Estrategias clave para invertir en fondos en 2018

6 de noviembre, 2017 0
Cuenta Oficial de inBestia. Noticias, comunicados, moderación y promociones. Información financiera ...salvajemente libre.
Cuenta Oficial de inBestia. Noticias, comunicados,... [+ info]
8º en inB
8º en inB

3bd2ec5876295d8af56efdd82c7af20c11457496

Invertir sin estrategia es asumir riesgos innecesarios. Hasta para colocar dinero en productos tan diversificados y líquidos como los fondos de inversión es necesario tener una estrategia inversora.

Una buena estrategia debería tener presente el riesgo que podemos asumir, el dinero que vamos a emplear, los objetivos que pretendemos conseguir. Pero sobre todo, los mercados y productos que vamos a utilizar.

Por ello, y respondiendo a estas cuestiones de qué mercados se comportarán mejor para este 2018, lo mejor que podríamos decir es que sigue siendo necesaria la diversificación. Entre renta fija y renta variable, o entre diversos activos de renta variable con características diferentes.

Esta diversificación solamente puede venir de la mano de una cartera de fondos de inversión.

Estrategias para invertir en 2018


En cuanto a la estrategia de mercados para la mencionada cartera de fondos, deberemos prestar atención a estas estrategias que recomiendan desde el asesor financiero automático fondos.com

1. Cuidado con los emergentes

A pesar de que para este 2018 se espera crecimiento para los países emergentes con China a la cabeza, el hecho es que si la Reserva Federal de Estados Unidos mantiene su política de subida de tipos de interés puede que estas economías se vean resentidas.

El motivo es que estos países se caracterizan por abarcar sus procesos de reforma económica endeudándose en dólares. Esto se debe a que muchas de ellas todavía no tienen estabilizado su sistema cambiario.

Aún así, puede resultar atractivo el incluir fondos de inversión que mantienen en su cartera renta fija o variable de estas economías emergentes. Esto vendrá determinado por el nivel de implicación que en este 2018 tengan previstos los organismos tales como el Fondo monetario Internacional o el Banco Mundial para proyectos en países emergentes.

Por otra parte si tomamos una referencia de estos mercados como puede ser el MSCI Emerging Markets (ETF de iShares), observamos que su cotización está en niveles de resistencia, aunque todavía no ha roto la directriz alcista que marca la tendencia primaria (esto supone que la tendencia primaria sigue siendo alcista).

Por consiguiente, las tres claves para incluir emergentes en la cartera de fondos son vigilar los tipos de interés del dólar, vigilar los organismos supranacionales y tomar el MSCI Emerging Markets como referencia para determinar la rotura de la tendencia alcista de estas economías. Si estos tres factores se comportan debidamente, los fondos que incluyan emergentes siempre son un buen terreno para hacer crecer los ahorros.

BHRWKPmwL35bPk_dVls7tM44QIH-X7JUgqd-__9n

2. La renta fija, sí pero en combinación

El gran maestro de las inversiones Benjamin Graham nos indicó que siempre hay que mantener un porcentaje de renta fija en nuestras inversiones. Dicho porcentaje puede variar entre el 25 y el 75% de la cartera global.

Dado el caso de este 2018, lo más sensato sería en principio observar qué países vamos a incluir en nuestra cartera de renta fija.

En el caso de Europa, desde el BCE están anunciando su retirada del programa de compra de bonos, lo cual hará que la renta fija de nueva emisión tenga más valor. Eso supone que elegir el market timing, o momento de entrada a mercado puede ser una buena estrategia para la inclusión de un mayor porcentaje de renta fija en nuestra cartera de fondos.

La clave para la renta fija en 2018 es una compra selectiva y un análisis cuidadoso de la situación. Así pues podremos reducir la exposición en renta fija y esperar a que llegue el momento para invertir en ella. Si esta inversión se realiza mediante un traspaso entre fondos no tendrá implicaciones fiscales y se podrá realizar ágilmente.

Tener un fondo de renta variable mixto, con aproximadamente un 30% de renta fija puede ser una buena estrategia hasta decidir traspasar hacia un porcentaje mayor en renta fija, que vendrá determinado por los movimientos de los Bancos Centrales.

3. Renta variable. Pivotar entre valor y crecimiento

Existen dos tipos de estrategias clásicas a la hora de invertir en renta variable. Para el caso de los fondos resulta incluso más sencillo, puesto que la composición de la cartera la lleva a cabo el propio gestor.

Una de ellas es la estrategia según el estilo de crecimiento y otra según el estilo valor. Lo más importante es conseguir rotar el capital de un estilo al otro con soltura según el momento de mercado.

Una de las grandes estrellas en la inversión por crecimiento es T.Rowe Price; en el caso del estilo valor es Warren Buffett. Saber movernos entre los dos estilos es vital, dependiendo del período de tiempo y las condiciones reinantes, sabiendo que no existe ningún tipo de indicador estrella que nos diga cuándo es mejor un estilo que otro.

Los fondos de crecimiento buscan acciones que incrementen su cotización, acciones que suban de precio de forma dinámica (trimestre a trimestre). Es un estilo de inversión más agresivo. Este tipo de fondos pueden ser útiles en este 2018, se espera para la renta variable europea un nuevo impulso de crecimiento.

Ahora bien, no conviene perder de vista y tener un porcentaje (mayor o menor, según el momento) de nuestra cartera en fondos de valor. Al contrario que sus primos hermanos los fondos de crecimiento, los fondos de valor no tienen preocupación por el crecimiento rápido de la cotización.

Los fondos de valor tratan de ir a por compañías con unos buenos estados contables que están siendo ignoradas por el mercado. Se invierte en ellas a precio de ganga y se espera a que el mercado se percate que existe un diamante en bruto.

¿Cuál es la cuestión en todo esto? Gracias a las únicas condiciones fiscales que existen para traspasar fondos, no es descabellado tener una parte en fondos de valor y otra en fondos de crecimiento. Cuando el mercado esté en una buena fase expansiva (como se espera para este 2018) se ponderará la cartera de fondos en crecimiento.

Sin embargo, cuando el mercado rompa su tendencia alcista, la salida masiva de capital hará que la cotización de estos valores (y por ende el valor de las participaciones en el fondo) caiga bruscamente. En este caso, el inversor puede perfectamente y de forma ágil traspasar su cartera a fondos de valor. De este modo no sufrirá grandes pérdidas con la caída de los valores de crecimiento.

4. Utilizar robo advisor y ahorrar comisiones

Los robo advisor no son ni más ni menos que programas informáticos diseñados para gestionar inversiones.

En estos programas el usuario introduce sus datos y sus preferencias de inversión, marcadas por el perfil de riesgo y objetivos del inversor.

En este punto el programa “robo advisor” construye una política de inversión, monitorizando los parámetros introducidos. Esta política está encaminada a crear una cartera de fondos adecuada para el inversor, que será ajustada según los cambios en las condiciones económicas que imperen.

Muchos gestores profesionales se apoyan en estas estrategias para gestionar las carteras de sus clientes, ¿por qué no utilizar esta estrategia a la hora de invertir en fondos de inversión?

Lo positivo de utilizar las estrategias automáticas a través de un robo advisor es que se puede ahorrar hasta un 85% en comisiones, con respecto a otro tipo de asesoramiento o comercialización. Esto es debido a que los costes se reducen notablemente por el simple hecho de dejar que la tecnología trabaja y aumente la productividad.

Pero además de esto, esta estrategia permite gestionar sin dejarse llevar por las emociones y reduce de forma importante los errores a la hora de invertir. Uno de los mejores gestores que abordan esta práctica es fondos.com. Al ofrecer esta estrategia ayudan a la elección de un fondo de inversión adecuado para cada perfil a un coste más que competitivo.

Así pues, lo que aporta esta estrategia no son más que ventajas y, de esta forma, una mayor rentabilidad.

Todas las variables que se monitorizan son factores que los analistas tienen en cuenta a la hora de comprar o vender un determinado activo, por consiguiente se actúa según el consenso del mercado.

Combinar todo lo dicho en cuanto a estrategias para mercados emergentes, renta fija y renta variable con los parámetros pormenorizados que nos indique un robo advisor, puede ser la forma más rentable de abordar este 2018 en cuanto a inversiones en fondos se refiere.

Lo importante, lo que de verdad nos brindan los fondos de inversión es la flexibilidad para movilizar el capital de una forma ágil hacia una estrategia u otra. En combinación con un robo advisor nos aportan un coste más bajo y una forma de definir los parámetros de inversión más objetiva y exacta.

Usuarios a los que les gusta este artículo:

Este artículo no tiene comentarios
Escriba un nuevo comentario

Identifíquese ó regístrese para comentar el artículo.

Síguenos en:

Únete a inBestia para seguir a tus autores favoritos

Publicidad