4
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
7º en inB
7º en inB

En el libro 

http://amzn.eu/0zxTQua

"Historia de la Ahnenerbe: De 1935 a la actualidad" de Juan Campos Ferreira

Tenemos un excelente ejemplo de cómo se puede retorcer la ciencia para buscar la justificación de la política, en este caso la política racista nazi.
En el post anterior, explicaba cómo la historia y la cultura de una sociedad pueden condicionar las leyes de la Economía. En éste, se trata de algo distinto: cómo un régimen totalitario buscará siempre la justificación ad hoc de su poder establecido. 
Como explica el autor de este libro, la Ahnenerbe fue una poderosa organización, con múltiples ramificaciones, bajo el mando directo de las SS, que con fines supuestamente científicos hizo una miríada de actividades, desde expediciones a experimentos con prisioneros (especialmente judíos), con el fin último de demostrar que el poder de Hitler estaba justificado por la existencia demostrable de la raza aria. 
Lo que es asombroso es el despliegue de actividades que se hicieron bajo este nombre, en las que participaron las mejores cabezas científicas alemanas, lo que demuestra de paso que ser un genio de cualquier ciencia no inmuniza contra la tergiversación y la mentira. 
Una de las obsesiones de los nazis y la Ahnenerbe fue demostrar que la raza aria tuvo una antigüedad enorme, de cuya casi extinción sólo quedaba apenas la raza alemana. Para ello se montaron expediciones innumerables por el mundo en busca de pruebas “científicas” de esos antecedentes. Curiosamente, entre ellos se contaba con que los antiguos guanches de las Islas Canarias eran una muestra, y allí mandaron una expedición que encontrara resto arqueológicos que demostrara que aquellos habitantes habían sido rubios y de ojos claros. Un fracaso total, como otras tantas expediciones que se hicieron, lo que no obsta para que luego los resultados fueran manipulados al gusto de los jerarcas. 
No hubo territorio sin explorar, desde Sudamérica a Asia, sin descartar la búsqueda del famoso Arca de los Diez Mandamientos, como vimos en la entretenida película de Spielberg “En busca del Arca perdida”.
No fue el único campo removido. También se interesaron por la caza de brujas, con dos Motivos paralelos. Los nazis, por una parte, estaban muy interesados en encontrar antiguas religiones que fueran sofocadas por la Iglesia católica, que fueran más afines a su racismo. Con ello querían aducir contra la Igkesia y Occidente sus persecuciones. Cuando Himmler, jefe de las SS, fue informado de que una bruja quemada en la Edad Media se llamaba Hilmmler, lo consideró como un antecedente familiar en el día se podría rastrear un antecedente familiar de nazismo. 
Por otra parte, las heterodoxias eran fulminantemente perseguidas, desde la masonería a la cábala y cualquier tipo de tufo semítico o simplemente antinazi, y rastrear orígenes de esas heterodoxias ayudaba a perseguirlas en el presente. 
En este campo se buscaron obsesivamente archivos y libros con el que se hizo un gigantesco fichero de todos y cada uno de los perseguidos, con sus datos personales, un fichero que llegó a las trescientas mil fichas y unos tres millones de libros. 
No debemos olvidar otro sombrío departamento de la Ahnenerbe, como fueron los crueles experimentos médicos de todo tipo con los prisioneros de guerra y de los campos de concentración, para probar nuevos inventos como las sulfamidas (recién descubiertas) o la resistencia del cuerpo humano a condiciones adversas, como el frío extremo, la gangrena, y todo lo que pudiera ayudar a los tropas alemanas en sus guerras. Los resultados de estos experimentos eran inmediatamente enviados al frente. 
Tras dicho frente iban los expedicionarios de la Ahnenerbe, haciendo prospecciones arqueológicas o saqueando sistemáticamente cualquier biblioteca o archivo que pudiera interesarles, minando así miles de materiales culturales, como hicieron el Polonia, en Rusia, o en Francia. 
La capacidad organizativa alemana puesta al servicio del Mal con mayúsculas.
Reflexión final: un científico no es una persona objetiva. Depende de sus creencias. Ya decía Ortega y Gasset que, para bien o para mal, estamos instalados en nuestras creencias, y es sobre éstas sobre las que construimos nuestras decisiones más o menos razonadas. Las creencias son, pues, ineludibles, aunque estén en nuestro subconsciente. Lo digo porque muchos de estos científicos eran nazis convencidos. 
No menos creencias tienen, entonces, los científicos “del otro lado”, digamos del lado occidental, que por muy democráticas que sean, se puede llegar a justificar con la razón cualquiera de ellas, con las consecuencias que sean. 

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 4 comentarios
Como decía Juan XXIII la personas son buenas lo malo son sus ideas,jajajaja
Los genios superinteligentes en realidad es un desequilibrio en los apartados que nos confiere la inteligencia,
Muy listos para unas cosas y muy tontos para otras eso es el desequilibrio ,
Los genios nazis eran eso, muy listos pero acosta de tener vacío apartado de la bondad?... y esto hace que genios sean muy peligrosos cuando es acosta de la bondad ,jajajaja
A mi cuñado se le caen las carreras pero como se puede ser tan tonto para otras cosas?jajaja
Millán Astrain solo se le ocurrió decir muera la inteligencia...lo explicó de esa manera,jajajaja
Si eres muy inteligente a costa de la avaricia eres otra cosa...jajaja
La suma de los apartados que nos confiere la inteligencia suma 100 en las personas normales , un nivel medio no destacas en nada pero un desequilibrio entoces si destacas pero como es el desequilibrio ? Según sea sale un asesino en serie,muy inteligentes por cierto, jajajsja
Por eso es necesario que los líderes estén sometidos al imperio de la ley democrática por supuesto,jajaja
Los dictadores son en realidad asesinos en serie porque si no lo fueran no serían dictadores,jajaja
23/06/2019 08:49
El otro día viendo el canal National Geographic, hablaron de los guanches.
Medían unos 10 a 15 centímetros más de media que los españoles primeros que fueron a las islas.
Y sí, eran rubios, no se sabe si con ojos azules.
Existe unas referencias esotéricas, que los guanches eran los últimos que se quedaron rezagados de una civilización que tuvo su cuna en el Atlántico.
Y sobre el asunto Ario, se cuentan en círculos esotéricos, que es leyenda.
Europa fue conquistada por unos guerreros venidos de la India. La India aria. Que por cierto, no eran rubios sino morenos de tez tirando a negra.
Los Nacional Socialistas estaban confundidos, muy equivocados. Lo que hace el fanatismo. Cerrar los ojos, más que abrirlos.
NO tenían ni idea sobre el asunto de las Razas de madame Blavatsky.
¡Ni la menor idea!
Eran unos locos desquiciados, que fueron muy amigos al principio de los Comunistas y Socialistas.
Por algo eran Socialistas, sin Marx y sin Engels. Pero socialistas, eso sí, nacionalistas y elitistas. Digamos que fueron los socialistas aristocráticos del viejo Imperio Germánico Romano.
23/06/2019 23:07
Lo de la raza aria y otras historias genocidas hay detrás un psicópata que esgrime un montón de razones para justificarse de algo que no tiene justificación pero si un millón de razones para demostrarlo y si los canarios tienen los ojos azules pues ya tenía razón Hilder....jajaja,nuestra imaginación para" razonar " es ilimitada,jajajs
24/06/2019 09:42
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad