El Bitcoin puede generar grandes ganancias, pero los inversores deben tener cuidado de su propia psicología

16 de abril 0
Cuenta Oficial de inBestia. Noticias, comunicados, moderación y promociones. Información financiera ...salvajemente libre.
Cuenta Oficial de inBestia. Noticias, comunicados,... [+ info]
16º en inB
16º en inB

Sin duda, el año 2020 y lo que vamos de 2021, son los años en los que la inversión en criptodivisas ha comenzado a recibir apoyo de inversores institucionales, como de grandes fondos, family offices, hedge funds, endowments y de bancos de inversión. 

Esto ha ocurrido después de que el Bitcoin naciera en 2009, es decir, se ha tardado poco más de una década para que la principal criptodivisa comenzara a recibir el apoyo e interés de los grandes agentes de los mercados financieros. 

Ahora bien, buena parte de los inversores, tal vez no en volumen pero sí en número, son inversores menos sofisticados que todos estos tipos de inversores que acabamos de mencionar. Hablamos de los inversores minoristas, muchos de los cuales, de forma natural, carecen de la experiencia, conocimientos y medios de los grandes inversores ya establecidos. 

La buena evolución (subidas casi verticales) del Bitcoin hasta el año 2018, antes de que llegara un mercado bajista importante que llevó la criptodivisa a retroceder más de un 80%, y los ascensos vistos desde finales de 2019, con repuntes desde mínimos de más del 1,800%, según datos de Bitcoin Revolution, son una fuente de atracción para muchos inversores que sueñan no sólo con formar parte de la nueva economía, sino además obtener beneficios rápidos, o al menos de forma más rápida que con otras posibles inversiones más tradicionales. 

ec33d31ddd10484eaf53abb5f611a32c0dc6bcf4.png

El problema con esto, es que muchas veces, la más de las veces cabría señalar, los inversores particulares con poca experiencia son atraídos por la fuerte velocidad de los ascensos y los sueños de grandes ganancias, lo que les lleva a invertir en criptodivisas sin un plan de inversión bien establecido, sin entender a fondo los mercados financieros y, sobre todo, ignorando cómo funciona la psicología de los inversores en cualquier tipo de mercado financiero.

Un inversor sin experiencia puede pensar que no hay forma de perder al invertir en un activo de inversión que últimamente ha estado subiendo como la espuma y en importantes magnitudes. O que es difícil perder cuando todo el mundo está hablando e invirtiendo en Bitcoin y otras criptodivisas.

Pero lo cierto es que incluso si el Bitcoin está destinado a apreciarse, por decir algo, hasta los 300.000 dólares por Bitcoin, es muy posible que ese nivel se alcance con múltiples retrocesos o caídas por el camino. Buena muestra es lo comentado anteriormente, cuando el Bitcoin pasó de casi 20.000 dólares a finales de 2017, hasta los menos de 3.000 que cotizó a finales de 2019, todo según datos de Bitcoin Revolution

Y el problema radica en que cuando llegan las pérdidas, por muy temporales que sean estas, muchos inversores empiezan a sentir temor por su inversión, haciendo que se compre en las subidas y se venda en las caídas. De hecho, son muchos los inversores que han comprado Bitcoins en el pasado, incluso a niveles tan bajos como 15 dólares el Bitcoin y luego se perdieron las posteriores subidas. 

Esto que puede parecer un problema teórico o lejano, cuando llega se convierte en una problemática muy real y, de hecho, es una de las razones por las que los inversores suelen obtener beneficios muy por debajo de los que teóricamente se podían haber alcanzado simplemente manteniendo una inversión sin liquidarla en ningún momento. Este fenómeno, llamado behaviour gap es universal en todos los activos de inversión, desde renta variable, renta fija y por supuesto en otros activos. Además, no es un error de inversión en el que incurren únicamente los inversores minoritarios con menos experiencia, sino que incluso es común entre inversores profesionales. Lo que sí es cierto es que el error y la magnitud del error suele ser de mayor magnitud entre los nuevos inversores.

Todo inversor, especialmente los noveles que desconocen dicho fenómeno, deben ser muy conscientes de esto y de contar con un plan preciso de inversión, que les evite tomar decisiones emocionales. El cuándo comprar, cuándo vender, deben ser decisiones muy regladas. Así mismo, el porcentaje que la inversión en Bitcoin y en otras criptodivisas representa sobre el total de activos del inversor, nunca debe representar un riesgo más grande del que es necesario, según el perfil de riesgo de cada inversor. 

Por ejemplo, arriesgar el 50% del patrimonio personal, o incluso el 25% en criptodivisas, puede hacer perder los nervios cuando las cosas vienen mal dadas. 

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos