Día del Libro: Dos recomendaciones de lectura

23 de abril 1
Bienvenido al espacio de Value School, un proyecto educativo y de divulgación con el que aprenderás a ahorrar y a invertir de forma reflexiva e... [+ info]
Bienvenido al espacio de Value School, un proyecto... [+ info]
12º en inB
12º en inB

Aprovechando el Día del Libro, queríamos poner en valor la importancia de la lectura, algo que desde Value School siempre hemos hecho. Nuestra sección de Libros está en constante actualización, incorporando las recomendaciones de lectura que recibimos de nuestros invitados a las charlas. 

Uno de estos casos fue el libro recomendado por Iván Martín, presidente de Magallanes: El mundo va mucho mejor de lo que piensas, escrito por Jacques Lecomte y sobre el que dijo: “Entre tanto mensaje negativo en los medios, este libro prueba que la humanidad progresa. Claro que existen y existirán problemas siempre, pero el mundo avanza y mejora porque el hombre se perfecciona de generación en generación. Esta lectura nos contagia un realismo optimista y esperanzado”.

aab8977af0971dcdb45292a43e3b74c2e83f5ad1.png

El otro libro que queríamos traer a colación en esta entrada es nuestro "Libro del mes": Jugarse la piel, de Nassim Nicholas Taleb, sobre el que hemos preparado una presentación con las ideas clave (ver abajo).

Jugarse la piel es algo relacionado, ante todo, con la justicia, el honor y el sacrificio, valores inherentes a la existencia del ser humano. El contacto con el mundo real tiene lugar cuando uno se juega la piel, cuando nos exponemos enteramente al mundo y pagamos un precio por las consecuencias de nuestros actos buenos y malos. Si no nos jugamos la piel, no hay evolución. Necesitamos personas que asuman riesgos porque el coraje, el valor, el hecho de asumir riesgos, es nuestra virtud más alta.

Los humanos somos animales prácticos, locales y sensibles a la escala. Lo pequeño no es igual a lo grande; lo tangible no es lo abstracto; lo emocional no es lo lógico. Y el paso del tiempo, que es desorden, volatilidad y cambio, es en última instancia el único juez eficaz de las cosas. Lo que ha sobrevivido al paso del tiempo –un hombre, un libro, una empresa- nos insinúa que goza de cierta antifragilidad frente a los estragos de la vida. Alfonso X el Sabio, que conocía el valor del tiempo como juez definitivo, tenía esta máxima: “Quema troncos viejos. Bebe vino añejo. Lee viejos libros. Conserva a los viejos amigos”.

Una persona honesta y valiente que se juega la piel no vive del juicio de sus iguales, sino de las consecuencias de sus actos. Un hombre de negocios, en tanto individuo que asume riesgos y se juega la piel, no está sometido al juicio de otros hombres de negocios, sino al de su cuenta de resultados. Las cosas funcionan cuando quienes las producen asumen riesgos, y cuando ese trabajo pasa a las generaciones siguientes. La conclusión es sencilla: nada vale la pena sin jugarse la piel.


Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 1 comentario
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad