El IBEX gana la batalla de los índices, y los índices ganan la batalla a la política

26 de abril, 2017 0
Grado en Finanzas por la Universidad de León, actualmente cursando Máster en Finanzas por la Universidad de Vigo.
Grado en Finanzas por la Universidad de León,... [+ info]

Las bolsas, o en su caso, los índices de referencia de cada país, se van moviendo en función de la nueva información que los inversores van adquiriendo. Una vez que esta información está en poder de los inversores, estos transmiten dicha información en el mercado a través de decisiones de compra o de venta consiguiendo, en conjunto, que la bolsa suba o baje. Por su parte, para las acciones de las compañías que componen dichos índices, se podría aplicar semejante lógica; así, si una empresa sale en los titulares de prensa por temas relacionados con la corrupción —recientemente OHL o Indra—, lo normal es que su precio de cotización, al menos en el corto plazo, descienda. De hecho, tan importante es la información que el mercado va digiriendo, que hay quien piensa que si pone una bomba en el autobús de los jugadores del Borussia Dortmund, es de esperar que la cotización de las acciones de dicho equipo baje —que bajó en un primer momento— y conseguir de esta forma plusvalías.

Seguido de lo anterior, el mercado no siempre traduce la nueva información de la forma que esperan los inversores. Dentro de pocos días, concretamente el 8 de mayo, Donald Trump cumple su primer semestre como presidente electo de Estados Unidos. No obstante, antes de conseguir el billete que le mandaba derecho al Despacho Oval, era habitual leer este tipo de noticias en la prensa económica —y la no económica—:

Según advierte la entidad británica Barclays en un informe enviado ayer (31 de octubre de 2016) a los inversores, un triunfo de Trump podría llevar a una caída de entre el 11% y el 13% en el S&P 500, principal índice de la Bolsa americana y referencia para el resto de mercados en el mundo.

Antes de que se produjera el Brexit, también se podían leer comentarios de este tipo:

Las acciones europeas podrían perder casi un 25% de forma inmediata si el Reino Unido opta por abandonar la Unión Europea.

Pero el mercado no ha reaccionado, ni mucho menos, de la forma esperada. Es cierto que el programa de Donald Trump no se está ejecutando como en un principio cabría esperar, o que el Brexit todavía no está cerrado de manera definitiva —se inician negociaciones de hasta dos años de duración—, pero también es cierto que los inversores manejan hoy una información totalmente opuesta a la que manejaban días antes al 8 de noviembre —elecciones en EEUU— o al 23 de junio —referéndum sobre el Brexit—. El presente año tenemos muchos acontecimientos políticos que pueden generar información influyente en los movimientos de los mercados. El 15 de marzo tuvieron lugar las elecciones en Holanda, con victoria del europeísta Mark Rutte —no consiguió suficientes escaños para formar gobierno, pero sí parece estar disipado el temor hacia el racista y antieuropeísta Geert Wilders—; hace tres días, el 23 de abril, la primera vuelta de las elecciones francesas con victoria del centrista Enmauel Macron; en Alemania se elegirán los miembros del Parlamento Federal el 24 de septiembre y en Inglaterra, por su parte, tendrán lugar las elecciones anticipadas el 8 de junio. El riesgo geopolítico, pues, parece que estará presente durante algún tiempo entre los inversores.

Con todo, es importante tener en cuenta que los índices están compuestos por empresas, no por políticos. En otras palabras, puede que determinadas decisiones políticas puedan influir en el éxito o fracaso de alguna empresa en concreto, pero no en todas las empresas. De hecho, el mapa que dibujan los principales índices de referencia desde las elecciones estadounidenses es el siguiente (Ibex línea roja, S&P 500 línea morada, CAC Francés línea verde y DAX Alemán línea azul):

c0dd5031d5e7147cba950715a2eb424c2c882b0c

Asimismo, el comportamiento del Ibex-35 (rojo), S&P 500 (morado) y FTSE 100 (azúl) desde la votación del Brexit se muestra en el siguiente gráfico:

dc08ada7b5e6f3338ea28446d876303af4c3788a

Como se puede apreciar, los principales índices de referencia han seguido una tendencia alcista a pesar de los resultados de las elecciones en EEUU, o a pesar de que los británicos decidieran abandonar la Unión Europea. Esto se explica, entre otras cosas, al buen fondo del mercado en el que nos encontramos en la actualidad, con buenos resultados empresariales y buenos datos macroeconómicos, empujando a los inversores a olvidar rápidamente los acontecimientos políticos y ayudándoles a centrarse en lo que de verdad importa, los modelos de negocio de las compañías. En consecuencia, lo correcto a la hora de tomar las decisiones de inversión, no es tanto en focalizar el ojo del huracán en si una determinada compañía puede sacar tajada de prebendas políticas, sino de si es capaz, a través de los bienes y servicios que ofrece, de generar valor para los demás. Es por ello por lo que, en general, la bolsa sube cuando la economía va bien, y baja cuando entra en recesión. No se puede olvidar, no obstante, los lazos con el poder político con los que sí cuentan muchas empresas del Ibex-35 —por ejemplo, el sector de la construcción—, pero la localización de activos (asset allocation), o lo que es lo mismo, cómo debe de distribuir sus inversiones un inversor, no debe centrarse en el contexto político, sino en el contexto económico.


Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad