El gran error de Occidente con China: el progreso no es democracia

3 de mayo 4
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
2º en inB
2º en inB

No cabe duda que después del conflicto Rusia-Ucrania, Occidente habrá de enfrentarse al creciente enigma chino. Pero este enigma fue fomentado por EEUU para hacer frente a la URSS, la potencia comunista más temida entonces. Se inició en EEUU un proceso heredado de presidente a presidente, de China como pieza clave del futuro mundo globalizado, que sería atraído por el Progreso económico debido al comercio mundial creciente. Como dice George Magnus  en su magnífico artículo del Telegraph, 

En 2000, cuando el Congreso acordó la liberalización comercial permanente con Beijing, United Steelworkers of America denunció el acuerdo como una “traición a los intereses de los trabajadores” y advirtió que las fábricas desaparecerían como resultado. El descontento de los obreros ha persistido desde entonces y Donald Trump lo aprovechó mucho.
Pero Clinton creía que mejoraría las exportaciones estadounidenses y empujaría a China aún más hacia las reformas económicas. La idea era que a medida que China se hiciera más rica y estable, la amenaza a la estabilidad global disminuiría y la liberalización liberaría el potencial del pueblo chino para exigir un gobierno más inclusivo.
Hoy, estos juicios parecen al menos ingenuos. A pesar de las preocupaciones sobre las políticas industriales, la gestión de la moneda y las prácticas de transferencia de tecnología y acceso al mercado de China, la dirección del viaje con respecto al compromiso económico y comercial fue inamovible e impulsada tanto por George W Bush como por Barack Obama. Bush etiquetó a China como un competidor estratégico, pero de todos modos coqueteó con el régimen. Permitió negociaciones en curso en una amplia gama de asuntos económicos y financieros. Creía que los incentivos comerciales, incluso en países totalitarios, harían que “el paso a la democracia se volviera inexorable”.
La administración Obama, formada en el huracán de la crisis financiera, fue igualmente cálida con China y se resistió a las demandas de hacer frente al país a medida que se volvía más truculento en política exterior. Obama hizo poco después de 2012, cuando el nuevo líder del país, Xi Jinping, desarrolló la Iniciativa de la Franja y la Ruta para influir en el comercio mundial y las islas armadas en el Mar de China Meridional.
China también aprovechó la crisis financiera para hablar con más fuerza. Si bien señaló que la inversión extranjera aún fluía fuertemente hacia el país, Beijing trató de enfatizar que el modelo económico estadounidense ya no era adecuado para su propósito y que el mundo debería abandonar un sistema financiero moribundo basado en el dólar estadounidense. Fue un tema que el partido continuó después de la toma de posesión de Trump en 2017, cuando la prensa estatal de China atacó los "graves inconvenientes" de la democracia occidental y dijo que el futuro pertenecía al "socialismo con características chinas".

China hoy es efecto de la enorme “miscalculation” de EEUU, seguido de los demás países occidentales, del intento de integración de China en el sistema político occidental, vía comercio mundial. “Si conseguimos incorporar a China en el comercio con Occidente, y vía esto en un sistema capitalista, tarde o temprano será un país homologable con el nuestro”. Esto era la idea cuando Nixon, presidente a punto de ser expulsado por su corrupción, fue a China en 1972 para iniciar el largo proceso de conversión de China a un país aliado con el que la URRS no tendría más remedio que rendirse. No deja de ser una manifestación colateral del error americano de que El Progreso llevaba indefectiblemente a la democracia.

Hay que decir que China aceptó el papel asignado, pero no jugó con lealtad. Manipuló escaradame te su tipo de cambio frente al dólar para impulsar las exportaciones, que fueron invasivas en EEUU, sin que éste pusiera objeciones.  Alguna vez China se convertiría en comprador ¿no? También robó deslealmente tecnología de las empresas USA que hacían joint Venture en China. 

Pues no. Lo que hizo fue acumular montañas de reservas - dólares -, que colocaba en deuda y acciones americanas, lo que llegó a crear una gigantesca deuda exterior de EEUU con China, cuyos superávits exportadores eran la fuente de ese capital. Gran parte de éste desequilibrio financiero fue un factor esencial en la crisis de 2008.

Pues no. Lo que hizo fue acumular montañas de reservas - dólares -, que colocaba en deuda y acciones americanas, lo que llegó a crear una gigantesca deuda exterior de EEUU con China, cuyos superávits exportadores eran la fuente de ese capital. Gran parte de éste desequilibrio financiero fue un factor esencial en la crisis de 2008.
Ahora nos encontramos con un elefante entre la vajilla que empieza a moverse en las direcciones más variopintas, una potencia económica temible por ser centralizada, y una amenaza cada vez más patente por sus ambiciones geoestratégicas. Ya no es el País tutelado benignamente; es la gran potencia económica y militar.
EEUU ya no tiene capacidad ni ganas de ser la primera potencia mundial, superada por su criatura creada con tanto mimo como éxito. Y resulta que antes tenemos que lidiar con Putin, el amigo de China.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 4 comentarios
La vision estrategica de Robert Schuman o Konrad Adenauer o el General de Gaulle de crear una Unión Europea que impidiera cada 30 ó 40 años destrozarnos los europeos dió resultado, pero es que eran paises de cultura y economia parecida, y con una potencia militar muy parecida y que no eran capaces de imponerse al resto de paises. Chapeau por la magnifica idea.
Pero de ahí a dejar a Rusia de proveedor principal de la energia de Europa, pues ya lo hemos comentado en el articulo de hace unos días, es simplemente un sindrome de Estocolmo a la enesima potencia de los alemanes. Y ahora nos encontramos que hemos llevado las fabricas a China y sus alrededores y para muestra un boton, resulta que no había mascarillas en todo Europa ni en USA, porque no quedan fabricas que las puedan fabricar y acordaros hace dos años por estas fechas como teniamos el tema de la pandemia, con medicos entrando a los pacientes a pecho descubierto, residencias de ancianos sin poder atender por miedo al contagio, gente muriendose en la casas, todos sin protección alguna porque no teniamos forma de fabricar y protegernos.
El nivel estrategico de los politicos de las ultimas genraciones no digo que no llegue para ganar una partida de ajedrez, es que no da ni para ganar una partida de parchis. Si no hay mas ver lo que tenemos aquí.
03/05/2022 09:52
La situación no es para China la de años atrás, Trump desde que llegó al poder puso sobre la mesa el problema y toda su política respecto a China fue en esa dirección, ni sabría contar sus intervenciones y decisiones al respecto, su etapa estuvo cargadas de ellas, hacer flaquear el poder Chino era parte de su programa: American first, decisiones que también afectaron a Europa. Hoy las acciones Chinas que cotizan en WallStreet no están donde estaban.

Me cuentan algunos, que los gastos de transporte han aumentado una barbaridad, empezaron con la falta de contenedores y siguen otras historias... tanto que comprar en China ya no es lo que era, lo dicen los propios Chinos residentes y otros distribuidores de diferentes sectores.

Quizá hace tiempo que esa inercia creada con la globalización y el factor China, no esta en su mejor momento y será lo lógico que así siga, pocos factores ya van jugando a su favor, aunque el pedazo de tarta acumulada por China, sigue siendo muy grande.
03/05/2022 13:04
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos