Nota Renta 4 Ítaca Global Macro Agosto 2018

21 de agosto Incluye: ITACA 9
Fundador de inBestia, asesor Fondo de Inversión Renta 4 Multigestión / Ítaca Global Macro, autor libro "El Inversor Global: inversión y... [+ info]
Fundador de inBestia, asesor Fondo de Inversión Renta 4... [+ info]
4º en inB
4º en inB

fe47dc5feaf422b0d3adbeab502cc1df71720614.png

Valor liquidativo 17 de agosto de 2018 = 7,72 €

d68538427d077454aa3079a96e550f29c02ad810.png

El Valor Liquidativo en la última fecha disponible, día 17 de este mes de agosto, es de 7,72 €. Desde un valor liquidativo de 9,88 €* desde el inicio de las operaciones el 10 de abril del 2015, la pérdida actual es del 21,86 % para los primeros inversores en el fondo.

Un retraso administrativo y la aplicación de comisiones sobre un capital reducido sin capital inversor, explica el empezar en ese valor liquidativo, en vez de 10 €, y en esa fecha posterior a la constitución legal del fondo.

Este valor liquidativo representa un retroceso del 5,62% en el presente año 2018 (siguiente gráfico), un +2,52% en los últimos tres meses y un -7,32 % en los últimos 12 meses. 

2a8914be5b0aa0d02113eeda67ad41aaaeb07e8c.png

Comentario de mercado y estrategia

Siempre se está aprendiendo. Es inevitable. Una de las cosas que más centran mi pensamiento en los últimos meses, y como reflexión a los últimos años, es el error de compararse constantemente. Compararse con el mercado o compararse con otros. Es decir, es lógico y necesario el comparar en el largo plazo los resultados de las diferentes estrategias y la comparación de uno mismo con respecto al mercado, pero cualquier comparación que no sea desde el frío largo plazo, es un error. 

Como ocurre en otros muchos campos de actividad humana, el compararse día a día con los demás solo fomenta una visión miope de la realidad y favorece una forma de proceder obtusa. En el mundo de los mercados financieros, estar muy pendiente de los movimientos de uno mismo con respecto a los del mercado, solo lleva a un pensamiento gregario.

Que la medida del éxito sea el resultado de uno con respecto al mercado, es obviamente correcta. Pero que el mercado sea en todo momento la medida del éxito, día tras día, en periodos de corta duración (meses, pocos años) es una aberración. Por ejemplo, si no se ve claro el estar posicionado en el mercado y este sube, es muy común sentirnos mal. Aunque no estemos perdiendo, el mercado (los otros en general) están ganando y por tanto sentimos un agravio comparativo que genera una emoción negativa. Es más, desde ese estado emocional negativo, a medida que pasan los días y el mercado sigue subiendo y nosotros seguimos fuera porque no lo vemos claro, es muy posible que empecemos a inocular grandes dosis de envidia que nos hagan perder el juicio y al final entremos al mercado solo por el hecho de que no queremos quedarnos atrás (fear of missing out), que es, obviamente, una muy mala razón para invertir.

Hay diferentes tipos de situaciones en las que una comparación constante de nuestros resultados con respecto al mercado en el corto plazo, nos llevan a diferentes errores psicológicos que en definitiva nos llevan a ser una oveja más en el rebaño, sin personalidad propia y por tanto sin lograr los objetivos propios. 

Subir con el mercado y caer con el mercado, es normal, pero solo es aceptable si se subió y se bajó junto con el mercado por convicción personal y por haber llegado a tomar una posición de forma totalmente independiente, sin importar lo que están haciendo los demás. 

Dicho de otro modo, no hay nada de malo en ver el mercado subir un 15% mientras uno no gana nada porque no lo ve claro y sí está todo mal si uno, en un momento dado, gana porque no se quería perder la subida. Igualmente, cuando el mercado cae, no tiene por qué significar que nosotros también debemos caer. Caer junto con el mercado porque se tiene una convicción y nos hemos equivocado individualmente, es correcto. Pero caer porque se acepta que todo está cayendo, es esconderse en la masa. 

A algunos esta reflexión les puede parecer una obviedad, pero es como funciona este mundo de las inversiones, donde todo se mide de forma relativa en plazos absurdos y donde todos sienten la presión de sus resultados con respecto a los índices y acabamos cometiendo estos errores. Paradójicamente, para poder batir al mercado en el largo plazo, uno se tiene que olvidar del mercado en el corto plazo.

Qué pensamiento más estúpido es darle tanta importancia al mercado, a lo externo; y que estúpido he sido. Mi reflexión, como consecuencia de una mala racha que aún siendo inevitable se pudo hacer más suave siendo menos gregario, me ha llevado a ver las cosas de otra forma, mucho más independiente, quiero creer. Ahora pienso, "que les den" a los demás con sus comparaciones, con sus benchmarks y con sus categorías...."que le den" al mercado. La medida de mi éxito en el corto plazo, solo puedo ser yo mismo. Si tomé la decisión porque era la correcta, independientemente del mercado, entonces es hacerlo bien, dando igual el resultado de corto plazo. Si lo veo claro, tomo una posición con decisión, pero si no lo veo claro, me da igual "que se me escape el mercado". Oportunidades hay muchas, y lo único importante es la convicción personal, sin importar los demás. 

Siempre he sabido que no hay más verdad en mil hombres que en uno solo, pero por momentos lo he olvidado. En este mundo, para estar sano, los éxitos y las tribulaciones hay que pasarlos en solitario, si no se corre el riesgo de disfrutar y sufrir cuando los demás lo hacen, y eso solo sería un signo de un comportamiento gregario de manual.

Se puede subir y bajar con el mercado, es normal que con frecuencia así ocurra, pero no hay necesidad de que siempre sea de esa manera. Hay que superar todas las presiones, externas e internas, para evitar el ser arrasado por el pensamiento gregario. Todos somos víctimas porque somos seres sociales, por eso el mantenerse independiente es un trabajo constante.

Esta reflexión, quizás en estos momentos es muy importante, porque desde mi punto de vista el mercado se encuentra en una situación muy ambigua. O al menos el ambiguo soy yo, que para el caso es lo mismo. Por un lado se empiezan a ver señales de que el ciclo está llegando a su fin, especialmente en EEUU donde su ciclo económico-bursátil tiene un gran impacto en el resto de mercados globales. Pero, por otro lado, esos primeros signos difícilmente significarán el fin del mercado alcista. El que ya se sepa que los siguientes años no van a ser un camino de rosas y que todo lo que se gane a partir de aquí se va a perder, no es suficiente para evitar el que la mayoría de inversores sigan apostando a favor de la tendencia presente. Solo cuando el deterioro sea reconocido por una mayoría suficiente, el mercado alcista llegará a su fin. Y ese momento, no parece haber llegado.

En un escalon secundario en importancia, también estamos en un momento de ambigüedad. Desde hace meses la economía global se encuentra en una fase de desaceleración, como a modo de resumen muestran los indicadores líderes de la OECD (siguiente gráfico, indicador adelantado Eurozona). Incluso la economía estadounidense, también ha pasado a una fase de desaceleración en los últimos meses. ¿Por qué la situación es ambigua? Porque es en estas fases de desaceleración en las que se producen la mayoría de "accidentes de mercado". Desde luego, esta fase ha traído un mercado lateral y eso era la primera tesis, pero de momento no ha traído ninguna caída pronunciada, la cual era la segunda tesis.

22be8cec2fd5fe676251dbd2caa0418267461977.png

Este siguiente gráfico muestra el índice paneuropeo Stoxx 600 y en rojo los momentos en los que el indicador líder de la OECD gira a la baja. Estos giros a la baja del indicador, típicamente -que no siempre- han traído volatilidad en forma de caídas o al menos sustos importantes al mercado. 

01a4bda136496daedaeb53d72e4a9a8887b51f57.png

Desde luego, aún es posible que ocurra un susto del mercado, al fin y al cabo el mercado no ha subido y este mes de agosto está mostrando de nuevo la debilidad subyacente. No obstante, aunque esta idea bajista es interesante y la he estado explorando durante unos pocos meses ya, no se puede perder de vista que el ciclo económico sigue siendo expansivo. 

En definitiva, la gran ambigüedad, que no tiene nada de raro ni de infrecuente aunque la llame así, es que seguimos en un ciclo expansivo, pero se está produciendo una desaceleración que no termina de tener ningún efecto bajista en el mercado. 

Para mí la ambigüedad terminará, (1) o bien cuando la desaceleración llegue a su fin y tenga lugar una nueva aceleración secundaria del ciclo, lo que me hará ser alcista sí o sí, o bien, en sentido totalmente contrario, (2) si se confirma la llegada de una recesión.

En primer lugar, si en los siguientes meses, e independientemente de donde se encuentre el mercado entonces, más arriba o más bajo, los indicadores de la OECD giran al alza, volveré a ser alcista. Y lo seré con contundencia, lo cual significa que utilizaremos el máximo del apalancamiento permitido para estar posicionados al alza. 

No obstante, mientras el indicador adelantado de la OECD siga declinando, seguiré como he hecho últimamente, no utilizaré apalancamiento alguno. En cuanto a la direccionalidad de la cartera, seguiré probando posiciones cortas (bajistas) en tanto en cuanto el mercado en el que decida operar, se encuentre por debajo de su media de 200 sesiones. Si se sitúa por encima, o bien estaré largo, o más probablemente estaré neutral, hasta que los indicadores de la OECD giren al alza. Es decir, hasta que la ambigüedad llegue a su fin.

Por ejemplo, hablando de un modo general y refiriéndome al Stoxx 600, ahora mismo cualquier desarrollo de los precios por encima de los 386 puntos, obligaría a no abrir cortos y tal vez, si se da la oportunidad, invitaría a abrir largos (sin apalancamiento mientras los indicadores de la OECD no giren al alza).

6becf64d6c1288421fb99908a974148ecc5ba5ef.png

Y en el caso del Euro Stoxx 50, donde el deterioro es mayor, habría que respetar el mercado por encima de los 3.500 puntos. Esa es la frontera. Por encima, solo posiciones alcistas o estar neutro. Por debajo, cabe seguir probando posiciones cortas en la medida en la que los indicadores de la OECD sigan señalando desaceleración.

c554d222a6b2d88d97621ca264e0ec19ab34c5c3.png

Estando en una fase tan ambigua, que de nuevo, con el uso de esa palabra no quiero señalar que sea infrecuente porque no es así, ese es mi pequeño plan. En definitiva, solo intento no cometer errores enormes, mientras espero que llegue el momento en el que la ambigüedad termine y podamos apostar con contundencia a un lado u otro del mercado. 

Como decía anteriormente, lo importante es que en una fase confusa, especialmente confusa en algo ya de por sí tan poco cristalino como la bolsa, es que no sucumbamos a presiones externas o internas que tengan como origen la comparación con el mercado. Si el mercado sube o baja, estupendo, pero lo importante es si se sube o se baja de acuerdo al plan. Y este es mi plan por el momento. 

---

Descargo de responsabilidad por conflicto de interés: el autor de este análisis está o puede estar invertido en los subyacentes e instrumentos mencionados a través del compartimento del fondo de inversión Renta 4 Multigestión / Ítaca Global Macro que asesora a través de su sociedad Ferrer Capital Management.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

.
Este artículo tiene 9 comentarios
Qué importante reflexión la de los párrafos "que les den". Cuesta aprender a no dejarse llevar en esas oportunidades que se "escapan" y te dejan dolido. Sin embargo, cuando eso ocurre, aprendí a pensar en "un día más que sigo vivo en los mercados" y pensar en la gran cantidad de activos que hay y que SIEMPRE vuelven a dar oportunidades. Si te dejas llevar por alguna emoción, el mercado te atropella.
21/08/2018 15:25
Está bien pensar en el largo plazo para no caer en el error de precipitarse al sacar una conclusión, pero no solo vale pensar en el largo plazo cuando algo no va bien. Hay que profundizar.

Estar la mayor parte del tiempo por debajo de la referencia y llegado el momento de forma fugaz sobrepasar la referencia no sería una buena medida a largo plazo. Pues en ese largo plazo para determinar cuál es la calidad de la gestión hay que contabilizar qué porcentaje del tiempo se estuvo por encima del benchmark y con qué volatilidad.
21/08/2018 16:15
La diferencia entre un inversor individual y un gestor de activos es la misma que hay entre una empresa cotizada y una sociedad limitada, la obligación de dar cuentas y clarificar estrategias es muy distinta, pero esas son han sido y serán las reglas, es desagradable y a veces contraproducente de cara a los resultados, pero es la mejor fórmula
En otros aspectos de la vida seguir las estrategias que uno cree adecuadas puede ser la mejor forma de actuar, pero creo que en inversiones, la estrategia mas acertada es la que ofrece mas beneficio, a los mercados no creo que nadie acuda a filosofar, todos buscamos ganar dinero, ese es mi objetivo al menos, otra cosa es cuando consideramos que acaba el partido y miramos al marcador, imagino que la duración del partido es diferente para cada uno
21/08/2018 18:23
En respuesta a Javier Garcia Perez
Obviamente siempre hay una diferencia entre cotizada y SL, o entre operativa particular e institucional...pero aunque siempre habrán presiones, exprésamente se puede rechazar esa forma de pensar y de actuar.
21/08/2018 20:05
Este "fabuloso mundo de la bolsa" como decía Kostolany tiene muchos caminos que conducen a un mismo fin. Es un reto intelectual en el que la verdadera meritocracia termina sobresaliendo a diferencia de la mayoría de los puestos de trabajo tanto en el sector público como en el privado, donde el destacar se basa en muchas variables no relacionadas con el mérito.
Aquí el que sale adelante ha de ser bueno y eso lo hace más atractivo y noble.
Luego el tiempo y la paciencia, tan importantes en la inversión considero que no tienen fecha determinada, puesto que invertir, si de verdad te atrae, no tiene fin. Nosotros pasaremos y la inversión seguirá.
En fin que independientemente de la manera en la que cada uno entendamos este mundo y como lo afrontemos, los retos están para todos y unas veces ganarán unos y otras los otros, pero lo importante es seguir en ello y compartirlo con los demás.
21/08/2018 20:47
Buenas tardes.

Cualquiera que lleve años en esto y haya atravesado distintas situaciones de todo tipo en los mercados , solo puede sentir respeto ante alguien que comente cualquier tema de manera sincera.

El que no lo haga desde luego no le prestaría ni un segundo de mi atención...

El hecho de hacer esa reflexión ya dice mucho de alguien ..

Como han comentado, cada uno podemos tener nuestra visión o manera de afrontar situaciones, y solo diría, a modo de experiencia personal, que hay que ser flexible con nuestros pensamiento o modo de enfocar una situación y no dejar nunca de tratar de mejorar hasta alcanzar objetivos que nos propongamos, esto es algo que es aplicable para cualquier ámbito de la vida.

Un saludo.
22/08/2018 19:04
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad