El Brexit y el mercado de capitales europeo

2 de mayo, 2018 0
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
10º en inB
10º en inB

En un artículo de Howard Davies  el autor expresa su inquietud porque el Brexit sea el inicio de una ruptura del mercado de capitales europeo, que es en su inmensa mayoría el de Londres. A continuación traduzco lo esencial del artículo de Davies. En sus palabras queda muy bien expuesta la diferencia - casi diríamos, de capitalismo - que hay entre EEUU y Europa, que es el origen del problema que puede ocasionar el Brexit si no se provisionan medidas cautelares que por lo menos no suponga una mengua del mercado para el continente. 

Esa probable división [Brexit] es muy desafortunada, en la medida en que empeora el problema real identificado por la Comisión Europea. En comparación con los Estados Unidos, Europa depende en gran medida de las finanzas bancariasEn los Estados Unidos, el mercado de bonos corporativos es la fuente de casi tres cuartas partes de las finanzas para las empresas, y los préstamos bancarios suministran el trimestre restanteEn los 27 países restantes de la UE, las proporciones se revierten casi exactamente. En el Reino Unido, es aproximadamente la mitad y la mitad: como suele ser el caso, Gran Bretaña se encuentra en algún lugar en el medio del Océano Atlántico. Existen razones estructurales e históricas para el diferente papel que juegan los bancos de la UE, y no se debe esperar que los mercados de capital europeos sigan precisamente el patrón de sus contrapartes norteamericanas.  En el llamado modelo de Rhineland, los bancos a menudo están muy cerca de sus clientes corporativos, y algunas veces tienen intereses en ellos. Pero las secuelas de la crisis financiera mostraron la importancia de fuentes de financiación diversificadas para las empresas. La financiación total de las empresas de la UE cayó del 112% del PIB en 2006 al 106% en 2016, debido a una fuerte reducción de los préstamos bancarios, que disminuyeron en un quinto en términos reales. Los préstamos bancarios también cayeron un poco en los EE. UU., Ya que los bancos intentaron restaurar sus balances y reconstruir su capital. Una regulación bancaria más estricta lo hizo inevitable, y una proporción considerable de la mejora posterior a la crisis en los coeficientes de capital se debió a una reducción en los préstamos. Pero en los EE. UU., Los mercados de capital pudieron tomar el relevo y el financiamiento total disponible para las empresas aumentó, impulsando una recuperación económica más robusta. En Europa, los mercados de capital no han desempeñado ese papel vital de absorber el impacto del racionamiento del crédito por parte de los bancos. El Banco Central Europeo ha hecho todo lo posible para ayudar, con esquemas especiales que financian a los bancos para otorgar préstamos a pequeñas y medianas empresas. Estos han tenido éxito, hasta cierto punto. El último plan tenía una recaudación de € 740 mil millones ($ 888 mil millones) - dinero que se reembolsará en los próximos tres años. Pero tales programas imponen una carga al BCE y limitan su capacidad para retirar fondos no convencionales y normalizar la política monetaria. Sería mucho mejor si los mercados de capital europeos fueran más flexibles y abiertos a una gama más amplia de empresas.

¿Y qué se está haciendo para paliar el problema? Según Howard Davies, no mucho: 

Pero el progreso es lento, y Brexit es un obstáculo adicional. Los mayores fondos de liquidez y capital europeos permanecen ubicados en las orillas del Támesis, y nadie sabe aún cómo la retirada del Reino Unido de la UE los afectará. Inversores y banqueros advierten que dividir estos grupos mediante la imposición de controles sobre la actividad transfronteriza entre el Reino Unido y la UE retrasará la causa de la unión de los mercados de capital y hará que el financiamiento sea más costoso para las empresas de la UE. Pero, por ahora, la política de Brexit, en ambos lados del Canal de la Mancha, obstaculiza una solución favorable al mercado. El Reino Unido, comprensiblemente, está tratando de mantener el mayor acceso al mercado posible para las empresas con sede en Londres.  Michel Barnier, negociador de Brexit en Europa, insiste en que, a medida que el Reino Unido hace su transición al estado de "tercer país", solo es posible una equivalencia reglamentaria limitada. Y eso, dice Barnier, restringirá las transacciones financieras entre ambos lados.   Cuando los signos de una desaceleración incipiente en la economía europea comienzan a multiplicarse -los indicadores coincidentes sugieren que la producción industrial se desaceleró en 2018- el caso de acordar un acuerdo Brexit y reenfocar la atención en la unión de los mercados de capitales es cada vez más poderoso y urgente. El comisionado ahora responsable, Valdis Dombrovskis, dijo en Londres a finales de abril que los "bloques de construcción" estarán vigentes a principios del próximo año, para "ayudar a nuestras empresas a afrontar mejor la salida del mercado financiero más grande de Europa del mercado único". Esa es una meta loable, pero bien podría ser muy poco o muy tarde.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos