La agonía de Venezuela.otros casos de hiperinflación

18 de agosto 5
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
6º en inB
6º en inB

El tirano Maduro sigue hundiendo su país cada vez más hondo. Ha logrado que la inflación, según el FMI, llegue a 1000.000 % anual. Así que ha decidido actualizar los billetes a la nueva situación, quitando ceros,  y ha inventado una nueva divisa, el Soberano, que para más garantía irá ligada “sólidamente” a una criptomoneda de su invención, el Petro, a su vez ligado a ¿las cantidades, el precio? de petróleo. El Petro, desde su emisión, no a despertado el más mínimo interés de los inversores. La paridad Petro-Soberano implica una devaluación del 96%, aunque dada la inflación de un millon% parece ridícula. 
Por otra parte ha decretado un aumento de los salarios públicos y privados de 3400%,lo que no subsanará la inflación del millón, pero a buen seguro ilusionará a alguien. 
Me gustaría añadir un comentario más, y es que la pregunta natural que uno se hace es, ¿Cómo se sale de esto? bueno, La referencias históricas no son optimistas, desde la hiperinflación de Alemania en los años 1920 a la de Argentina en los 1980 : salir de una hiperinflación requiere provocar una brutal recesión, y eso siempre crea conflictos sociales y estallidos de violencia. En el caso de Alemania, la suma de frustraciones de la pérdida y las indemnizaciones de la I Gran Guerra, más la hiperinflación y posteriorcontraccion, abrieron el camino al poder a Hitler, y a la Segunda Guerra Mundial. Hitler es la respuesta a la profunda frustración social. Llegó al poder por las urnas. 
Argentina no llegó a eso. Raul Alfonsín, el creador de la hiperinflación, perdió la elecciomes ante un peronista que, sorprendentemente, quiso acabar con la hiperinflación más o menos ortodoxamente. Fijó el tipo de cambio de una nueva moneda, el peso, al dólar, y se comprometió a no emitir un peso mientras no entrará un dólar en el Banco Nacional de Argentina. Es decir, estableció lo que se conoce como un Currency Board, como un patrón $ con la moneda local, lo que hacia la creación de dinero dependiente de la política monetaria USA. Durante cuatro años funcionó, hasta que EEUU contrajo su Oferta Monetaria en 1991 por razones internas, y los tipos de interés subieron. Rápidamente argentina entró en sospecha de que no tendría liquidez suficiente, y además la banca matriz USA de los bancos argentinos anunció que ellos no harían de prestamistas de última instancia, es decir, no ayudarían a sus filiales. Estas rápidamente fueron sospechosas de quiebra. 
El problema, como siempre en estos casos, es de caída a cero de la confianza, la salida en masa de capitales, hsta que el gobierno, en una crisis política inaudita, cerró la frontera a la salida de depósitos en pesos, y luego incluso a los depósitos en dólares. No solo eso, sino que se apropió de ellos y declaró que no pagaría su deuda exterior. Es decir, robó sin miramientos a los que poseían algo y no pagó su deuda. 
No es extraño que por entonces más del 50% de los argentinos quisieran expatriarse. 
Ahora, de nuevo, argentina vuelve a las andadas, y ha tenido que pedir ayuda oficial al FMI. De momento la sangría se ha parado. Turquía tendrá que hacer los mismo, si no quiere caer en el pozo de Venezuela, pero los tiranos populistas son reacios a que les intervengan las cuentas. 
Como se ve, no es fácil salir de una hiperinflación. Requiere un estado político apoyado por la voluntad mayoritaria, para ejercer una política económica ortodoxa de moderación. Y eso no es fácil en algunos países con tendencias seculares a la demagogia... que el fondo es lo que alimenta la hiperinflación. No, no es una cuestión técnica. Es una cuestión cultural. 

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 5 comentarios
En respuesta a alfonso aniel quiroga
El líder supremo de esa organización ha manifestado en varias ocasiones que países como Venezuela, Argentina o Cuba le parecen maravillosos.
Hay lo malo, lo peor y lo peor todavía.
Venezuela ahora mismo sería lo peor todavía.
Lo que no digo el líder supremo fue que lo que de verdad le gusta son las mansiones, en concreto las mansiones de los señores de Cuba y de los señores de Venezuela, grandes mansiones como se merecen los líderes supremos, claro que esas grandes mansiones son siempre a costa del "solidario" pueblo de turno.
El gran líder supremo, de momento, tiene su mini-mansión, mini-mansión, que como todo lo que tiene, desde los zapatos, hasta el champú para su coleta, se lo pagan los "solidarios" españoles.
La hipoteca no la tiene el en realidad, la tienen los "solidarios" españoles, y no es la única, dado que hay 450000 políticos, bastantes más que policías, funcionarios de prisiones y ejército junto.
Después pasa lo que pasa y hay un muro en la frontera que es como de guasa, el hazmerreír del mundo.
Claro que piensa mal y acertarás.
Si por cada corrupto que se detecta por casualidad, por pura mala suerte del corrupto o por burricie suprema del corrupto, podemos sospechar que existen al menos 100 que no han sido descubiertos.
Eso es lo que pasa con las cucarachas, si hay una, seguro que hay cien escondidas por alguna parte.
Pues bien, si se pone un muro como Dios manda, adiós al gran río de oro que genera toda la historia de los emigrantes ilegales, los traficantes ganan una miseria, en proporción con las enormes sumas que se puede desviar en centros de atención y un largo etc....
Si los traficantes pagan a políticos corruptos hasta la médula no es de extrañar que pase lo que pasa.
Igual que no es de extrañar que se les llene la boca con los derechos de la mujer y que en España, en el limbo de la legalidad, haya prostitución por todos lados.
Una parte voluntaria, otra forzosa y además todo ello con miles y miles de millones en dinero negro sin fiscalizar.
Piensa mal y acertarás, esto tampoco interesa arreglarlo, puesto que hay que sospechar que los políticos más influyentes reciben fuertes sumas de dinero para hacer como si la prostitución en España no existiera ni físicamente ni fiscalmente ni de ninguna manera.
Les gusta hacer homenajes a las víctimas de explosiones, y se olvidan de que son extranjeros o hijos de extranjeros procedentes mayoritariamente de Oriente Medio.
También se olvidan de que media Cataluña está en manos de mafias de okupas defendidos por políticos a cambio de dinero para mirar a otro lado.
No puede ser de otra manera.
El 80% de esta tropa o son psicópatas o son corruptos hasta la médula, capaces de robar un caramelo a un niño o cosas de supermercado mientras de cara a la galería sonríen como buenos psicópatas.
Y está la ley del menor que permite que un menor haga literalmente cualquier barbaridad y a los 18 les sacan los antecedentes de regalo encima, y ni a prisión ni nada.
En la isla de la reina da igual si tienes 10 años o si tienes 14, como cruces las líneas rojas, del reformatorio a prisión, o como ha sucedido en algunos casos del reformatorio a cadena perpetua.
Lo único que puede atar en corto a la pandilla política que tenemos es un nuevo partido político.
Por cierto, el presidente actual pertenece a un partido que ha convertido a Andalucía en la comunidad entre las más pobres de España y de regalo ya tienen una ciudad en manos de narcos.
Y llevan ahí 30 largos años, y todo eso no sucede si no hay dinero para que los políticos de turno miren hacia otro lado y mucho peor todavía, para que bloqueen la actividad de la propia policía.
Hay políticos que han insultado a la policía y otros incluso amenazan al país sin cortarse ni un pelo.
20/08/2018 16:45
En respuesta a el Pavito
“La hipoteca no la tiene el en realidad, la tienen los "solidarios" españoles, y no es la única, dado que hay 450000 políticos, bastantes más que policías, funcionarios de prisiones y ejército junto.”
Muy bueno
20/08/2018 17:40
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad