El riesgo político de Irak

7 de septiembre 0

A pesar de que las cifras de producción y exportación presentadas por las fuentes iraquíes muestran una mejora significativa, pero el optimismo debe moderarse.

Irak continúa su camino hacia un gran enfrentamiento entre los dos principales bloques rivales políticos, encabezados por el primer ministro Al Abadi y el ex primer ministro Al Maliki. Ambos se encuentran actualmente en una carrera para liderar el país, mientras se enfrentan a amenazas internas y externas.

Las cifras de producción y exportación de petróleo iraquí muestran desarrollos muy positivos, aunque internamente, el país se encuentra al borde del abismo. Los últimos datos del Ministerio de Petróleo iraquí muestran que ha impulsado sus exportaciones de crudo del sur a 3.583 millones de b / d en agosto, 40.000 bpd más que en julio. Desde la reunión de la OPEP en Viena, Bagdad ha estado presionando para aumentar su producción total a un promedio de tres meses de 3.549 millones de b / d, un aumento de 109,000 b / d desde los primeros cinco meses de 2018.

Es sorprendente ver que incluso con los continuos disturbios en la región de Basora, las exportaciones desde sus terminales sur están en alza. Las cargas desde la terminal de Khor al-Amaya han estado suspendidas desde el comienzo de 2018. La Organización Estatal de Comercialización de Petróleo de Irak (SOMO) informó que se han enviado 2.727 millones de b / d de Basrah Light desde las terminales, junto con 856,000 b / d de Basrah. Crudo pesado En la actualidad, otros siete petroleros han atracado, mientras que cuatro están esperando su turno, con un total de alrededor de 7 millones de barriles.

Las cifras del petróleo en el norte de Iraq también son prometedoras, ya que las exportaciones del gobierno regional semiautónomo del Kurdistán al puerto mediterráneo turco de Ceyhan han estado creciendo. Fuentes kurdas indican que el KRG actualmente está exportando 445,000 bpd a Ceyhan, que es un aumento del 40 por ciento en comparación con julio. Sin embargo, la producción petrolera del gobierno en el norte sigue bloqueada, ya que no hay acuerdo entre Bagdad y el KRG. Actualmente, no se está exportando un potencial de 200,000 bpd debido a este problema.

El futuro podría, sin embargo, ser menos brillante de lo que sugieren los datos anteriores. El país enfrenta un cierre total si los bloques políticos en competencia no logran llegar pronto a un acuerdo en el parlamento. Hace varios días, el parlamento iraquí se reunió por primera vez desde las elecciones de mayo. En la actualidad, el actual primer ministro Haider al-Abadi aún está tratando de alcanzar una coalición mayoritaria, pero hasta ahora ha sido bloqueado por sus rivales, encabezados por el ex primer ministro Nouri al-Maliki. Después de varias discusiones acaloradas, no se ha llegado a ninguna solución.

Al Abadi lucha para mantenerse en el poder, ya que ha llegado a un acuerdo de coalición con el movimiento Sairoon de Muqtada Al Sadr. Al Sadr, un poderoso clérigo chiíta, ha advertido al gobierno que su paciencia se está agotando. Al Sadr, conocido principalmente por su posición de línea dura y su hambre de poder, podría ser el factor decisivo en la actual lucha por el poder. También se ha convertido en uno de los principales partidarios de las protestas violentas en la ciudad de Basora, en el sur de Irak, donde los manifestantes luchan contra las fuerzas de seguridad iraquíes en un intento por obligar al gobierno con sede en Bagdad a tomar medidas contra la comida, el agua y el poder. escasez en el país. En las últimas semanas, docenas de manifestantes han muerto y muchos más han resultado heridos en numerosas protestas que ahora amenazan con extenderse a toda la parte sur de Iraq.

Nouri Al Maliki, ex primer ministro, ha podido formar una alianza con el comandante de la milicia Hadi al-Amiri, el líder de la milicia chií Hashd al Shaabi. Este último es fuertemente apoyado, y podría decirse que liderado por, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC). Teherán no solo está tratando de consolidar su posición de poder en Irak, sino que también está tratando de influir en el gobierno para que se aleje del bloque de poder liderado por Arabia Saudita en la región.

Agregando más combustible al fuego, el Hashd Al Shaabi declaró que atacarán a los EE. UU. Y otras fuerzas extranjeras en Iraq. Por otra parte, la milicia declaró que tomarán medidas si los no iraquíes intentan formar un gobierno pro-Washington y pro-saudí en Bagdad. Fuentes de medios iraquíes informan que las declaraciones fueron firmadas por la Brigada Badr, Asayib Ahl al-Hagh, Kata'ib Sayyid al-Shuhada, Kata'ib Jund al-Imam, Ansar Alá al-Awfiya ', Saraya Ashura, Saraya Ansar al- 'Aqeeda, Saraya Khurasan y Kata'ib Imam Ali. Todos estos grupos son conocidos por ser apoyados y dirigidos por Irán.

Occidente ha respaldado a Al Abadi, que es visto como un político más débil que su predecesor Al Maliki. Varios analistas occidentales han declarado que Al Maliki se ha centrado mucho más en los conflictos tribales y sectarios, mientras que Al Abadi tiene una posición más abierta (o más débil). Estados Unidos y la Unión Europea siguen culpando en parte a Al Maliki por haber apoyado la lucha de poder a favor de los chiítas, dejando atrás a otros grupos religiosos y sectarios. A los ojos de Occidente, esta política pro-chiíta ha creado un caldo de cultivo para el terrorismo y fue una de las razones detrás del ascenso y el éxito de IS / Daesh en Iraq, ya que los sunitas y otros grupos en el país se quedaron atrás. .

Los analistas occidentales, sin embargo, deben estar atentos a la actual lucha por el poder ya que el resultado no aliviará el creciente resentimiento entre el pueblo iraquí. La desconfianza o el odio total de un grupo creciente de votantes ya ha provocado disturbios en la región de Basora rica en petróleo. La caída de estos enfrentamientos y la violencia constantes entre el ejército iraquí y los manifestantes conducirá casi con certeza a un movimiento que se resista a cualquier nuevo gobierno basado en la vieja guardia.

Al mismo tiempo, conducirá a un posible movimiento violento contra los partidos políticos y las milicias respaldados por Irán en otras regiones. Ya se han informado enfrentamientos entre estos grupos, pero un aumento adicional de la violencia podría conducir a una nueva guerra civil, en la que Irán se involucrará plenamente. Al observar la situación actual en Siria y el Líbano (Hezbolá-Israel), Teherán probablemente no esté dispuesto a eliminar parte de su control de Irak. El vínculo con Bagdad, el Hashd Al Shaabi y otras milicias tiene una importancia estratégica inmensa para el régimen en Teherán. Es de esperar una lucha renovada, especialmente si la implosión de poder en curso en Bagdad dará a los grupos kurdos y suníes la opción de contrarrestar.

Una nueva escalada en el terreno entre las fuerzas de seguridad del gobierno y los manifestantes podría conducir a un cierre de los campos petroleros y los puertos. Al mismo tiempo, un aumento en el derramamiento de sangre podría llevar a confrontaciones directas en Bagdad y otras áreas. Tal escalada podría desencadenar que las milicias y los representantes iraníes se involucren, ya que el control iraní sobre el gobierno iraquí podría verse amenazado.

En resumen, las cifras actuales de producción de petróleo pueden parecer alentadoras, pero si las partes en Bagdad no logran cerrar un trato y abordar los problemas en el Sur, las exportaciones de petróleo podrían verse seriamente afectadas.

Esto ocasionará que el precio al alza se impulse realizando máximos ascendentes debidos a la disminución de la oferta.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Etiquetas destacadas

Publicidad