El estadio estacionario

26 de octubre 1
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
5º en inB
5º en inB

El estado estacionario sería el de una sociedad que considerara haber llegado a su plena satisfacción material, y por ello que no necesitaría crear más bienes, sino sólo reproducir ad eternum los mismos y en idénticas cantidades que en el presente. Esto, como dice Niall Ferguson, 

a86994a1c71636237fa14f30d7d258c546ec4a94.jpeg

llevaría a la decadencia perpetua, no al estado estacionario soñado.

La economía, sí deja de crecer, perece. 
En realidad, antes de Adam Smith, la economía era estacionaria: entre la antigüedad y su tiempo apenas hubo más cambios que alzas y bajas aleatorias determinadas por eventos como pestes, guerras, o grandes alzas debidas a conquistas a costa de otros, o cambios tecnológicos inesperados. El Imperio Romano desfalleció y murió por estancamiento, que le debilitó fatalmemte frente a sus enemigos.
La idea de que debemos trabajar cada vez menos y simplemente repartir el trabajo entre más gente, o sólo ocuparnos de cosas tales como el calentamiento, o disfrutar de más del ocio, es ilusoria, y lleva al colapso de las sociedades como se vio en los regímenes comunistas. La única virtud de éstos es habernos enseñado lo que pasa cuando se difunden estas ideas, y lo que pasa no es precisamente un cambio pacífico. El estancamiento trae el descontento y represión, la única que puede garantizar el mantenimiento del empecinamiento en el error. Porque para lograr tal estado utópico hay que redimir cualquier iniciativa privada de inversión, innovación, que fatalmente producirían crecimiento y cambio. 

Fuera del crecimiento no hay salvación. El crecimiento es necesario para acabar con el hambre y la necesidad, por muy poco que haya, pues no es la redistribución lo que va a curarlo, y paradójicamente para tener paz social. Las necesidades no son constantes, ni la economía es estacionaria. 
El gobierno español, con un estado de alarma de seis meses, ha apostado por desdeñar estas consideraciones y estancar la economía después de la enorme contracción sufrida, lo que se puede llamar suicidio. Dentro de seis meses, en mayo de 2021, nos echaremos las manos a la cabeza al ver la pobreza en la que hemos caído, y habrá un descontento que se traducirá en violencia. A esas alturas ni el gobierno sabrá como afrontar el caso producido por él mismo, y me temo que el panorama político no será precisamente una balsa de aceite.  

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 1 comentario
Si, pero el crecimiento debería ser moderados y duraderos en el tiempo , y los ajustes serían leves sin causar ruinas y sería todo más ecológico..jajajs
Las crisis vienen por la forma de crecer, porque al final terminan con grandes picos y el simple ajuste de ese pico genera ruina ,
De qué sirve crecer 25% si al año que viene bajas un 15 % es mejor crecer un 5% al año,
Es el famoso aterrizaje del avión o cae en vertical o baja planeando...jajaje
27/10/2020 06:20
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos