Wall Street

Autor: Oliver Stone
Bud Fox (Charlie Sheen) es un joven y ambicioso corredor de bolsa que consiguió terminar sus estudios universitarios gracias a su esfuerzo y al de su padre (Martin Sheen), mecánico y jefe de sindicato. Su mayor deseo es trabajar con un hombre al que admira, Gordon Gekko (Michael Douglas), un individuo sin escrúpulos que se ha hecho a sí mismo y que en poco tiempo ha conseguido amasar una gran fortuna en el mundo de la bolsa. Gracias a su insistencia, Bud consigue introducirse en el círculo privado del todopoderoso Gekko, y comienza a colaborar con él en sus negocios e inversiones.
Más libros como éste en Películas Finanzas.
9.18 €
IVA incluido

Todas las reseñas

Un clásico no solo de películas de finanzas sino también de Hollywood galardonada con un Óscar al mejor actor principal en 1988 (Michael Douglas). Cuidado que lo siguiente cuenta partes de la película.

Esta primera entrega de Wall Street te lleva al loco mundo de la la bolsa de los años 80 en los EEUU, en medio de un fuerte mercado bursátil alcista en un momento en el que EEUU se erigía como la única potencial mundial -la URSS colapsaría dos años después-.

La película cuenta la historia de cómo un gran inversor utiliza ilegalmente información privilegiada para obtener cuantiosos beneficios. Esto lo hace sin ningún reparo moral y utilizando todos los resortes que se encuentra. Un buen día un inexperto y joven bróker, con el saco lleno de ambición, toca a la puerta de Gordon Gekko y este le abre las puertas debido a su insistencia. Al principio de la charla Gekko no ve interés en un principiante más sin información que le valga, pero al final de la misma Bud Fox le cuenta que la aerolínea Bluestar va a ser exonerada de un accidente que se produjo tiempo atrás. Esta información, puro oro porque cambia el valor de la compañía al no tener que pagar multa y poder abrir nueva rutas, la conoce Buddy Fox porque su padre trabaja allí y se lo cuenta casualmente.

El potencial beneficio es enorme, pero lo malo es que es ilegal negociar con información privilegiada que no conoce el resto del mercado. Gordon Gekko no solo explotará al joven Fox con esta información, sino que más tarde le utiliza para convencer a la empresa -Bluestar- de que bajo su propiedad se podrán hacer grandes cambios. Otra mentira, al día siguiente de llegar al acuerdo con los sindicatos, Gekko decide liquidar la empresa y venderla por partes porque le genera un mayor beneficio; sin importale ni los empleados ni el pobre Fox.

A todo esto pillan a Fox por operar con información privilegiada y lo detienen. Viendo como ha sido utilizado y donde ha acabado, decide confesar y colaborar con la justicia para meter en la cárcel a Gordon Gekko.

Aparte de la historia, la película es deliciosa en la medida que te lleva a muchos de los elementos del mercado de valores, incluyendo clichés, y a un mundo que ya no existe. No veremos pantallas de colores, sino viejas computadoras de fondo negro con letras blancas. El bróker en el que trabaja Bud Fox no es un lugar que tiende al minimalismo de las oficinas de hoy en día, sino un ajetreado gallinero con muchos brókers desesperados utilizando llamadas en frío para convencer a "average Joe" de que invierta en la "próxima cosa segura".

La película es interesante porque refleja bastante bien el carácter humano, especialmente como la ambición puede cegarnos hasta no ver la realidad.

Mi parte favorita es cuando Gordon Gekko toma la palabra en la junta de accionistas de Teldar Paper. Aunque hablamos del malo de Gordon, lo cierto es que en este momento el discurso que da es una genialidad por lo bueno que es y porque incluye algunas reflexiones, se esté de acuerdo o no.

Afortunadamente esta parte se puede ver en Youtube.

https://www.youtube.com/watch?v=tS3f7k6xKp4
Su valoración:

Escriba su reseña

Identifíquese ó regístrese para escribir una reseña.

Publicidad