Coinbase, otras plataformas y el mundo que viene

17 de abril 0
Cuenta Oficial de inBestia. Noticias, comunicados, moderación y promociones. Información financiera ...salvajemente libre.
Cuenta Oficial de inBestia. Noticias, comunicados,... [+ info]
16º en inB
16º en inB

Las monedas digitales, antaño ridiculizadas como herramienta para delincuentes y especuladores imprudentes, se están volviendo monedas de uso general. 

Los bancos tradicionales están ayudando a que los inversores puedan destinar su dinero en fondos de criptodivisas. Empresas como Tesla y Square están acumulando Bitcoins. Y muchos famosos están liderando una carrera para ver quien gasta más en arte digital utilizando una tecnología llamada NFT.

El miércoles, las monedas digitales o criptodivisas dieron su mayor paso hacia una mayor aceptación cuando Coinbase, una empresa que permite comprar y vender criptodivisas, salió a bolsa. Las acciones de Coinbase empezaron a cotizar a 381 dólares cada una, un 52% más que el precio de referencia de 250 dólares, y finalmente cerraron a 328,28 dólares. Esto dio a la empresa una valoración de 85.700 millones de dólares basada en todas sus acciones en circulación, más de 10 veces superior a la última valoración privada de Coinbase.

Es la fiesta de salida de las criptomonedas. Coinbase, con sede en San Francisco, es la primera gran empresa de criptomonedas que sale a bolsa en Estados Unidos. Lo hizo con una valoración que rivaliza con la de Airbnb y Facebook cuando salieron a bolsa. Otras empresas del sector pueden ser por ejemplo Bitcoin Prime

Los defensores de la criptodivisa -muchos de los cuales esperan que la tecnología ponga patas arriba el sistema financiero mundial- celebran este hito como una reivindicación de su larga creencia en el potencial de su causa.

La cotización de Coinbase responde a la pregunta: ¿Es la criptomoneda algo real?. Para muchos cualquier industria que pueda lanzar una salida a bolsa de este tamaño es, sin duda, algo real, y así lo demuestra el mercado.

La salida a bolsa ofrece a los inversores convencionales, que pueden recelar de la compra directa de monedas digitales, la posibilidad de poseer acciones en una empresa aprobada por la Comisión de Valores que facilita las transacciones.

También ofrece al mundo financiero un vistazo a los más que generosos beneficios de Coinbase -algo de lo que carecen la mayoría de las empresas tecnológicas de nueva creación altamente valoradas- y a su creciente adopción. Coinbase, que cuenta con 1.700 empleados y 56 millones de usuarios registrados, declaró un beneficio neto estimado de entre 730 y 800 millones de dólares en los tres primeros meses del año. En ese periodo obtuvo unos ingresos de 1.800 millones de dólares, lo que supone multiplicar por nueve los ingresos del año anterior.

Pero la salida a bolsa de Coinbase también plantea un interrogante sobre el futuro de la moneda digital. Los evangelistas del sector llevan mucho tiempo prediciendo que la criptodivisa y su tecnología subyacente de cadena de bloques (blockchain) podrían dar lugar a un sistema financiero descentralizado sin gobiernos ni bancos, una revolución que rivalizaría con la de Internet. Ese espíritu se refleja en el plan de Coinbase de "crear un sistema financiero abierto para el mundo" y "aumentar la libertad económica", así como de otras plataformas como Bitcoin Prime

Pero hasta ahora, la criptomoneda era sobre todo un vehículo para la especulación financiera. Pocas personas quieren utilizar Bitcoin para compras cotidianas como el café porque su precio es muy volátil. También se ha convertido en un pararrayos para las preocupaciones medioambientales porque su tecnología utiliza una enorme cantidad de potencia de cálculo y electricidad.

Coinbase facilita ese comercio actuando como una central de intercambio. Antes de su creación y de otros servicios similares, la gente tenía que crear sus propios monederos digitales y transferir el dinero.

La trayectoria de Coinbase ha seguido los auges y caídas del mundo de las criptomonedas en general. Brian Armstrong, un ex ingeniero de software en Airbnb, y Fred Ehrsam, un ex operador en Goldman Sachs, comenzaron en la compañía en 2012, cuando Bitcoin era la única moneda digital y no era muy útil o valiosa.

"Se percibía como algo poco serio o turbio", al igual que los primeros días de Internet, dijo Marc Bernegger, un inversor de Crypto Finance Group, un gestor de activos en Suiza.

El Sr. Armstrong era una de las pocas personas del sector que parecía estar preparada para cumplir con las inevitables normativas, en lugar de recortar gastos para evitarlas, dijo Nick Tomaino, que abandonó la escuela de negocios para unirse a Coinbase en 2013.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos