En defensa del análisis técnico

1 de junio, 2018 5

cc5a9b7782c8a825a1c1916e65628046632437d2.jpg

Está últimamente el patio bastante revuelto. Los detractores del análisis técnico golpean duro, con argumentaciones en algunas ocasiones razonadas y razonables y en otras no tanto, limitándose a denostar a los técnicos por ser una especie de deficientes intelectuales.

La moda de la inversión value y la visibilidad mediática que nuevos gestores y productos reciben en los últimos tiempos, ha hecho que aparezca una nueva legión de inversores particulares que se autodenominan “de valor”. Es curioso además, que toda esta nueva ola aparece justo cuando  -a juicio de los gestores más reconocidos- más complicado está siendo encontrar valor. Sin duda antes o después el mercado acabará templando las cosas. Será entonces hora de hacer balance, pues sólo se pueden enjuiciar los verdaderos arrestos de un inversor en valor cuando el mercado se pone feo.

Y son precisamente muchos de estos nuevos inversores particulares los más beligerantes en sus posiciones en contra del análisis técnico. Probablemente una visión un tanto limitada más allá de los preceptos conceptuales que la inversión value adoctrina. Entraré en ello más adelante...

Pero antes déjame que aclare algo. No haré en estas líneas valoraciones sobre el uso que del análisis técnico puedan hacer supuestos formadores, mentores, gestores u otras especies. Atacar al análisis técnico por el uso que de él se hace y en defensa de hipotéticos incautos me parece una actitud paternalista, sólo propia del Estado. Somos mayorcitos y la información está hoy en día a disposición de todos. Dejemos que el mercado actúe y ponga las cosas en su sitio.

Dicho lo cual, a continuación te expongo mi opinión sobre el asunto. 

  • ¿Tiene sentido?

¿Qué es el análisis técnico? Algunos dicen que es "eso de los grafiquitos y dibujar líneas” que no sirve para nada, otros que es el único enfoque que te hará acariciar el santo grial de la rentabilidad consistente. 

Para llegar a una postura algo más limpia voy a tirar de “manual”. En el libro de 1948 Technical Analysis of Stock Trends de Robert Edwards y John Magee (sí, también los técnicos tienen a sus Graham particulares), se afirma que el enfoque técnico se refiere al estudio de la acción del mercado en sí misma. Según los autores, el análisis técnico es la ciencia -quizás con eso de “ciencia” se pasaron de frenada- de recopilar, normalmente en forma de gráfico, la historia de los precios y volúmenes para intentar deducir cual será la tendencia más probable. Consideran además que es totalmente inútil asignar un valor intrínseco a cualquier acción, pues la divergencia entre el valor de la misma y su precio es la norma en el mercado y el único hecho cierto es que el valor real queda determinado únicamente por la interacción de la oferta y la demanda que reflejan las transacciones consumadas.

Creo que con esto tenemos un buen punto de partida: mercado eficiente y oferta/demanda. A partir de aquí las cosas se empezaron a desarrollar: niveles, patrones, figuras, velas japonesas, indicadores, proyecciones, VSA, order flow… Como te puedes imaginar -y de ahí la eterna discusión- todo esto está en las antípodas de la concepción value: mercado ineficiente y valor de activos/flujos de caja. 

Ya me he declarado en contra de la existencia de la teoría de los mercados eficientes. Así que, si soy coherente, debería argumentar en contra de todo lo que huela a análisis técnico. Y efectivamente creo que desde un punto de vista teórico el concepto de la inversión en valor es totalmente inexpugnable. Si acudes a la bolsa a comprar empresas lo que realmente importa es el negocio de esas empresas. Graham daba una definición notoria de lo que es una operación de inversión: “aquélla que, después de realizar un análisis exhaustivo, promete la seguridad del principal y un adecuado rendimiento”. Eso sólo se consigue comprando empresas a precios baratos o empresas a precios justos a las que se les presupone cierto crecimiento. En cualquier caso, sí o sí, la clave está en el análisis que determina si un precio es barato o justo, algo que por definición nos lleva al estudio del negocio.

Por todo, para mí, en el marco de la inversión contemplada como tal y desde un enfoque estricto, el análisis técnico no tiene ningún sentido. 

  • Pero...

El argumentario de los detractores del análisis técnico suele pasar por alto que están contemplando unas “herramientas” dentro de un marco en el que seguramente no tiene sentido utilizarlas. Si planteamos la construcción de una cartera a modo de inversión, implícitamente asumimos la existencia de un capital, unos plazos y unos riesgos. Así Alvaro Guzmán decía lo que decía hace no demasiado tiempo. Efectivamente en su terreno de juego el análisis técnico habría que tirarlo a la basura, pues es más un estorbo que una ayuda.

Pero, ¿qué pasa si ese terreno de juego es diferente?. ¿Qué ocurre si alguien no está dispuesto a asumir caídas del 50% en su inversión como dice Paramés? ¿Qué hacemos cuando volatilidad sí que es riesgo? ¿Y cuando no nos consuela que los potenciales de revalorización de las carteras suban como la espuma mientras vivimos un batacazo en nuestro liquidativo? ¿Y qué hay de la posible negativa a tener obligación de mantener “cautivo” el ahorro sine díe

Atacar al análisis técnico de la forma en que se hace habitualmente es ir más allá de presuponer la validez de unas herramientas. Es presuponer que todo lo que no sea inversión no puede ser rentable. De hecho los quants (cuya reputación no anda en entredicho) habitualmente quedan separados del debate, pero tampoco hacen inversión “pura". Más bien todo lo contrario, en mi opinión. Que sus algoritmos vayan más allá incluyendo gestión monetaria o de riesgo no quita para que en muchas casos usen de forma exclusiva datos extraídos de operaciones casadas o por casar. Incluso cuando sus datos provienen de screeners de ratios fundamentales, la forma de usar éstos queda lejos de lo que podemos entender como análisis de empresas.

Toda inversión debe contar con la inestimable ayuda del paso del tiempo. Es lo que hace realmente  eficaz la inversión en valor y la ventaja por la que esta forma de acercarse al mercado es extremadamente útil en el largo plazo. Pero esto no debe confundirse con que pueda obtenerse cierta rentabilidad ajustada a un riesgo razonable de la especulación. 

El análisis técnico ha evolucionado mucho, igual que lo ha hecho la valoración de empresas. Aún así,  juzgar a alguien por usar un indicador sencillo es igual de absurdo que juzgar a alguien porque descuenta flujos a una tasa a “cholón". Cada uno tiene su aprendizaje, sus manías y experiencias, que le hacen aprender y evolucionar. Y por tanto en ambos campos lo que para uno vale, para otro no.

Yo mismo desde mis tiernos inicios dejé muy pronto de otorgar valor alguno a todo tipo de patrones de precios o metodologías como las de Elliott -o no me servían o yo era muy malo, que lo mismo me da-. Sin embargo, sí comprobé que era bueno utilizando otras cosas, algunas tan simples como las zonas de soporte y resistencia (algo a lo que me extraña no se le dé más valor, pues no en vano son un reflejo del famoso efecto ancla, ese sesgo cognitivo en el que todos caemos una y otra vez). 

76cbc5bfcdb598a0046d89e75d8ce841ca64cd45.jpg

El análisis técnico se sigue desarrollado gracias a la tecnología, que nos permite disponer de programas y plug-ins de lo más sofisticados en nuestro ordenador casero. Existen actualmente corrientes más que interesantes... Personalmente llevo ya tiempo buceando en los conceptos de Wyckoff (que rescatara en nuestro país @Valdecantos) y en otros como VSA y Order Flow. Te recomiendo que no dejes de visitar perfiles como los de @GeorgeWegwitz o @RubenVillaC si quieres ver de qué va la cosa. Lo que me atrae de este tipo de análisis no es que pueda ser más o menos efectivo, sino que conceptualmente tienen sentido. Y si algo tiene sentido hay que echarle un ojo... 

Creo firmemente que lo importante no son las herramientas, ni los enfoques. Lo importante es conocer qué podemos esperar de esas herramientas y de esos enfoques y, sobre todo, aprender a calibrar nuestras capacidades para su uso. Por ello en este punto de mi existencia nadie me tiene que convencer de que la inversión a largo plazo sustentada en un enfoque de valor es una de las mejores maneras de rentabilizar el ahorro y generar riqueza. Pero del mismo modo tampoco nadie me va a convencer de que el uso de otros medios es una patraña en todas sus formas.  

Y por favor, que no me vengan con lo del track record, que a mí no me vale. Por que, ¿quién dice que el desempeño se tiene que medir necesariamente en quinquenios? Que yo sepa nadie. Que los periodos de inversión tengan que tener para su valoración unos plazos largos es un argumento razonable pero puramente value, pues sólo en plazos muy amplios se atisba la calidad de ese tipo de gestión. Te contaré algo, hace ya años trabajé haciendo cuenta propia para una entidad nacional. ¿Crees que miraba muchos balances?. ¿Crees que la valoración de los resultados era a cinco años?. Obviamente la respuesta es no. Cierto es que contaba con recursos que no están a la mano de un inversor particular, pero eso poco importa cuando estamos tratando de validar el concepto de los mecanismos utilizados. 

Si tomamos a cualquiera de esos detractores fundamentalistas del análisis técnico, le sentamos en un Front Desk y le decimos “ale, a ganar dinero y ya veremos que has hecho dentro de un mes” supongo que se escandalizaría, que es la opción más fácil. Porque la opción difícil es asumir los límites de cada uno, ser fiel a tus principios y convicciones y -sobre todo- dejar que el resto del personal haga exactamente lo mismo. Muchas veces con un "a mí no me va eso" se puede ser más contundente que rasgándose las vestiduras y sentando cátedra. 

Como decía al principio, las herramientas no tienen culpa del uso que se hace de ellas y ciertamente la mala prensa del análisis técnico tiene mucho que ver con que generalmente se pone en manos inadecuadas. Supongo que es inevitable que algunos sigan culpando al coche en vez de  al conductor. Sea como fuere, habrá que esperar a que el tiempo calme las aguas. Especialmente ahora, cuando las opiniones extremas provienen de circunstancias también extremas de mercado, como las de los últimos años. El tiempo acallará a muchos, porque llegará el momento en que alguien les diga que el uso de una triste media móvil podría haberles ahorrado tiempo, dinero y sufrimiento. Entonces, igual que hoy, me posicionaré en contra de semejante argumento absurdo. 

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 5 comentarios
Buenas tardes, he estado leyendo con atención el artículo con el que estaba de acuerdo hasta que has aludido a Elliott. NO es ningún secreto que nosotros somos seguidores de su teoría y nos ha dolido que digas entre otros métodos de análisis técnico que o no sirven, o que no has sabido sacarle su parte aprovechable.
Nuestro sistema se base en el 70 -80 % en la teoría de Elliot, pero tampoco hacemos asco a aplicar cualquier sistema que nos mejore las señales que Elliott no da, así las cosas has mencionado al Order Flow, método que estamos implementando a nuestro sistema y que reconocemos nos ha hecho mejorar nuestro único análisis por Elliott.
No somos partidarios de hacer sistemas de especulación muy complejos, pero aplicar dos o tres métodos de análisis técnico en uno puede ser la mejor de las soluciones para discriminar las señales falsas que en ocasiones todos los sistemas nos proporcionan.
No podemos darte un me gusta, pues has puesto en tela de juicio el pilar en el que basamos nuestro método especulativo, pero si podemos darte la enhorabuena por haber defendido el análisis técnico en el que creemos encontrarnos todos lo que nos acercamos a los mercados bajo la visión de Elliott.
Un saludo.
02/06/2018 13:23
Agradezco tu comentario.

Sinceramente creo que el tono general que he usado es bastante conciliador y parte del respeto a todas y cada una de las metodologías cuando se usan en el contexto apropiado.

Es más, creo que lo que comentas no se ajusta a lo que he escrito:

"...metodologías como las de Elliott -o no me servían o yo era muy malo, que lo mismo me da-."

Lo único que hago es afirmar que no me sirve a mi. Incluso abro la puerta a que probablemente sea yo el que no sabe utilizarla correctamente.

Sinceramente, no creo que ese comentario suponga poner en tela de juicio a nada o a nadie.

Saludos.
02/06/2018 14:10
Igual me he dejado llevar por la pasión por Elliott, de verdad sé que el tono que has empleado no era hiriente ni mordaz con ningún sistema de análisis técnico, perdona en ningún momento he querido herir sensibilidades, pero es que cuando se meten con Elliott me viene la "vena integrista" de Elliott.

Como bien dices tú, cualquier sistema es bueno si el que lo emplea lo usa adecuadamente.

Disculpa de nuevo, recibe un saludo.
02/06/2018 15:52
antiguo usuario
El AT para mí es perfecto , el problema es convivir con la contradicción , si usas AT porqué te tienes que obsesionar con las noticias , claro hay dogma de que hay estar bien informado y atender datos pero todo esto te genera contradicciones ,
Yo operó índices y las noticias no me influyen a la hora abrir una posición porque si atendiera a todo no abriría nada,
Al final todo interactúa y se vé en un grafico y luego el AT convencional hay que dotarle de experiencia propia . Yo no utilizo ningún indicador voy con el gráfico a pelo salvo unas rayas que pintó pero nada más y luego mi interpretación producto de la experiencia,jajajs
Luego todos que acuden al AT para hacerse ricos (yo también )no tienen experiencia el mercado los cruge , unos lo deja otros se hacen inversores de largo plazo o values investing, jajaja
Y montan una cruzada contra el At, yo creo que son fracasados del AT y hay legiones,jajaja
03/06/2018 12:02
Buenas.

Yo soy de la idea que se pueden unir ambos conceptos... Por mucho que los value nos cuenten lo contrario.

La idea es entrar en un valor value (ya sea por investigación propia o copia de algún gestor de prestigio) cuando de señal y si NO hay señal NO hay entrada.

Aryzta sin ir más lejos todas las señales que ha ido dejando por el camino es que subir NO iba a subir... Y al final supongo se ha pasado de frenada en la caída... Pero no descartemos verla otro 20% adicional más abajo si hace ampliación de capital.

De igual modo unir compra de insiders y señal por técnico... El ejemplo de Solaria estos últimos meses blanco y en botella.

Me apunto a @GeorgeWegwitz y @RubenVillaC que seguro aprendo algo.

Muy agradecido.
03/06/2018 22:09
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad