De George Soros al descalce de plazos

8 de enero, 2016 2
Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo en 1995. Diploma in Business Studies por la University of Bradford... [+ info]
Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por... [+ info]

Parece que 2016 ha empezado con convulsión en las bolsas mundiales. La sombra del colapso amenaza la economía mundial. Más si cabe cuando un gurú como George Soros cree ver similitudes con la crisis que sufrimos en 2008. La debilidad de China y el comportamiento de los mercados financieros le invitan a recelar.

Es difícil decir hasta qué punto tiene razón pero está claro que el miedo es libre y se propaga con rapidez. Las alarmas saltan en los mercados ante el desplome de las bolsas y el rugido llega a la “economía real”.

¿Qué opinan los analistas? La mayor parte cree que la incertidumbre es justificada en parte. No obstante, consideran que el mundo está hoy mejor preparado que entonces. China va mal y aun así crecerá al 6,7 %. El crecimiento global sufrirá por la caída de los mercados emergentes, pero las economías desarrolladas parecen preparadas para tomar el relevo, como indican los datos de empleo en EE.UU. y la UE. Además, los bancos centrales con Draghi a la cabeza, están dispuestos a hacer todo lo que sea necesario.

Sin embargo, lo que me llama poderosamente la atención, es que la gran mayoría de estos analistas, que podríamos definir como “mainstream” siguen más preocupados de los efectos y de predecir el futuro que de identificar realmente las causas que están detrás de las burbujas económico-financieras.

¿Realmente nuestro sector financiero está mejor que en 2008? ¿Las entidades financieras están más saneadas? ¿La mega-regulación ha hecho que los bancos estén mejor capitalizados?

Es posible. Pero echo en falta voces discordantes que pongan en cuestión el análisis oficialista, básicamente de corte keynesiano. Sin ir más lejos, el Economista Jefe del BCE, Peter Praet, dice hoy en prensa que no hay alternativa al estímulo monetario. Y la gran mayoría aplaude...

Por suerte hay esperanza y algunos economistas, con el Juan de Mariana de Juan Rallo a la cabeza intentan ir un poco más allá. ¿Cuál es la verdadera causa de crisis financieras como la de 2008? Existen varias hipótesis, y las grandes figuras de la economía no se ponen de acuerdo. Sin embargo, en mi opinión, la Teoría del Descalce de Plazos, que entronca con la Teoría del Ciclo Económico de la Escuela Austriaca es la más plausible.

Indudablemente, el elevado nivel de endeudamiento no respaldado por ahorro real, consecuencia directa del diseño del actual sistema financiero, presenta numerosos problemas que pueden dar origen a los ciclos económicos.

Las entidades bancarias deben obtener recursos económicos del público y canalizarlos hacia la inversión. Son por tanto intermediadores entre el ahorro y la inversión. Mediante la aplicación de un tipo de interés a los préstamos que conceden, mayor que el que deben pagar a los ahorradores por sus fondos, obtienen su margen de intermediación.

El problema viene cuando esta intermediación se realiza rompiendo la regla de oro de la banca, y se captan depósitos a corto plazo mientras se conceden préstamos a largo plazo. Es decir, se obtienen recursos a corto plazo y se prestan a largo.

Esto produce lo que se conoce como descalce de plazos. Los bancos mantienen activos ilíquidos frente a pasivos a corto plazo. Es lógico pensar que esto supondría un problema muy grave para cualquier empresa, de liquidez a corto plazo y, de extenderse, sería fuente muy probable de insolvencia. Sin embargo, los bancos pueden mantener esta situación sin demasiados problemas. ¿Por qué?

  • 1.Mercado interbancario: los bancos pueden acceder a la financiación que más les convenga en cada momento mediante la puesta en circulación de los más variados productos financieros.
  • 2.Ingeniería financiera: permite obtener financiación adicional mediante la emisión de nuevos instrumentos financieros que sirven para dar liquidez a los activos inmovilizados, como las titulizaciones hipotecarias.
  • 3.Bancos centrales: en su función de prestamistas de último recurso dotan de liquidez a los bancos para que estos puedan asumir sus compromisos de pago a más corto plazo.

Es evidente que el descalce de plazos provoca distorsiones entre el ahorro y la inversión. Se produce una descoordinación inter-temporal y una asunción excesiva de riesgos. Con esta operativa, facilitada por losbancos centrales, la banca pude obtener mayores beneficios, ya que pide prestado más barato (corto plazo) y presta más caro (largo plazo).

Así se expande el crédito y la economía aparenta una prosperidad creciente. Pero esta situación es insostenible en el largo plazo y causa, en la opinión de muchos economistas entre los que me incluyo, las crisis económicas.

Mediante esta técnica los bancos crean más riesgo, incertidumbre, fragilidad e inestabilidad. Y lo hacen además de forma opaca y compleja. Esto termina por pagarse en forma de descoordinaciones y desajustes en la economía, tanto en el ámbito productivo real como en el monetario, crediticio y financiero.

El sistema finalmente colapsa, bien de forma espontánea o por alguna perturbación externa.La burbuja se va hinchando gradualmente hasta que explota de forma catastrófica. El mundo hoy es una gran burbuja de deuda, principalmente pública. Bomba que pende del hilo de los tipos de interés anormalmente bajos (otra vez el intervencionismo y de nuevo la acertada visión de la Escuela Austriaca).

Son los bancos centrales los que han creado este escenario al llenar el mundo de dinero barato e ilimitado. Esta situación no se sostendrá en el largo plazo por lo que una nueva recesión es segura. Se trata de una estrategia de huida hacia adelante que funciona a corto plazo al permitir a los agentes económicos seguir endeudándose y da gasolina a los mercados. Sabemos pues, lo que va a suceder. Tan sólo nos falta saber cuándo.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 2 comentarios
Una descripción detallada con la que coincido y que me resumo en lo siguiente: la gente está comprometiéndose en una actividad cuyo campo de juego se sitúa a varios palmos por debajo de donde se piensan que apoyan sus botas. Y entre medias, todo lo que hay en deuda.

En general creo que el cambio en la política de tipos de interés puede ayudar a reducir esa diferencia.

Pero mientras la moneda (en general) no se soporte sobre riqueza real al 100%, ésto va a seguir igual, atemperado, pero igual.

Por contra, aquellos que sólo hacen caso al gráfico tienen la ventaja de que no tiene que andar contrastando apariencia con realidad. Simplemente, ... surfean siguiendo la ola. ¡Qué envidia!
08/01/2016 22:25
En respuesta a Antonio Amusategui Batalla
Muchas gracias por tu comentario, Antonio. En mi opinión, los tipos de interés deberían fluctuar libremente. Pero qué mercado libre existe hoy en día?

En cuanto a la moneda FIAT, el primer problema es que la mayoría de la gente desconoce lo que es. Necesitamos educación financiera para toda la población.

Saludos.
11/01/2016 09:28
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos