Entrevista a Miguel de Juan: “La principal carencia del inversor español promedio es su escaso esfuerzo por ampliar su círculo de competencia”

25 de febrero Incluye: ARCA 0
Bienvenido al espacio de Value School, un proyecto educativo y de divulgación con el que aprenderás a ahorrar y a invertir de forma reflexiva e... [+ info]
Bienvenido al espacio de Value School, un proyecto... [+ info]
17º en inB
17º en inB

Hace unos días contamos en Value School con la presencia de Miguel de Juan Fernández, asesor del fondo Arca Global A de Esfera Capital (anteriormente Argos Capital). Pero su participación no se centró en hablar de su fondo, sino del segundo libro que ha publicado, titulado “El inversor español inteligente”. Miguel de Juan rinde homenaje con esta obra al libro de Benjamin Graham ("El inversor inteligente"), padre del value investing. Su propósito es acercar el mundo de los mercados y la inversión bursátil a las características del ahorrador promedio español, que suele estar muy centrado en productos como los depósitos a plazo y otros activos presuntamente de bajo riesgo. El objetivo, que los españoles aprendan a mejorar la gestión de su dinero y evitar los escándalos que cada cierto tiempo se producen.

El video de la presentación del libro ya puede verse aquí:


Pero además tuvimos el placer de realizar una breve entrevista en exclusiva para inBestia que os dejamos a continuación, en la que el autor ahonda en alguna de las ideas principales del libro:

P. ¿Cuáles son los rasgos principales que destacarías del inversor español inteligente?

Si entendemos, como entiendo a lo largo del libro y como entendemos según el enfoque "value" que toda inversión inteligente es value investing en palabras de Charlie Munger y que al final, lo que define el value investing y, por tanto esa "inteligencia", es pagar menos por algo que vale más, creo que el inversor español inteligente no se diferencia realmente de otros inversores value a nivel internacional, ya que a todos les une esa búsqueda de margen de seguridad en la inversión.

Otra cosa es si los inversores españoles actúan o invierten de forma inteligente de manera general y creo que en este sentido hay campo para más polémica porque no todo el mundo tiene porqué creer en el value investing. Recordemos las palabras de Buffett cuando en Los Superinversores de Graham-and-Doddsville comentaba que era parecido a una vacuna... o te hace efecto o no nunca seremos capaces de entenderlo o creer en él.

P. ¿Es el inversor español promedio "inteligente"? Si no lo es, ¿cuáles son sus principales carencias?

El inversor promedio español, intento explicar en el libro, creo que es lo suficientemente inteligente -no voy a ser yo quien se dedique a menospreciar a los inversores españoles o de cualquier otro país-, pero evidentemente de una forma muy diferente a la definición de "inversión inteligente" que tenemos en el enfoque value: es evidente que la inmensa mayoría de los españoles ni conocen, ni creen, ni les preocupa el value investing. Pero eso no está reñido con la forma de actuar teniendo en cuenta sus características. Dichas características básicamente se refieren a que en líneas generales desconocen el funcionamiento de los mercados financieros y la historia de los diferentes productos financieros. Eso les lleva -de forma inteligente ya que es "su círculo de competencia"- a invertir en aquellos productos que conocen o con los que se sienten cómodos. La parte en la que entiendo que actúa de forma inteligente es a mantenerse o invertir en su círculo de competencia (las 4,5 y 6 palabras más importantes a la hora de invertir tras las tres primeras: margen de seguridad).

Sin embargo, su principal carencia -por diversos motivos- es que tampoco hace un gran esfuerzo por ampliar dicho círculo de competencia. En el libro planteo un capítulo para que puedan leer, en vez de lanzarse sin saber dónde ni cómo, sobre cómo funcionan los productos financieros y cuál es la historia de los mercados para que puedan saber a qué enfrentarse. En el libro no les digo que se lancen a invertir en bolsa ni a invertir en fondos value por muy rentables que puedan ser esas opciones frente a su depósito a plazo fijo, sino que les pido que lean, aprendan, y poco a poco vayan saliendo de su actual círculo de competencia al ir ampliandolo. Creo que es la postura más inteligente. Recomendar a alguien nadar sin flotadores, aunque sea más rápido que con ellos es una irresponsabilidad si el nadador no sabe nadar.

Una de las recomendaciones que hago en el libro es que, pese a que soy un convencido de las ventajas a largo plazo del enfoque "value", reconozco que no todo el mundo tiene por qué creer en su efectividad y por tanto, lo que les digo a los inversores es que no se preocupen, que tienen la rentabilidad del mercado a su disposición -y no es mala- pero deben aprovecharla: con productos baratos, muy baratos, y un planteamiento no de operativa a corto plazo (aunque el vehículo se lo permita) sino de largo plazo. Eso les permitirá batir al 90% de los inversores profesionales e incrementar su patrimonio a un ritmo muy cercano al del propio mercado.


jTsoaplCicLFmnWNe__IaYUe_uPjQgdQHIaBpHQPGuViFbyv33KT6BDKa73gK4Odfo_VuOHY2updUSReXiLodLCSLe7cbS7V0btAyWxBC2PTdAwChPygy9iQ6cys13Gd-qeJNPmU

P. ¿Qué cambios propondrías en España para fomentar una mayor inteligencia inversora? ¿Ponen obstáculos las instituciones?

Básicamente creo que es importante que desde los colegios se enseñe a los niños a entender la historia de los productos financieros, a entender los conflictos de intereses que existen entre las entidades y los clientes, ... por el lado de los adultos creo que lo principal es que lean, estudien qué ha funcionado en el largo plazo y recordarles que no deben ir en busca del enriquecimiento rápido... el cuento de la lechera termina siempre con la leche derramada en el suelo.

Más que obstáculos, creo que lo que hacen es "dirigir" la información o la educación financiera hacia el lado que a ellos más les interesa. En ese sentido la educación que aportan tiene mucho de sesgo. Y en ningún caso -o al menos en ninguno relevante- se informa y se enseña a los inversores sobre los auténticos conflictos de interés que existen y seguirán existiendo mientras el sistema de retribución de las entidades financieras no sea reformado. Creo que ahí se lograría un efecto realmente beneficioso para los inversores.

P. ¿Hay vida inversora inteligente más allá de la inversión "value"?

Sí; como explicaba más arriba la siguiente opción más inteligente en el sentido de la que aporta mejores resultados a largo plazo y es sencilla de entender por los inversores es la gestión pasiva. No hay nada malo en no batir al mercado... si nuestra intención no es ésa. La rentabilidad que el mercado ofrece a largo plazo es muy buena. Su alternativa en este caso, en vez de analizar fondos o gestores value o de analizar por sí mismos las acciones si no saben hacerlo o no quieren, es sencillamente optar por la gestión pasiva de bajo coste. Que inviertan en uno o varios ETFs o fondos índice muy, muy baratos durante muchos años, incluso varias décadas: su rentabilidad será parecida a la del mercado y habrán logrado batir prácticamente al 90% de los gestores profesionales.

Pero eso sí, que no hagan el tonto y empiecen a operar a corto plazo, entrando y saliendo del mercado/producto. Eso les hará perder esa estupenda rentabilidad y se quedarán muy por debajo de la que habrían obtenido simplemente quedándose quietos e invirtiendo poco a poco durante décadas.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad