El método de la lista de la compra

6 de diciembre 0
MBA Internacional, Experto en Bolsa y Mercados y traductor financiero
MBA Internacional, Experto en Bolsa y Mercados y... [+ info]
38º en inB
38º en inB

Una de las dudas que probablemente te hayan surgido al plantearte invertir en bolsa es cómo se pueden controlar las compañías interesantes con frecuencia y sin perder mucho tiempo. Si ya tienes un trabajo a tiempo completo, ¿cómo te vas a dedicar todos los días al llegar a casa a mirar el precio de las miles de empresas que cotizan para saber cuál puede ser interesante?

Bueno, no desesperes, que seguro que hay una solución. Usemos un poco la cabeza…

  • Cuando vas al supermercado ¿miras absolutamente todos y cada uno de los productos, compruebas su precio y haces cálculos cada vez para saber cuáles son caros y cuáles son baratos?
  • ¿Crees que deberías realizar un seguimiento exhaustivo del precio la leche, del pollo, de la fruta o de la verdura para poder hacer una compra inteligente?

Tu respuesta probablemente sea algo así: ¿Estás de coña? De entrada, no tengo por qué mirar todos los productos, solo los que me interesan. Y no, no me hace falta estar pegado a los medios de comunicación para saber qué alimentos suben y cuáles bajan, o para saber si algo está caro o barato en el supermercado.

¡Felicidades! Tu respuesta ha sido lógica y razonada. Entonces, ¿por qué no se va a poder aplicar esto mismo a la inversión?

Hay un método que te permitirá reducir el tiempo invertido al mínimo sin perder eficacia como inversor, al igual que cuando vas a hacer la compra. ¿A qué precio estaban ayer por la tarde los plátanos? Da igual, no eres tonto y cuando veas el precio el próximo día en la sección de frutería sabrás si están a buen precio, no necesitas conocer la situación de los productores de plátanos ni la evolución de la oferta y de la demanda de esta fruta para hacer una compra con cabeza.

En el artículo de hoy te contaré cómo aplicar a la inversión desde ya el conocidísimo (solo por mí)… ¡método de la lista de la compra!

El pilar principal del método de la lista de la compra, ya sea en el supermercado o a la hora de invertir, es la reducción. ¿Reducción de qué? ¡De las empresas en tu punto de mira!

El gran filtro: el círculo de competencia

Si no sabes lo que es el wasabi, no comes platos preparados o no te gustan las salchichas, ¿qué más te da lo que ocurra con estos productos? Cuando pasas por delante de ellos ni los miras. Tiempo invertido en lo que no te interesa: cero patatero.

A la hora de invertir en empresas, el enfoque es algo distinto pero verás que hay similitudes. Céntrate solamente en las empresas que entiendas a la perfección, tu círculo de competencia. ¿Qué empresas puedes entender en profundidad? La respuesta es muy pocas, y eso no debe avergonzarte. Warren Buffett descarta el 90% de compañías cotizadas porque no entiende bien cómo ganan dinero. Algunas preguntas que te deberías plantear para saber si entiendes una empresa son las siguientes:

  • ¿Por qué los consumidores eligen los productos o servicios de esta empresa y no los de la competencia?
  • ¿Quién dirige la empresa y cuál es su plan para el futuro?
  • Cuando la rentabilidad fue mayor o menor en el pasado ¿a qué razones se debió?
  • ¿Qué podría ocurrir en el futuro para que este negocio dejase de funcionar?

Tu círculo de competencia reduce enormemente la cantidad de compañías a las que debes prestar atención: únicamente aquellas que puedes entender. A las demás, que les den morcilla. Tu tiempo es limitado y tu dinero es muy preciado, dedica estos dos recursos solo a lo que comprendas para ahorrarte disgustos.

«Si no eres capaz de explicarlo, no inviertas»

¿Por dónde empezar?

Tu círculo de competencia se puede ir ampliando poco a poco conforme adquieras nuevos conocimientos pero hay dos fuentes iniciales para obtener las primeras empresas de tu lista de la compra:

Empresas sencillas que todos conocemos

Coca Cola, Inditex, Unilever, Google, Mc Donalds… Hay compañías archiconocidas cuyos negocios no son complicados de entender, pero no te confíes. Esto no quiere decir que sean negocios que ya entiendes todo lo que deberías para poder invertir en ellos cuando el precio se atractivo; intenta responder a estas preguntas y verás:

  • ¿En qué países gana más dinero Mc Donalds?
  • ¿En qué continente tiene que adaptarse más Inditex a los gustos locales?
  • Cuando Unilever vende helados Magnum por el mundo, ¿cambia la composición del chocolate o su sabor es universal?
  • ¿Cuánto gana Google por ingresos de publicidad, el 70% o el 90%?
  • ¿A qué se debieron las últimas caídas importantes en bolsa de todas estas empresas?

Como ves, aún te queda bastante para entender en profundidad a estas compañías pero solo es cuestión de estudiarlas a fondo. No necesitas estudiar ingeniería aeronáutica ni arquitectura para poder evaluarlas. Si te lees sus documentos informativos para inversores (aquí están, por ejemplo, la última presentación de Inditex y el informe estratégico de Unilever) puedes entenderlos prácticamente al completo y empezar a responder a las preguntas anteriores.

Empresas más complicadas que conoces por circunstancias particulares

Si has estudiado farmacia o trabajas en el sector, estás mejor posicionado que nadie para entender a empresas como Roche, Bayer, Novartis o Sanofi. Cuando leas sus informes anuales y veas en qué están trabajando, puedes llegar a conclusiones firmes sobre qué investigaciones darán sus frutos y en cuánto tiempo, cuánto tardarán en registrar las patentes en los distintos mercados, a qué problemas se pueden enfrentar y cuánta rentabilidad pueden llegar a generar antes de que lleguen los medicamentos genéricos.

Los demás, mientras tanto, nos quedaremos con la boca abierta porque no entenderemos nada. Puede que tu sector no sea el farmacéutico, sino el acero, la automoción, el transporte marítimo… Aprovéchalo. Usa tus conocimientos para estudiar a las empresas del sector y añádelas a tu punto de mira, a tu círculo de competencia.

El seguimiento de la lista de la compra

Ahora que ya te haces una idea de qué sectores y compañías entran dentro de tu círculo de competencia, es el momento de hacer una lista con ellas para ir controlándolas de vez en cuando. De momento, la herramienta más sencilla, útil y gratuita que conozco para este cometido es Yahoo Finance.

Yahoo Finance te permite aplicar perfectamente el método de la lista de la compra al crear una cartera de inversión que puedes comprobar en cualquier momento para saber en dos segundos si alguna de las empresas interesantes de tu círculo de competencia están a un precio atractivo. El truco está en «simular» compras al que consideres tu precio objetivo para tener porcentajes que indican la diferencia respecto al precio que quieres pagar en tiempo real.

Aquí va un ejemplo de lista de la compra que creé hace un tiempo. Mc Donalds a 125, Inditex a 29,5 y Coca-Cola a 44,5.

10

En este ejemplo, las empresas de la lista están entre un 11% y un 25% más caras del precio que yo querría pagar. He tardado 2 segundos en comprobarlo, así que ya me puedo ir a tomar un café con mis amigos. El día que vea que en esta columna hay números rojos en la línea de McDonald's que indican «-20%», puede que haya una oportunidad en el mercado.

Entonces, y solo entonces, volveré a analizar de cabo a rabo la empresa para ver cuál es realmente su precio objetivo y si el mercado me está ofreciendo un descuento jugoso. Si es así, no dudaré en ser accionista de esta fantástica empresa. Hasta entonces, seguiré al acecho.

La mayoría de acciones están sobrevaloradas la mayoría del tiempo

Cuando tu lista de la compra empiece a tener un número considerable de acciones, te darás cuenta de que todas o casi todas estás sobrevaloradas si el precio objetivo que has marcado es conservador. En efecto, la mayoría de acciones están sobrevaloradas la mayoría del tiempo. Las verdaderas oportunidades en el mercado de valores escasean y se dan solo de vez en cuando.

La inversión con cabeza no tiene nada que ver con el tiburón de las finanzas de las películas que se pasa todo el día chillando «¡Compra esto! ¡Vende aquello!» al teléfono. Ese es el estilo de inversión del chivatazo, del pelotazo, del casino y del «a ver si me forro en dos días». Las películas que transmiten esa tensión con tanta acción triunfan en la cartelera, pero tu bolsillo te agradecerá que te alejes de ese mundo.

Sé paciente y echa un vistazo a tu lista de la compra un par de veces al mes para controlar por dónde van los tiros. Mientras el mercado esté caro, sigue con tu vida y no inviertas, pero no dejes de aprender. Cuando veas que el mercado cae fuertemente, controla más de cerca las empresas que te gustan y empieza a hacer análisis más profundos. Y solo cuando veas una ganga, saca la cartera y compra.

  • Entre mis dos últimas inversiones, Apple y Google, pasó más de un año.
  • Llevo cinco años acechando a Inditex y puede que me queden otros tantos hasta que finalmente se ponga a tiro
  •  En 2015 no compré nuevas empresas, solo realicé aportaciones mensuales a mi cartera de índices, donde invierto exactamente como expliqué aquí.

¿Por qué no he invertido más en todo este tiempo? Porque no he visto oportunidades de las buenas, simple y llanamente. La inversión tiene más de observación que de acción. Además de aprender a invertir, aprende a ser paciente. Tus resultados serán muchísimo mejores.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad