Ser inversor: participando en el sistema capitalista

22 de octubre, 2018 0
c42d79fcca99a8adb4097ec0e75de10445da6986.jpg

Se atribuye a Winston Churchill la frase: “La democracia es el peor de los sistemas políticos si se excluyen todos los demás”. Yo añadiría “lo mismo le pasa al capitalismo como sistema económico”.

El sistema capitalista de libre mercado ha logrado unas cuotas de bienestar para la humanidad que hubiesen sido imposibles con cualquier otro sistema. Ha bastado que China lo adopte (a pesar de seguir con un sistema político supuestamente comunista) para que la pobreza se haya reducido dramáticamente.

Aun así es un sistema que tiene mala prensa. Explicaremos en otros artículos el por qué. Esta mala prensa se ceba de forma especialmente cruel con los empresarios. Siendo los creadores de riqueza del único sistema viable son tachados continuamente de explotadores y de cosas peores. Imagino que la envidia forma parte de este juego. Y el querer “extraer” riqueza de estas personas por un supuesto “bien común” su principal motivación.

En cualquier caso, reconozco que me gustaría ser empresario. También reconozco que carezco de las virtudes y conocimientos necesarios. De modo que mi única opción es ser socio de los que sí son buenos en ese campo. Sería fantástico poder ser socio de Amancio Ortega, Bill Gates, Warren Buffet… ¿No?

¡Pues eso es perfectamente posible! ¿Cómo? Simple, comprando las acciones de las empresas de estos grandes gestores. No lo olvidemos, una acción es un título de propiedad de una empresa. Literalmente, aunque Ortega tenga un enorme porcentaje de Inditex y yo tenga uno mínimo el caso es que ¡somos socios! Y del mismo modo con el resto de empresas.

Hay un segundo beneficio que trasciende lo personal para adentrarse en lo social. Mientras ahorro, por ejemplo, para mi jubilación, estoy proporcionando capital para que las empresas den trabajo a mis hijos, los cuales se beneficiarán de mi inversión. Con su trabajo, mis hijos pueden dar trabajo a los suyos, y así sucesivamente. Se trata de un círculo virtuoso del que se habla poco como alternativa al sistema absurdo de reparto que existe para las pensiones en la mayoría de países. En estos sistemas el dinero se recauda y se gasta en las pensiones de hoy. No hay ahorro, no hay capitalización, no hay beneficio para el individuo ni para la sociedad.

Típico de la inversión y las finanzas. Los conceptos más sencillos son los que, por algún motivo, resultan más difíciles de aplicar.

Gracias por leernos.

 

Nota: los autores de este blog promovemos la inversión sencilla y tranquila a través de nuestro fondo de inversión. Infórmese aquí

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad