¿Dónde se inició el fuego?

15 de septiembre 7
Treinta años Economista Titulado del Banco de España. Economía internacional. Autor del blog "Decadencia de Occidente", blog sobre los estragos... [+ info]
Treinta años Economista Titulado del Banco de España.... [+ info]
5º en inB
5º en inB

En el décimo aniversario de la caída de Lehman Brothers, se pueden leer múltiples análisis y opiniones sobre los origenes de la crisis. A mí me han llamado la atención dos: la de Ben Bernanke, que estuvo al frente del ejército que evitó una crisis como la de 1929, y la opuesta de Paul Krugman. 
Yo estoy decididamente con Bernanke, que defiende que fue una crisis financiera avivada por el pánico. Krugman dice que no ve la conexión, y opina que fue una crisis iniciada en la caída inmobiliaria. Veamos primero cómo Bernanke resume su postura:

Los economistas no pudieron predecir la crisis financiera mundial y subestimaron sus consecuencias para la economía en general. Centrándose en el segundo de estos fracasos, estos documentos hacen dos contribuciones. Primero, reviso la investigación desde la crisis sobre el papel de los factores de crédito en las decisiones de los hogares, las empresas y los intermediarios financieros y en la elaboración de modelos macroeconómicos. Esta investigación proporciona un amplio respaldo para la opinión de que la evolución del mercado crediticio merece una mayor atención por parte de los macroeconomistas, no sólo para analizar los efectos económicos de las crisis financieras, sino también en el estudio de los ciclos económicos ordinarios. En segundo lugar, proporciono nueva evidencia sobre los canales por los cuales la reciente crisis financiera deprimió la actividad económica en los Estados Unidos. Aunque el deterioro de los balances de los hogares y el desapalancamiento asociado probablemente contribuyeron a la desaceleración económica inicial y la lentitud de la recuperación, considero que la inusual severidad de la Gran Recesión se debió principalmente al pánico en los mercados de financiación y titulización, que interrumpió la suministro de crédito. Este hallazgo ayuda a justificar los extraordinarios esfuerzos del gobierno para frenar el pánico a fin de evitar un mayor daño a la economía real.

La verdad es que me suena todo tan natural, creo que es porque ha sido desde hace años mi modelo explicativo. Aparte que no sé cómo se puede desligar la caída de los balances de las familias por la crisis inmobiliaria del sector financiero, por mucho que a Krugman le falte ver la conexión. Pero veamos ahora cómo define Krugman su postura:

Lo que hace Bernanke es, a mi modo de ver, una especie de análisis de forma reducida, identificando factores en los mercados crediticios y usando series temporales para estimar su impacto en el producto. Lo que Baker hace, y le sigo en gran medida, es más un análisis estructural basado en la contabilidad: observe los componentes de la demanda agregada y pregunte qué implica su comportamiento sobre las causas. En principio, estos enfoques deben ser consistentes. Mi problema con el trabajo de Bernanke, en una primera lectura, es que no veo muy bien cómo puede funcionar esa coherencia.Específicamente, tengo problemas para ver el "mecanismo de transmisión", es decir, la forma en que se supone que el shock financiero ha afectado el gasto real en la medida necesaria para justificar un primer informe sobre las finanzas de la depresión.

A estas alturas, me parece inaudito que alguien se plantee dudas sobre el “mecanismo de transmisión” del crédito a la economía real. No existe economía real sin crédito. En este caso de la crisis, los bancos, que son los que conceden créditos, se dieron cuenta que los enjuagues que habían inventado para expandir el crédito inmobiliario a todo sujeto ambulante, por muy pobre que fuera, estaba fallando. La caída de los precios del ladrillo significaba de repente tener un colateral inexistente, sobre todo cuando llegó el pánico y los precios cayeron como piedras, lo que hizo caer como piedras también las acciones de los bancos, primero, y luego de todo lo demás. Porque de repente, como aviso Keynes, la liquidez se había vuelto la prioridad número uno, y todos, bancos, familias, y empresas vendían lo que tenían en el activo, es decir, valores que podían ser solventes, pero no eran liquidez. 
Así que lo bancos empezaron a reclamar los créditos, los que habían comprado ABS (las famosas longanizas de subprimes) vendieron, o lo intentaron, y las familias abandonaron simplemente su casa hipotecada dando por hecho que ya no era suya, sino del banco. Lo cual a éste no le hacia ninguna gracia, porque su precio no cubría el valor de la hipoteca. 
Todos estos activos estaban financiados con deudas que se dejaban de pagar, lo que aumentaba el pánico y la desconfianza. 
Lo que hicieron Bernanke y Paulson (Secretario del Tesoro) fue salvar a los bancos en primer lugar, capitalizándolos y abriendo las ventanas de liquidez, bajando los tipos de interés. Luego, cuando se vio que la crisis había dejado la economía hecha unos trapos, se inició en famoso QE (Expansión cuantitativa) es decir, la compra de activos para insuflar más liquidez a la banca y que la prestara. 
Puedo decir sin error a equivocarme, que si en Europa se hubiera hecho esto entonces, y no en 2013, la crisis hubiera durado menos. 
No sé  exactamente qué quiere decir Krugman con la no conexión entre finanzas y economía real, Wall Street y Main Street. Para mí la conexión es clara: son las expectativas, muchacho, las expectativas son las que hacen necesario las finanzas. El futuro es incierto, y la división del trabajo hace que unos se especialicen en prestar y otros en invertir esos préstamos a largo plazo. No ha economía sin expectativas. 
En Anna Isaac, de Daily Telegraph, tenemos este sencillo gráfico de los puntos más decisivos de la caída,

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 7 comentarios
hace tiempo que nadie sensato hace caso a Krugman salvo algunos progres desnortados. Bernanke tiene razón.

Lo que nadie comenta es que si los bancos prestaban a gente insolvente es porque les obligaba el gobierno mediante una ley supuestamente progre. Cuando obliga el gobierno a meter en el balance activos de pésima calidad lo normal es que los bancos inventen productos para sacárselos de encima si pueden. La política, una vez más, estuvo en gran medida en el origen de aquella crisis no siendo claro el único factor pero si uno de los principales.
16/09/2018 07:42
En respuesta a alfonso aniel quiroga
Bueno, yo esa ley no La conozco, lo q, lo que sé es que hubo presiones persuasivas para que la banca fuera tolerante y diera préstamos hipotecarios, porque era una forma de general actividad y redistribuir patrimonio, para que los pobres salieran de pobres, ya que la renta estaba cadaver vez peor distribuida. Si no tienen renta, al morenos que tengan una casa, era la idea.
16/09/2018 16:32
En respuesta a Miguel Navascues
Hubiese sido mejor, la idea:
Si no tienen renta, al menos, que tengan ahorros, o lo que en algunos libros llaman un colchón financiero parea cuando lleguen las vacas flacas.
17/09/2018 13:15
Bueno, yo esa ley no La conozco, lo que sé es que hubo presiones persuasivas para que la banca fuera tolerante y diera préstamos hipotecarios, porque era una forma de generar actividad y redistribuir patrimonio, para que los pobres salieran de pobres, ya que la renta estaba cada vez peor distribuida. Si no tienen renta, al menos que tengan una casa, era la idea.
16/09/2018 16:33
En respuesta a Miguel Navascues
muy mala idea. No se puede dar préstamos a insolventes. Es así, no hay otra. NI con dinero público por motivos obvios pues no pagamos impuestos para que lo quemen o regalen ni obligando a entidades privadas. Eso solo se le ocurre a un progre que cree que las deudas no hay que pagarlas salvo cuando él es el acreedor claro. Que le pregunten a Bardem si él acepta que no le paguen sus deudores.
16/09/2018 17:36
Sr. Navascues:
Estoy con usted en que, no hay economía sin expectativas; de hecho no creo que nadie compre acciones de una empresa a 10€ la acción, si en realidad cree que el precio va a caer; luego, cada precio está casado con las expectativas que se ven reflejadas en él.
Pero el título es DONDE SE INICIO EL FUEGO y la respuesta desde mi perspectiva es bien simple. En una sociedad consumista en la que vivimos, el fuego se inició, con la bajada del consumo, que provocó que alguna empresas tuvieran más gastos que ingresos. Después, alguien se dió cuenta de que el ladrillo en los Esta2 Uni2, no era un producto que se consumiera con alegría y claro, los carteles de Remax / For sale, empezaron a extendersen como setas tras una tarde lluviosa.
El resto, ya lo conocemos.
Países con un déficit de caballo y una deuda x encima del 100%, diez años después.
17/09/2018 13:24
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad