Mi nueva estrategia: cartera equilibrada (cartera permanente / all weather) + absolute momentum

29 de diciembre, 2020 8
Gestor cuentas gestionadas en GPM (All Seasons Momentum) Profesor del Experto de Bolsa de la Universidad de Alicante Autor libro "El... [+ info]
Gestor cuentas gestionadas en GPM (All Seasons... [+ info]
2º en inB
2º en inB

Cuando hace más de un año comencé mis investigaciones para buscar una estrategia que supusiera un cambio radical en mi forma de invertir, una estrategia que se pudiera aplicar de forma sistemática, mi interés se posó en la llamadas estrategias equilibradas, o aquellas estrategias que tienden a presentar una gran diversificación con el ánimo de poder navegar entornos de mercados muy diferentes (expansiones / recesiones / alta inflación / baja inflación / deflación).

Nota: el pasado día 30 celebramos la conferencia de presentación, que puedes ver pinchando aquí

Este tipo de estrategias no están diseñadas para superar las rentabilidades de la renta variable en el largo plazo, ya que esa no es su función. Como su propio nombre indica, su clave es el equilibrio (principio de risk parity) haciendo que se obtenga un interesante beneficio ajustado por el riesgo asumido y que no decline en exceso ante los escenarios más adversos, como las grandes crisis y depresiones. 

Por ejemplo, en la siguiente figura muestro las rentabilidades desde del año 1978 de tres tipos de carteras equilibradas (azul, rojo, amarillo), de las cuales hablaré más en breve, y en verde el Vanguard 500. Como se puede observar, ninguna de estas estrategias equilibradas bate al mercado en el largo plazo, pero a cambio presentan un recorrido más suave. 

Estrategias All Seasons Vs Vanguard 500

Y si vemos los números (siguiente tabla), todo se entiende mejor. Las tres carteras equilibradas (siempre sobre activos estadounidenses) muestran rentabilidades anualizadas que van desde el 8,43% al 10,05%, mientras que el Vanguard 500 consiguió en estos 42 años un 11,72% de rentabilidad anualizada. 

3516b4ece62c0f2116a6cdc351119897654fff8f.png

Puede no parecer mucho la diferencia entre el 10,05% de la cartera equilibrada más rentable y el 11,72% del Vanguard 500, pero cuando se componen esas diferencias, los resultados divergen ampliamente. Una inversión de 10.000 $ compuesta al 10,05% durante 42 años resulta en una inversión final de 614.710 $, mientras que una misma inversión de 10.000 $ compuesta al 11,72% durante esos mismos 42 años, resulta en una inversión final de 1.174.159 $, o casi el doble de beneficio (+91%). 

Pero, a cambio de esa menor rentabilidad, el "viaje" fue mucho más llevadero. La máxima pérdida del Vanguard 500 fue del 50,97% y además esta pérdida de la mitad del patrimonio se produjo en dos ocasiones desde 1978, en el mercado bajista de 2000-02 y en el mercado bajista de 2007-09. 

Y, sin embargo, las máximas pérdidas en las carteras equilibradas van desde el -13,06% hasta el -16,64%*, desde luego unas pérdidas más manejables y que, sin duda, a efectos prácticos, hacen que los inversores permanezcan disciplinados con mayor facilidad (evitando el behaviour gap) a lo largo de los diferentes ciclos. O, alternativamente, haciendo que los inversores puedan disponer de su dinero sin muchas pérdidas cuando más lo necesitan: en momentos de crisis cuando pierden sus empleos, sus empresas van mal o tienen que ayudar a algún familiar.

Puede que el Vanguard 500 sea casi el doble de rentable que la cartera equilibrada más rentable a largo plazo, pero a cambio esta cartera equilibrada solo presenta una pérdida de menos de un tercio que la renta variable pura, haciendo que su perfil riesgo / beneficio sea más favorable. Y, de nuevo, más eficaz en el mundo real, haciendo que sea una estrategia más fácil de sobrellevar, ya que los inversores tendemos a asumir mucho riesgo en los momentos de optimismo y somos demasiado precavidos en los momentos de crisis, cuando las oportunidades abundan. 

Las estrategias equilibradas que he utilizado para este ejemplo son, en primer lugar, la versión simplificada de la All Weather de Bridgewater (Ray Dalio)**, que no es exactamente lo esta firma hace pero es una aproximación, en segundo lugar la Cartera Permanente según Harry Browne y, en tercer lugar, la Golden Butterfly, una estrategia equilibrada con algo más de peso en renta variable que las anteriores. 

Lo que define de forma material a todas estas estrategias equilibradas (o estrategias All Seasons), es una relativamente baja exposición a la renta variable (desde el 40% de la Golden Butterfly, hasta el 25% de la Cartera Permanente), con un elevado peso de la renta fija o efectivo y con un peso relativamente alto de materias primas o más típicamente Oro (del 7,50% de la All Weather simplificada hasta el 25% de la Cartera Permanente).

Por preferencias unos inversores querrán elegir un tipo de estrategia equilibrada en vez de otra, pero en esencia su naturaleza es la misma: poca renta variable, mucho bono y mucho oro o materias primas

Y, como señalaba anteriormente, los inversores que se deciden por este tipo de estrategias, no solo lo hacen por poder disfrutar de unas rentabilidades interesantes con un recorrido más llevadero, sino que además las eligen porque saben que pueden seguir mostrando rentabilidades en entornos económicos y de mercado difíciles, los típicos en los que la renta variable hace aguas. 

Buen ejemplo de ello fue la evolución de estas estrategias durante la Gran Crisis Financiera (2007-09) -siguiente gráfico-, las cuales presentaron caídas relativamente moderadas y pudieron regresar a máximos históricos de sus rentabilidades en no mucho tiempo (año 2010), gracias a la buena evolución de la renta fija defensiva y al oro en esa crisis. 

2c43fb455084616418d02b6982c3e8203113cf56.png

De esta manera, en mis investigaciones, este tipo de carteras me interesaron por su buen perfil R/R o beneficio / pérdidas. No se puede pretender ser más rentable que la bolsa en el muy largo plazo, pero sí hay otras propiedades que la hacen muy interesantes en el mundo real: recorrido más suave y menos pérdidas absolutas.

Y desde este punto central, fue cuando surgió la idea de darle un giro de tuerca más y me pregunté ¿qué ocurre si mi estrategia de inversión parte de la premisa de una gran diversificación, pero aún hago que la estrategia se vuelva más defensiva en determinados momentos?

Es decir, ¿cómo sería una estrategia muy diversificada que se modula de forma dinámica, no para asumir más riesgo en determinados momentos, sino para asumir menos riesgo?

De esta manera, una estrategia como la simplificada All Weather de Ray Dalio, que tiene un 30% de exposición en renta variable, o una estrategia como la Cartera Permanente que tiene una exposición del 25% en renta variable, dejarían de invertir en renta variable si ese activo no se está apreciando durante un determinado periodo de tiempo (principio de absolute momentum).

Lo que encontré no fue una estrategia más rentable que aquellas estrategias equilibradas (obviamente, ya que estaba siendo más defensivo que las propias estrategias defensivas), pero sí encontré una estrategia con una rentabilidad similar a la de las carteras All Seasons, pero con un perfil de riesgo aún mejor, ya que la máxima pérdida aún se reduce algo más. 

077f61764e0e146b2a9511941ab4e532c30456ee.png

En definitiva, en muy pocas palabras, mi nueva estrategia parte de ser una cartera muy equilibrada, que solo mantiene los activos de riesgo dentro de la misma (renta variable y oro), en tanto en cuanto que estos activos se estén apreciando. Si esto no ocurre así, la cartera de posiciona de forma dinámica, sistemática y predefinida, en activos muy defensivos como la renta fija soberana de países refugio. 

Por supuesto, no espero que en el futuro se comporte igual de bien que en los últimos 30 o 40 años. El recorrido de los tipos de interés ha sido uno que no se va a repetir, así como el de la propia renta variable o el Oro. No estamos buscando esa exactitud. Pero aunque la estrategia mostrara una máxima pérdida que fuera el triple de lo estimado (sí, triple) y finalmente solo fuera la mitad de rentable (ambas cosas serían un error de estimación enorme), aún así, la estrategia tendría méritos propios, la de conseguir una buena rentabilidad con unas pérdidas limitadas en magnitud y en tiempo. 

*Todos los datos expresados son a cierre de mes, los datos en diario pueden variar y en particular los datos de pérdidas máximas son algo mayores considerando datos diarios.

** La estrategia All Weather simplificada, en este ejemplo, ha sido transformada para convertir la teórica exposición en materias primas a Oro, por motivos de disponibilidad de datos.

*** Rentabilidades pasadas no presuponen rentabilidades futuras. Nuestra expectativa es que tanto rentabilidades como máximas pérdidas puedan ser menores y mayores respectivamente. La estrategia de inversión final, utiliza apalancamiento máximo 1:2, lo que aumenta tanto las potenciales ganancias como pérdidas aquí expresadas. 

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo tiene 8 comentarios
Mucho ánimo con este nuevo proyecto. Desde luego mucho más orientado al inversor promedio y su perfil de riesgo. Queda por ver como se comportará la renta fija en los próximos años. ¿Se podrá ver la videoconferencia en diferido?
29/12/2020 15:25
En respuesta a Jose Mol
Muchas gracias por tus ánimos.

Efectivamente, esta estrategia no tiene nada que ver con lo que hacía en la etapa anterior. He puesto a funcionar todo lo aprendido (a base de errores) sobre los mercados, los inversores y yo mismo para hacer algo que pueda tener sentido.

Y hacer cualquier cosa con sentido empieza analizando cuáles son las necesidades de los inversores y sus comportamientos reales, tratando de cubrir ese hueco.

De mi anterior etapa, por ejemplo, el estudio del ciclo económico me sirve de mucho, pero no ya para pronosticar nada en esta nueva fase, sino para saber cómo funciona el ciclo y cómo responden exactamente los activos a cada una de sus fases.

La renta fija, especialmente la estadounidense aún puede tener recorrido, pero obviamente 2020 no es 1980 y eso lo tenemos en cuenta. Nuestra exposición a renta fija es un mix de r.f. corporativa y soberana, que se va modulando según el momento de mercado. Igualmente, en momentos de crisis, la duración de la cartera de renta fija va variando según las circunstancias, reduciendo la duración cuando "todo cae".

Sí, no te preocupes por el vídeo, lo publicaré. De todas maneras, te puedes apuntar en la lista y recibirlo al día siguiente de la conferencia.

Saludos.
29/12/2020 16:30
Suerte Hugo!!! Solo no compres ETF de bonos. Solo bonos reales. Con tasas casi 0% los etf son un riesgo tremendo. Aunque si se van a negativa ganarías un montón, pero no creo que valga la pena el riesgo.
08/01/2021 23:58
En respuesta a J J J J
El problema de la renta fija soberana (su falta de potencial), ahi está, pero en EE.UU. que es donde invertimos en estos momentos, no es un problema. Todavía le queda recorrido hasta 0, y eso es más que suficiente para amortiguar los golpes que se puedan producir.

De hecho, ahora mismo el yield del bono a 10 años está cerca de donde estaba en 2012 y sin embargo desde 2012 el los bonos USA han sido una buena defensa contra los golpes.
10/01/2021 11:07
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos