El poder internacional de dólar

3 de junio 4
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
2º en inB
2º en inB

El dólar ha sido la divisa más demandada en las transacciones internacionales, y sigue ocupando un papel primordial en cualquier intercambio. En los mercados de divisas mundiales, casi todas las transacciones se hacen a través del dólar. Si alguien pide en cualquier país del mundo precio a un banco para intercambiar, por ejemplo, francos franceses por libras esterlinas, el banco le dará implícitamente cotización franco-dólar y dólar-esterlina, que es cómo va a operar en el interbancario. El cliente deberá pagar las comisiones de ambas operaciones. El dólar tiene tal liquidez internacional que es incomparable con cualquier otra moneda. Esto tiene su origen en el resultado de la Segunda Guerra Mundial, de la cual salió como primera potencia EEUU, dueño de casi todos los activos mundiales y exportador neto al resto de mundo. El dólar ofrecía, por lo tanto, valores máximos de liquidez y de estabilidad para ser demandado como divisa.
Desde entonces, los enemigos del poder del dólar, han esperado impacientes su caída en los mercados, pero pese las diversas crisis por las que ha pasado EEUU, el papel del dólar no ha perdido su fuerza. Algunos pensaban que las enormes devaluaciones de dólar eran signo del final de su supremacía.
Últimamente el Remimbi chino, y antes otras divisas, se ha postulado para sustituir al dólar, pero pese a los avances de China en todos los órdenes, no ha conseguido más que el 3% de la cuota de mercado. Anteriormente, ni cuando Alemania fue una gran potencia, logró que su marco conquistara los mercados. 
En suma, hay muchos factores que sostienen al dólar y que es difícil que desaparezcan. La solidez de su economía e instituciones, su confianza en la supremacía del mercado libre, la transparencia, y su liquidez en cualquier parte del mundo - nadie rechaza un cobro en dólares - hace que su demanda sea muy sólida. 
Otros han pensado que las criptomonedas acabarían con la primacía del dólar, pero como dice Esward Prasad,

Sin embargo, la realidad es que activos como el oro no son alternativas viables porque sus mercados no son lo suficientemente líquidos; sería difícil vender una gran cantidad de oro en un período corto sin provocar una caída en los precios del oro. Las criptomonedas como Bitcoin tienen el problema adicional de ser muy inestables en valor. Incluso las reservas de renminbi podrían ser de ayuda limitada porque esa moneda no es totalmente convertible. En el futuro previsible, es probable que haya una demanda fuerte y tal vez incluso creciente de "activos seguros" que sean líquidos, estén disponibles en grandes cantidades y estén respaldados por países con sistemas financieros confiables. Hay suministros limitados de dichos activos, y el dólar estadounidense, que representa una poderosa combinación de la economía y el sistema financiero más grande del mundo, respaldado por un marco institucional sólido, sigue siendo el proveedor dominante. El deseo de diversificación ha llevado a aumentos modestos recientes en la participación de los dólares australianos, canadienses y neozelandeses en las reservas mundiales de divisas, pero estas, y otras monedas de reserva líderes, como el euro, la libra esterlina y el yen japonés. —han hecho mella sólo marginalmente en la participación del dólar estadounidense.

¿Qué mantiene el volumen de liquidez en dólares que flota por el mundo sin que escasee nunca? Curioso, Pero es el déficit exterior permanente de EEUU, y su pago dólares, lo que alimenta ese enorme fondo de unos 3 billones de dólares que flota por los mercados financieros. Ese déficit, de un 3% del PIB además media, lo crea un exceso de demanda interna sobre el PIB, sostenido por una política monetaria que nunca ha subido los tipos de interés para contener ese déficit. Si ese déficit no existiera, y EEUU fuera un país continuamente en superávit exterior, el dólar sería más raro y por ende más caro. En el gráfico, el déficit exterior/PIB de EEUU. Es claro que éste déficit creciente no preocupa en absoluto a los d mandantes de dólares. 

65dec197bc43befbf1de8ae7f7308805c6772315.png

EEUU, como el resto de Occidente, ha entrado en una larga decadencia, aunque más lenta que el resto. Todo se acaba, tarde o temprano. Cuando al cabo de las décadas el dólar ya no sea dominante, me temo que nosotros, los de este lado del charco, estaremos bastante peor.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 4 comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos