'Engañando a algunos todo el tiempo'

21 de julio, 2014 Incluye: GOW 0
Olav es analista de metales preciosos en GoldRepublic (www.goldrepublic.es) y estudiante de doctorado en Economía en la Universidad Rey Juan... [+ info]
Olav es analista de metales preciosos en GoldRepublic... [+ info]

El fraude empresarial, la prácticas de contabilidad dudosas y el más puro engaño son viejos conocidos de Wall Street. David Einhorn, gestor del hedge fund Greenlight Capital, llegó a escribir un libro sobre ello — titulado con acierto Fooling Some of the People All of the Time (Engañando a algunos todo el tiempo) — en el que narraba la historia de Allied Capital, una empresa de capital riesgo en la que Einhorn se puso corto en 2002. En 2008, después de seis largos años y tras numerosas descalificaciones y maniobras de ocultación, Allied Capital terminó cayendo. No fue la Comisión de Mercados y Valores de Estados Unidos (SEC), sino una recesión la que finalmente puso fin a otro escándalo financiero empresarial.

Recientemente no fue Allied Capital, sino la española Gowex y el Banco Espirito Santo los que se hundieron en los mercados. A raíz de ello los precios del oro se han disparado y se acercaban a su nivel máximo de los últimos cuatro meses.

Los fraudes empresariales también son cíclicos

Por algún motivo los fraudes empresariales también coinciden con los periodos de auge de las bolsas. David Einhorn tuvo que esperar más de seis años para que culminara su apuesta contra Allied Capital. Sus tesis eran correctas, pero Allied sólo se hundió cuando se restringió el acceso al crédito y la exuberancia se volvió desesperación.

El legendario inversor value Warren Buffett ha sido quien quizá lo haya expresado mejor: «Sólo cuando baja la marea puedes ver quién es el que ha estado nadando desnudo». A veces las fuerzas gravitatorias lunares tardan en ajustar el nivel del agua y algunos logran nadar desnudos más de lo que inicialmente cupiera imaginar. Mientras que durante las etapas de auge el dinero fluye y se barren las críticas debajo de la alfombra,en épocas de recesión todos están más atentos.

Gowex: demasiado bueno para ser verdad

La semana pasada la empresa española de Internet Gowex copó la primera página de la actualidad por todo el mundo. Supuestamente, Gowex era una start-up española de rápido crecimiento que ofrecía puntos de conexión Wi-Fi públicos y sin coste. Sus principales ingresos procedían de la publicidad y de sus contratos como proveedor de Wi-Fi gratuita para distintas ciudades. «Good morning NYC!!!!!», así saludó por Twitter Jenaro García, presidente de Gowex, tras firmar un contrato con la ciudad de Nueva York para instalar y mantener puntos Wi-Fi. García declaró que la ciudad estaba pagando a Gowex por ello 7,5 millones de euros, mientras que a un analista le confesó que el valor real del contrato era de 245.000 dólares. Treinta veces menos. Esa fue una de las múltiples maniobras que terminaron resultando fatales para la empresa. Gowex cayó desde los 20 a los 8 euros por acción hasta que el regulador suspendió su cotización.

El pasado mes de marzo, el presidente español Mariano Rajoy galardonó a Jenaro García por sus logros empresariales; el mismo Jenaro García que recientemente ha declarado como imputado en la Audiencia Nacional. La línea que separa al héroe del villano es muy fina, sobre todo si aun no le preocupan demasiado las cuestiones éticas.

Banco Espirito Santo: ¿qué ha ocurrido en Portugal?

La semana pasada se registraron pérdidas en los mercados bursátiles y subieron los tipos del bono portugués por un impago de deuda por parte de la matriz de uno de los mayores bancos de Portugal. Al parecer, el Banco Espirito Santo y Allied Capital habían intentado el mismo truco: respaldar la emisión de deuda de una empresa con otra y falsear al alza el valor de sus activos. El mísmo Ponzi se habría sentido orgulloso.

Espirito Santo International (ESI) es la matriz del Banco Espirito Santo. El impago de unos pagarés la semana pasada prendió la mecha del pánico y de las ventas masivas. Los inversores hacen bien en cuestionar las prácticas contables de ESI. Por alguna razón inexplicable, Banco Espirito Santo aparece en el balance de ESI — la empresa matriz — con un valor notablemente superior al de mercado. Pero eso no es todo. En mayo los auditores de KMPG descubrieron irregularidades en las cuentas de ESI, a raíz de lo cual concluyeron que la empresa se encontraba en una «grave situación financiera». Un banquero que había trabajado anteriormente con el BES declaró que la entidad tenía un agujero de dos o tres mil millones de euros y que podría tener que ser recapitalizada por el gobierno luso. El BES no había sido rescatado con anterioridad.

El pánico desencadenado por los apuros del grupo Espirito Santo pone de manifiesto tanto que la crisis del euro puede volver a estallar de repente como la fragilidad financiera de la eurozona, pese a las declaraciones en sentido contrario por parte de los burócratas de Bruselas.

El oro no es víctima del fraude empresarial

A lo largo de este año y del siguiente seguiremos viendo nuevos casos de fraude empresarial y malas prácticas alimentados por el crédito barato. Cuando termine uno de los periodos alcistas más largos que se recuerdan en las bolsas, saldrán a la superficie los excesos. Parafraseando a Buffett: cuando baje la marea veremos enseguida quién estaba nadando desnudo. En cuanto se termina la barra libre el fraude suele quedar al descubierto y los inversores se vuelven desconfiados.

El oro es uno de los pocos activos donde no existe el riesgo de contraparte, pues está al margen de las maniobras de posibles gestores fraudulentos. El oro no presenta cuentas ni oculta activos en su balance. No consta de múltiples empresas con oscuras prácticas de consolidación. Ni siquiera tiene un comité de dirección. Es el activo óptimo para cualquier cartera en momentos de exuberancia, mucho antes de que los excesos empresariales se desaten con violencia. Sin duda, el oro es el remedio definitivo contra las resacas bursátiles.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad